La falta de higiene y control, la situación de los baños privados

Unos cobran a personas vulnerables, mientras que otros no. La Unidad de Actividades Económicas edil dice que al ser privados, todos los usuarios deben pagar.
domingo, 09 de junio de 2019 · 00:06

Luis Escobar  / La Paz

Malos olores, grafitis, mal trato y desinformación caracterizan a varios de los baños privados que funcionan en el centro de la ciudad de La Paz. Pese a las deficiencias, todos estos espacios cobran un boliviano.

En la calle Comercio, a dos cuadras de plaza Murillo,  se  encuentra   uno de los baños privados. Para ingresar a este espacio, el usuario tiene que bajar unas gradas.  Este mingitorio a primera vista muestra  un  ambiente limpio y  en el ingreso se ve un letrero municipal -viejo y descolorido- que informa sobre el ingreso gratuito para personas con discapacidad, mujeres embarazadas, niños menores de 12 años y adultos mayores.

“Pueden ingresar previa presentación de su carnet de identidad y sin papel”,  advirtió, con tono amable, la persona que atiende en el lugar. Lo mismo sucede pocos metros arriba, llegando al inicio de la pasarela Pérez Velasco. El mingitorio permite el ingreso de estas personas sin costo y aún intenta mantener el espacio limpio aunque no se libra  de algunos grafitis groseros.

Los baños que se encuentran en la plaza Eguino también permiten el ingreso de estas personas sin costo alguno. “Es por normas de la Alcaldía”,  dijo  una de las empleadas del lugar.

Pero, en la avenida Manco Kápac, la situación cambia por completo. Uno de los baños privados -al que se accede bajando las gradas- no se libra de los grafitis y malos olores. “Este no es un baño de la Alcaldía, acá todos deben pagar”, dijo en tono molesto la persona que atiende el lugar.

En otro  mingitorio público,  que funciona en un parqueo de la avenida Montes,  sucede lo mismo. Los administradores cobran a todas las personas que ingresan,  sin distinción.

El Jefe de la Unidad de Actividades Económicas del Gobierno Municipal de La Paz, Denis Cruz, confirmó que al ser espacios privados todas las personas deben pagar aunque sean adultas mayores, mujeres embarazadas o menores de 12 años. Tampoco - afirmó -   regulan  el precio de ingreso a estos espacios.

“Está  regulado en el marco de la oferta y la demanda. El pago, en ese sentido, no se regula. Pero sí las condiciones técnicas”, dijo.

Aseguró en el caso de restaurantes y  patios de comida, entre otros  establecimientos, estos espacios  tienen la opción de cobrar aparte por el uso de baños. “La autorización la otorgamos a una persona para que realice su actividad económica. Son ellos los que regulan los precios a base de la oferta y la demanda” afirmó.

Advirtió que en caso de entradas universitarias y  Gran Poder se emiten ordenanzas específicas que establecen que el uso de servicios higiénicos de todas las actividades económicas aledañas a las entradas debe ser irrestricto.

Los establecimientos privados deben cumplir con ciertas características generales para prestar el servicio. Cruz dijo que en 2017 se comenzó a trabajar la ley municipal autonómica que “instruyó” simplificar  los procesos y procedimientos para otorgar licencias de funcionamiento.

“Se disminuyeron  los requisitos sin dejar de lado el tema de seguridad. Por ejemplo, en servicios higiénicos tenemos un requisito adicional (además de la cédula de identidad y  fotografías). Se pide un informe de aprobación de planos de construcción y/o remodelación emitidos por la Administración Territorial”, dijo.

Puerta  de ingreso al baño privado en la plaza Eguino.
Limpieza  y buena atención en el baño edil del centro. 
Foto: Duglas Ormachea / Página Siete

 

3
35

Otras Noticias