El Arenavirus cobra la vida de Vidales, un destacado médico

El galeno falleció ayer en la sala de terapia intensiva del Hospital Obrero a causa de un virus mortal. El Gobierno dijo que hizo todo lo posible para salvar al especialista.
jueves, 11 de julio de 2019 · 00:04

Luis Escóbar y Wara  Arteaga  / La Paz

Apasionado por  la medicina  y fanático del  fútbol, en especial del club The Strongest,   el médico Gustavo Vidales  no sólo será recordado por su destacable trayectoria profesional, sino también por su calidad humana con pacientes y colegas.  El galeno murió ayer a causa del Arenavirus, mal que ya suma tres fallecidos.  

Por sus investigaciones en el campo de la endoscopía digestiva, Vidales “estaba entre los  más  destacados profesionales del área,  sobre todo entre las nuevas generaciones”, aseguró a Página Siete  su antiguo docente, amigo y colega  Guido Villa-Gómez.
  
A las 8:15 de ayer,  Vidales falleció en la sala de terapia intensiva del Hospital Obrero a causa del Arenavirus.  Fue uno de los  dos profesionales que atendió a la médica interna Ximena Cuéllar,  quien  murió a causa de este mal luego de  atender a un paciente  que también siguió la misma suerte en el municipio de Caranavi. 

“Es muy triste para mí, como Ministra de Salud, tener que comunicar que falleció el colega y doctor Gustavo Vidales Mostajo. Según el informe médico, la causa de su muerte es una disfunción orgánica múltiple que está vinculada a la infección con Arenavirus a pesar de los esfuerzos”, dijo ayer   la ministra Gabriela Montaño. 

La autoridad aseguró que no se escatimaron esfuerzos por salvar la vida del profesional con la importación de ribavirina, suero inmunológico y  la  atención de expertos del  exterior del país.  

  Luego del deceso, el Hospital Obrero extremó las medidas de seguridad. Dispuso, por ejemplo, policías con barbijos que impedían a otros   pacientes pasar por la puerta de terapia intensiva, donde sólo ingresaban  médicos y enfermeras. 

Al mediodía,  Montaño llegó al nosocomio para reunirse con los familiares de Vidales y con directivos del hospital. Según la autoridad, se siguió un protocolo para el traslado del cuerpo del galeno y el mismo se coordinó con los deudos. Pero, no dio más detalles  por “respeto a la familia”.  Anoche se informó que los restos del médico fueron cremados.  

Ayer, en las puertas del Instituto Gastroenterológico, lugar donde  Vidales desarrollaba sus funciones como médico,   un listón negro recibía a la gente. En el pasillo,  una pizarra  convocaba a una misa de salud en honor al galeno; la cita era para el martes,  un día antes de su muerte. 

En los pasillos,  pacientes y médicos comentaban: “Decían que estaba mejorando”. Los galenos se negaron a dar declaraciones a la prensa.   Ayer en  la tarde,  el Instituto Gastroenterológico instaló una capilla ardiente en memoria del doctor Vidales.

  “Nos pudo haber tocado a cualquiera de nosotros. Fue a partir de una endoscopía, porque el   doctor Vidales no la atendía a la paciente, ella fue referida a la unidad de terapia intensiva del instituto exclusivamente para la endoscopía, ahí se contagió del Arenavirus, pocos días después empezó con los síntomas, la enfermedad fue empeorando gradualmente”, lamentó su maestro y colega Guido Villa-Gómez.

Un destacado profesional 

El gastroenterólogo Gustavo Vidales no fue sólo un médico con gran valor profesional y futuro promisorio, sino también de una destacable calidad  humana,  indicaron  amigos, pacientes y colegas a través de redes sociales. En su entorno profesional será recordado como uno de los pioneros de la ecoendoscopia  en Bolivia. 

Graduado  en la Universidad Mayor de San Andrés, se especializó en gastroenterología  en el Instituto de Gastroenterología Boliviano Japonés. En esa época  ya  mostraba sus grandes valores médicos y personales, recordó   Villa-Gómez. 

 Al terminar su especialidad como residente, Vidales   postuló y ganó  el puesto en el “Gastro” por  concurso de méritos. 

“Se dedicó a  mi actividad médica, se apegó mucho  a la endoscopía digestiva tanto en campo de diagnóstico como  en la terapéutica endoscópica. También fue mi colaborador más directo en la actividad docente que desarrollamos  desde el Centro de Entrenamiento  de Gastroenterología y  Endoscopía Digestiva para Latinoamérica”, contó   su maestro.   

Vidales colaboró con Villa-Gómez  en un capítulo del libro Guía para las enfermedades digestivas, un referente  en la rama de la gastroenterología. “Hemos hecho otras publicaciones en diferentes temas  y aristas, tanto nacionales como internacionales”, dijo.   “Él hizo un aporte importante en una rama de la endoscopía que se llama ecoendoscopía, es pionero en ese campo”, concluyó. 
 

 

41