Hay nueva erupción del volcán y sugieren evacuar poblaciones

La Sociedad Boliviana de Neumología -filial La Paz- recomienda migrar a regiones donde no haya polución. Piden un análisis constante de la contaminación.
miércoles, 24 de julio de 2019 · 00:27

Verónica Zapana S.  / La Paz

El Instituto Geofísico del Perú (IGP) informó que el lunes cerca de las 23:35 se registró una nueva  erupción del  volcán Ubinas, al sur del territorio peruano.  La institución alertó también de nuevas explosiones que pueden expulsar fragmentos de rocas y cenizas.

 Ante esa situación, en   el país, la Sociedad Boliviana de Neumología  -filial La Paz- sugirió  la evacuación de los pobladores  de los municipios afectados en el departamento paceño. Los especialistas advirtieron afecciones a la salud y que “la tierra podría quedar estéril”.

El  reporte  más reciente del IGP indica que en el volcán se presentan anomalías en diversos parámetros geofísicos que estarían “asociadas al ascenso de magma, a la presencia de un cuerpo caliente en la zona del cráter y al aumento de la amplitud sísmica”.

Según la fuente de la institución peruana, la noche del lunes se reportó una  nueva explosión en el Ubinas y en las últimas horas se registraron 365 sismos en el lugar. “Por lo tanto, se prevé la ocurrencia de explosiones con la expulsión de fragmentos de roca y ceniza”, se  lee en el comunicado de alerta del  IGP.

Las emisiones de ceniza en el volcán Ubinas, localizado en la región Moquegua, alcanzaron varios kilómetros de altura desde hace una semana y llegaron  a varias regiones del sur  y suroeste del cráter. El pasado viernes,  estos residuos afectaron    a tres municipios de Bolivia:  Santiago de Machaca, San Andrés de Machaca y Catacora.

El lunes, la Asamblea Legislativa Departamental de La Paz informó que los tres municipios afectados ya se declararon en emergencia. Las autoridades locales  anunciaron   que las cenizas del volcán  comenzaron  a afectar a la población y a los animales. Indicaron que  hay  otras tres poblaciones  Caquiaviri, Charaña y Calacoto que también fueron perjudicadas. 

Desde el Gobierno, el viceministro de Defensa Civil, Óscar Cabrera, aseguró que son 672 familias afectadas de nueve comunidades de los tres municipios. La autoridad indicó que brindaron  la colaboración correspondiente y entregaron  3.000 barbijos y 10.000 pastillas potabilizadoras. 

Cabrera dijo que todo está bajo control y que   mejorará en los siguientes días por las nevadas y  lluvias,  “una condición favorable para controlar”, recalcó.

Sugieren  una evacuación

El presidente de la Sociedad de Neumología -   filial La Paz, José Uricazari,  dijo  que la entrega de los barbijos y las pastillas potabilizadoras no es suficiente  para auxiliar a los afectados. Indicó que  para evitar daños es  recomendable la evacuación de la gente que vive en las poblaciones afectadas. 

“No se puede cuidar  la salud de los pobladores afectados llevando barbijos o pastillas potabilizadoras. Si es  necesario se debe evacuar a la gente a los animales de ese sector. Deben de migrar de ese sitio a lugares donde no exista polución”, explicó   Uricazari  a Página Siete.

El experto indicó  que  las cenizas del volcán están contaminadas con elementos químicos  irritantes,  como el ácido clorhídrico,  el ácido sulfúrico y el  exceso de flúor, entre otros, que contaminan no sólo el aire que aspira la gente, sino el agua y alimentos. Por eso,  el especialista recalcó  que  es importante hacer un análisis de las cenizas y el agua.

El viceministro de Defensa Civil  acotó el lunes que el Ministerio de Salud se encargó de realizar los exámenes de laboratorio a las cenizas y al agua.  Aseguró que los resultados indicaron que “no hay contaminación, que  todo está bajo control y que el componente del azufre detectado no incide en la calidad del agua”.

Pero, Urizacari sostuvo  que  se debe  realizar varias evaluaciones, ya que las erupciones del volcán son constantes y las cenizas se dispersan en el mismo sentido. 


De acuerdo con el  diario peruano El Comercio,  la anterior erupción del volcán  Ubinas se registró entre 2013 y 2017, es decir que tuvo una duración de cuatro años. “Por lo que se prevé que la actual tenga una tendencia similar, representada por explosiones y emisiones de ceniza que, de acuerdo a la dirección del viento, podrían ser dispersadas a distancias mayores a 40 kilómetros”, se lee en la nota.   

“Las cenizas más pesadas caerán a lugares cercanos, pero las más livianas llegarán a sitios  alejados. Eso dependerá de la velocidad del  viento”, puntualizó Urizacari. 

  Por eso, urge  evaluar la cantidad de cenizas que caen en los municipios, dijo.  “En función del riesgo que se tiene y se debe de actuar, no se pude esperar a que pase no más con la lluvia. Ayuda, pero no es suficiente”,  indicó 

Acotó que las personas que están  en  mayor riesgo  son las que se exponen constantemente a las cenizas. 

De acuerdo con el jefe de Epidemiología del Servicio Departamental de Salud (Sedes) La Paz, René Barrientos, la exposición constante a las cenizas puede provocar irritación en los ojos, en la garganta y la piel, además  afecciones pulmonares.

El director del Sedes, Ramón Cordero,  anticipó ayer  que ya registran casos de  afecciones de irritaciones en la garganta y en los ojos. Añadió que por eso  se desplazó un equipo de profesionales para monitorear los riesgos “que sí o sí afectarán a la salud”.

“La tierra se volverá  estéril”

 Urizacari dijo que las cenizas tienen elementos químicos irritantes. “Las pastillas   potabilizadoras no son tan efectivas, ya que  sirven para descontaminar de bacterias y no de sustancias inorgánicas ácidas”, recalcó.

Explicó  que  la precipitación que “cayó en los últimos días, sea posiblemente  lluvia ácida que deteriorará el terreno y  puede provocar que la tierra de ese lugar se vuelva estéril”.

Recomendó a la gente usar lentes y barbijos N 95 y si es posible máscaras de mineros para evitar  inhalación de  químicos.

 El Laboratorio de Física de la Atmósfera de la Universidad Mayor de San Andrés hizo un monitoreo del caso y  estableció  “la influencia de la pluma volcánica sobre la superficie terrestre en la ciudad de La Paz”.

 

 

7
26