En La Paz hay tres zonas rojas donde proliferan los ratones

Max Paredes, Periférica y el Centro son las áreas donde hay más vectores, según la comuna. En la ciudad, hay cuatro tipos de roedores, el Mus mus es el más común.
domingo, 28 de julio de 2019 · 00:12

Verónica Zapana S.  / La Paz

Para Mario Quispe y sus  colegas lustrabotas ya no es novedad escuchar gritos de mujeres u  hombres cerca de las jardineras del paseo de El Prado de la ciudad de  La Paz. Ya saben que los culpables de los sustos son los ratones que invaden este sector.

“Los ratones  corretean más por las noches.  No tienen miedo, se trepan y suben a los basureros para buscar comida. Cada rato se escucha  gritar a las personas, en especial   las jóvenes”,  contó Quispe  entre risas y con  un tono de resignación.

El  macrodistrito del centro paceño es una de las  tres zonas  donde hay más proliferación de  roedores. Las otras son   Max Paredes y  Periférica, según  el encargado de control de vectores de la Unidad de Salud Integral de Animales del municipio paceño, Fernando Guzmán.

“Hay  principalmente en la zona Max Paredes, por la cantidad de comercio que existe y la falta de higiene en algunos de los mercados. Eso provoca que proliferen más”, explicó   la autoridad.
   
 En las últimas semanas, en los municipios del  norte paceño  Caranavi y Palos Blancos  se registraron casos de enfermedades  transmitidas por  roedores, como el arenavirus y el hantavirus. Este tipo de vectores  son selváticos y no   habitan en las áreas urbanas.

 ¿Qué tipo de roedores hay  en la ciudad?  La directora de la carrera de Biología y experta en roedores, Adriana Rico,  informa que el 90% de la urbe paceña está habitado por el  Mus Musculus o más conocido como el Mus mus.  “Estos roedores tienen hasta ocho partos  al año”, dijo y precisó que por camada tienen entre cuatro a ocho crías.

 Según la especialista,  las otras especies de roedores que habitan en La Paz, y  representan el 10%, pertenecen a  otras tres especies  que viven   en lugares cercanos a cerros y áreas verdes de clima más templado, es decir en la zona Sur. “Entre ellos están el Akodon Boliviensis y  Oligoryzomys Andinus (que)  viven en Mallasa. Y el Phyllotis que no llega más allá de la 21 (de Calacoto)”, sostuvo. 

Rico aclaró que eso no significa que el Mus mus no habite en la zona Sur, ya que se puede encontrar  en este sector,  en la zona norte, en el centro y en todo espacio urbano de La Paz.  “Este ratón llegó de Asia y de Europa. Es más citadino. Convive con el ser humano y busca comida incluso en la basura”, dijo.

Según el epidemiólogo  Rubén Bilbao, los ratones que  habitan en las ciudades   pueden transmitir  varias enfermedades  gastrointestinales e  incluso pueden contagiar pulgas.

Hasta pasean por las calles

En  la avenida  Buenos Aires del macrodistrito Max Paredes, muchas veces, los roedores  caminan por las calles.  “Esto ocurre por las noches, cuando las caseritas amontonan su basura en las esquinas. Los ratones se acercan en busca de comida”, dijo   Esperanza, barrendera de este sector.

 En El Prado, además de andar por las jardineras, los roedores  trepan o aparecen debajo de  las bancas donde  toman asiento   los ciudadanos. Según el funcionario de la Alcaldía, la proliferación de ratones en el  macrodistrito del centro  ocurre principalmente porque hay   casas antiguas, lugares que por su estructura se convierten en los escondites de estos vectores.

 Guzmán explicó que las orillas de los  ríos y las áreas verdes son los lugares donde hay más proliferación de vectores y donde más se reproducen.  

De acuerdo con  la autoridad, no hacen este control en áreas protegidas “porque el biorat,  insumo que usan los técnicos para eliminar los roedores, podría matar también a otras especies como las vizcachas”.

Aunque no se puede definir la cantidad de ratones que viven en el municipio, Guzmán explicó que  se impulsan las medidas de control, como la implementación de  los contenedores de basura en las calles. Gracias a este proyecto se redujo  el índice de infestación. “Podemos decir que del 100% de ratones que había antes, se bajó al 60%”, indicó  Guzmán.


 Los colegios, los preferidos

Guzmán explicó que en  su unidad  realizan controles de roedores, insectos y palomas  en el municipio de La Paz. Contó que se trabaja en  centros de salud, hospitales municipales, áreas verdes, mercados y espacios públicos,  donde se pida su servicio.

De estos espacios, según el funcionario, los colegios son espacios donde  hay más roedores. “Esto ocurre  porque los niños no terminan  los  alimentos que consumen en  los  recreos;  también dejan sobras de  sus desayunos escolares. Generan mucha basura. Entonces, ese es el mejor ambiente para los roedores”. 

 Por eso, es importante que los maestros enseñen  a sus estudiantes a depositar la basura en los contenedores. Aunque, resaltó, que este último año la unidad recibió  menos solicitudes de desratización en los colegios. “El año pasado más de la mitad de los colegios pedían esas tareas, este año bajaron las solicitudes”.

Los mercados y los jardines  también se han convertido en fuentes de reproducción de roedores. “Por eso realizamos controles periódicos en esos sectores. En los mercados junto a las caseritas, la Intendencia  y la Unidad de Mercados hacemos limpiezas”, explicó Guzmán. 

Una de las vendedoras del mercado Lanza reconoció que en el lugar hay muchos roedores. “Pero vienen por la basura  que dejan las compañeras que venden  verduras”. En el mercado Camacho, la maestra del sector Comedor, Amalia Jáuregui,  afirmó que en su sector no hay ratones. “Hacemos muchos controles de limpieza”, sostuvo, pero  no garantizó que en el resto de este centro  no habiten roedores.

 Mario y los otros lustrabotas sostienen que la situación en El Prado era peor hace tres años. “Los ratones pasaban por encima de los borrachos que dormían en los jardines”, recordó.   

14
139