Cinco kilómetros de aventura sin motor

Ayer se realizó la XVIII versión de la carrera de cochecitos con una masiva participación.
lunes, 29 de julio de 2019 · 00:04

Madeleyne Aguilar / La Paz

Para los pilotos -niños y niñas de seis a 12 años- los baches, las alcantarillas y la constante vibración son los obstáculos que esperan sortear en “la pista”.  Sin embargo, ellos están dispuestos a vivir esa aventura de cinco kilómetros sin motor en los  coches que su familia les fabricó. 

  Desde las siete de la mañana, las personas comienzan a llegar al punto de concentración: la avenida Quintanilla Suazo esquina Quiabaya. La convocatoria de la Secretaría Municipal de Salud y Deportes logró reunir a 500 participantes.

Foto:Marco Aguilar / Página Siete

 Montados en una base   de madera, Mijael y Einar Gutiérrez se sienten seguros y con posibilidades de ganar. “Nuestro papá nos lo ha construido”. “El asiento era una silla vieja. La hemos cortado”, señalan.
  
Ellos pertenecen a la categoría “A” para cochecitos de plataforma  con rodamientos. Hay otras cinco:  “B”,  con llantas de goma; los de la categoría “C” además  de neumáticos tienen  carrocería metálica.

Los pilotos  de la categoría “D”, con construcción especial, pueden ir  acompañados por una persona mayor. Y los pilotos de la “E” son mayores  de 16 años, dirigen coches  de materiales especiales.

La construcción del coche fue para varios una actividad familiar. Como en el caso de las primas Lesly Flores y Ayelem Velásquez, su abuelo y uno de sus padres construyeron su nave. 

Foto:Marco Aguilar / Página Siete

“Ya son dos generaciones que participamos. Por eso nosotros hemos practicado”, comenta Ayelem. Como copiloto es encargada de empujar el coche, mientras Lesly maneja.

Otros participan por grupos. “Son cuatro cacharros. Mi tío Rudy los ha hecho”, comenta  el piloto Honan Fernando. Junto a Brandon Chacón practicaron corriendo en plazas. Presumen que  ya fueron campeones.  “Los cambios de mando se hacen al vuelo”, agrega su madre, mientras prepara las medidas de suguridad: casco y rodilleras. 

El tráfico se ha detenido para la carrera. La dirección municipal de Promoción Deportiva y la Policía resguardan el recorrido desde el punto de partida,  pasando por la ex-Fábrica Said, la  avenida Daniel Salamanca, Ismael Vásquez, calle Chuquisaca, Echeverría, avenida Montes, Pérez Velasco hasta la Mariscal Santa Cruz y  Colombia.

Vehículos y motos de seguridad encabezan a los corredores. Les   siguen dos coches de carrera  profesional, que sirven de inspiración para los 500 participantes que corren. Aguantan la vibración de las plataformas, el viento  frío y el sol quemante, propio de la urbe paceña.

Foto:APG

Las pendientes provocan que algunos pilotos pierdan el control de su vehículo y  caigan sobre la acera. Inmediatamente sus padres, que van corriendo detrás de ellos, los atienden. “No ha pasado nada hija. Tú sigue, termina la carrera”, le dice una madre agotada después de verificar que no haya heridas graves.

Pese a que es domingo muy temprano, algunos ciudadanos paceños han salido para apreciar el espectáculo. Niños cubiertos con ropa abrigada aplauden desde sus graderías. Ancianos señalan a los pilotos más veloces, mientras toman un api con pastel. La carrera avanza velozmente. 

El armazón metálico   de algunos coches participantes  les da velocidad, como es el caso de Valentina, quien celebra su cumpleaños 10 montada en su regalo, una obra de Tornerías González. La acompaña su padre, Marco Tellería, piloto de vehículos 4x4.

Foto:APG

Entusiasmado,  Milton Monje alienta a sus hijos para que ganen la carrera, él corre a la par que los pequeños con sus cochecitos.

 Al final de los cinco kilómetros los esperan personal municipal  con refrigerio. Hay una banda, las  Cebritas y  pilotos  invitados. Los premios son  medallas y trofeos.

Foto:Marco Aguilar / Página Siete

 Los  ganadores 

  • Categoría A:  Fernando Huayta.
  • Categoría B:  Ángeles Ticona.
  • Categoría C:  Álex Santelices.
  • Categoría D:  Carlos Pabón.
  • Categoría E:  Israel Pérez. 

24