Con cacao silvestre, Bolivia busca entrar al grupo de los 17 mejores

International Cocoa Awards 2019 reconoció la muestra de Beni como fina y aromática. El producto de Abraham Noza ya está entre los 50 mejores.
domingo, 11 de agosto de 2019 · 00:04

Madeleyne Aguilar / Moxos 

El cacao silvestre de San Ignacio de Moxos es la apuesta del país para posicionarse  entre los 17 mejores del premio: International Cocoa Awards 2019, que realizará en octubre próximo.  Abraham Noza -cuyo producto ya es parte de los 50 mejores- se prepara para demostrar, ante el mundo, la calidad y aroma de la producción boliviana.

“La clave está en los procesos de fermentado, secado y sobre todo en la manipulación: no se debe usar utensilios que provoquen mal sabor y olor. Hay que quedarse pendientes de secar el grano sin otros productos cerca, ni materiales que puedan cambiarle el aroma  o el gusto”, explica el galardonado productor. 

  Abraham Noza  produjo el mejor cacao de Bolivia.

Abraham Noza es de la comunidad  Santa Rosa del Apere , Territorio Indígena Multiétnico (TIM) de San Ignacio de  Moxos. Gracias a su trabajo la muestra de cacao boliviano está entre las 50 mejores en la categoría “fino y de aroma” en el certamen internacional. Su producto fue seleccionado entre otras 223. En octubre se juegan los 17 primeros puestos.  

“Según los expertos, este cacao cumplió con todas las cualidades de sabor  y aroma, todo lo que un producto requiere de la naturaleza porque éste es un producto orgánico. No usa otros químicos”, explica el productor. 

Recomienda a otros productores “ser minucioso” en el  fermentado y en el beneficiado de  los granos. Asegura que el esfuerzo da buenos resultados.

Delicias  se crean a partir del fruto natural de San Ignacio.

Orgulloso, el presidente de la Asociación Departamental de Productores de Cacao del Beni, Bernardo Ichu, destaca que el reconocimiento a Noza como “mejor cacao” es el resultado de su arduo trabajo.

“Nuestro orgullo como departamento es que tengamos la cobertura del mercado interno, nacional e internacional. Es el resultado de que todavía manejamos lo más sencillo y lo natural”, presumió el dirigente. 

Anunció que con este motivo, los productores desean  ampliar el volumen  para el mercado internacional y  “garantizar la calidad para  la salud  del cliente”. 

Actualmente el cacao del Beni es usado para los Chocolates Para Ti y Ceibo. Esos productos le dieron el alcance internacional. 

“El cacao no es perjudicial para la salud, más bien, por su variado uso  es beneficioso”, afirmó.

En la feria que realizó por  la fiesta de San  Ignacio, se expusieron productos hechos  con “el mejor cacao de Bolivia”: chocolate caliente, tortas y barras. La Gobernación y Asociación Agroforestal Indígena de la Amazonia Sur (Aaias) explicaron la diferencia entre el cacao silvestre e híbrido.

  “El silvestre tiene buen sabor y  bastante grasa, por lo que  se puede hacer pasta. En cambio el híbrido no   es así y tampoco  es fino de aroma. Por eso lo usan para polvo”, explica la ingeniera María Alejandra Suárez, técnico de la Dirección de Desarrollo Agrícola de la Gobernación del Beni. 

 El 29 de abril de 2019 se promulgó  la Ley Departamental Nº 88 Del Cacao Nativo Amazónico del Beni.  La norma fomenta y protege  la producción de la especie   nativa o silvestre.  

“Dice que la introducción de híbridos es prohibido. Mire los excelentes logros que tuvimos”, destaca la ingeniera  Suárez.

 

Apoyo a  sistemas agroforestales 

El Centro de Investigación y Promoción del Campesinado (Cipca) implementó sistemas agroforestales con cacao. Desde 1999 trabajó esa propuesta en San Ignacio de Moxos y hoy se ven los resultados.

“Como Cipca  hemos planteado una propuesta económica proactiva que contribuya a los productores y a la familia, para  mejorar su seguridad alimentaria y generar ingresos”, explicó la directora regional- Alejandra Anzaldo.

Este método  se trata de una diversidad de productos agrícolas, como el cacao, entre otros, que están en una sola parcela. Su uso es tanto  comercial, como  familiar.

Destacó que en la zona se han encontrado “islas de chocolate” (cacao) silvestre, que no fueron plantados, sino que surgieron  naturalmente. Cipca  recuperó el material genético (plantines) para usarlo en nuevas parcelas del sistema que promueven.

  “El cacao es un potencial para las comunidades que vivimos de la naturaleza. El logro de   Abraham es  muy importante para todos nosotros para que salga a la luz la producción que tenemos como comunidad”, dijo Loida Rosell, dirigente  de la Asociación Agroforestal indígena de la Amazonia Sur (Aaias).

Como productores, desean proteger sus bosques y la diversidad de productos de sus comunidades. Temen porque aseguran que “el Gobierno ha autorizado chaqueos”.

 

 

15