La Fiscalía declara rebelde a un abuelo que violó a dos nietas

Las niñas fueron víctimas de violencia sexual desde sus siete años. De una de ellas se presume que fue abusada por su papá, quien ya está en la cárcel de San Pedro.
lunes, 12 de agosto de 2019 · 00:30

Verónica Zapana S.  / La Paz

La Fiscalía declaró rebelde a Guido Zenteno, el abuelo de dos adolescentes a quienes violó sexualmente desde sus siete años. El hombre desapareció de La Paz  hace tres años, tiempo en que la madre Carla I.  denunció el caso ante  autoridades competentes.

 “El abuelo (de las niñas) sigue prófugo. No lo están encontrando, pero ya hay un mandamiento de apremio  y fue declarado en rebeldía. De manera que, donde lo encuentren, será aprehendido”, informó la representante de la Defensoría del Pueblo en La Paz, Teresa Subieta.

  Aparentemente el hombre se fugó hace tres años, cuando la mamá de las niñas denunció el caso ante las autoridades. 

 Carla I., madre de  las muchachas, relató  hace tres meses a Página Siete que sus dos niñas y su hijo menor sufrieron agresión y violencia sexual de parte de su abuelo durante siete años.

“Ya no sé qué hacer, no sé a dónde acudir. Me estoy volviendo loca. Estoy clamando por justicia para mis hijos, ellos fueron víctimas de su abuelo”, decía en medio de sollozos la mujer.

Ella relató que hace tres años se enteró de que sus dos hijas,  quienes entonces tenían 14 y 12 años,   fueron violadas por su abuelo paterno. “Yo no sabía nada. Pero ese día, ambas llegaron  a la casa de la escuela peleando. La mayor  decía  que no quería  que le suceda  a su hermana lo mismo que a ella.  Después de preguntarle por qué decía eso  me contó  que su abuelo le hacía cosas en su minibús”, precisó.

 “Me horrorice. Lloré y cuando llegó mi esposo le conté lo que pasó y él lo único que hizo fue ir a la casa de su padre para reclamarle por qué hizo eso con mi hija”, añadió.   Carla en esa ocasión   lo empujó, por lo que su esposo la sacó de esa casa,   indicando que “todo pasará”.

  Esa fue la razón que provocó la  separación  del progenitor de sus hijos. Sin embargo, ella decidió iniciar la lucha.

 Acudió a presentar la denuncia formal   ante la Policía y la Defensoría de la Niñez en la zona Sur, pero la investigación nunca avanzaba.

Carla estaba desesperada, sus hijas   sufrían de depresión crónica, además de cutting (autolesiones) y hasta presentaban  tendencia suicida.

Su hija mayor incluso declaró ante la cámara Gesell y relató a detalle todo lo que sucedió.

De acuerdo con la abogada Mary Carrasco, la segunda hija de Carla se sometió a exámenes forenses y  se encontraron signos de violación. “Pero ella estaba separada de su abuelo desde hace dos semanas”, subrayó. Por eso la abogada presume que el progenitor de la niña también la abusó.

 “La justicia halló indicios de ese abuso en el padre, por eso, el 31 de julio, determinó que el padre guarde detención preventiva en el penal de San Pedro”, complementó  Subieta.

 

Según la representante de la Defensoría del Pueblo,   lamentablemente, desde que Carla presentó su denuncia,  no hubo avance y “ella caminaba de Herodes a Pilatos pidiendo ayuda”.

Cuando la Defensoría se contactó con Carla, se tomó el caso de oficio. “Los profesionales de Servicio al Pueblo hicieron la investigación y por eso salió el mandamiento de apremio para el abuelo. Posteriormente, la Fiscalía los declaró en rebeldía”, subrayó Subieta. 

El caso continúa en investigación y se   hace el seguimiento. 

Denuncian que  familia encubre al responsable, que está prófugo

La abogada Mary Carrasco, quien sigue este caso, denuncia que la familia de Guido Zenteno conoce de su paradero, pero lo encubren.

“Hemos pedido la declaración de la esposa del denunciado, quien responde al nombre de  Ana C. Ella  ha prestado su declaración en calidad de denunciada, ya que conocía de uno de los actos de violación a su nieta”, indicó Carrasco. 

Sin embargo,   en su declaración la mujer indica que  no sabe dónde está su esposo desde el 9 de agosto de 2016, fecha en que la madre de las niñas conoce de la violación.

 La jurista explicó que también se consultó a   María del Carmen  y Juana Elizabeth, hijas de Zenteno,  quienes dicen que tampoco conocen del paradero de su padre.

“Tienen una cuartada y  su conducta es de encubridoras”, puntualizó Carrasco.

Carla I., madre de las adolescentes víctimas de violencia sexual, también cree que toda la familia lo oculta. “No descansaré hasta verlo en la cárcel, porque él arruinó la vida de sus nietas, niñas que comenzaban a vivir”, manifestó.

 De acuerdo con un informe que presentó el jueves la Defensoría Municipal de La Paz,  en lo que va del año se registraron 226 casos de agresión sexual  contra niñas, niños y adolescentes en el departamento.

 La mayoría de las víctimas registradas son niñas. 

El agresor por lo general en estos casos es un miembro cercano de la familia.

 

 

2
10