Carmelo, el puma rescatado que ahora es un líder

Fue recuperado hace siete años en Potosí y poco a poco se adaptó a su nuevo hogar.
viernes, 02 de agosto de 2019 · 00:14

Página Siete  / La Paz

En la comunidad de Sucusuma en Potosí,  un pequeño puma de tres meses fue encontrado el   20 de agosto de 2012.  Fue trasladado primero al parque  Toro Toro. Hoy, siete años después, este felino tiene el nombre de  Carmelo  y es 20 veces más grande. Vive en  el Zoológico Vesty Pakos de La Paz.

Cuando fue encontrado en Sucusuma, Carmelo estaba entre cartones en la casa de un comunario. “No comía bien, mantener a un felino de sus características tiene un coste y precio elevado. Un pumita come mucha carne”, explicó  la administradora de este centro, Andrea Morales.

En todos estos años, la realidad de Carmelo  cambió constantemente, nunca más sufrió hambre y frío.  Cuando llegó al Zoológico de La Paz Vesty Pakos, derivado por la Dirección Nacional de Biodiversidad, pesaba nueve  kilos y tenía una lesión en su mandíbula inferior. Por su corta edad se pensó que era una hembra,  pero con el paso del tiempo se evidenció que era macho.

Según la funcionaria, las primeras semanas en el zoológico, Carmelo   no comía bien, era tímido y tenía miedo. Por los protocolos, tuvo que ser  recluido en cuarentena por dos meses.

Cuando culminó la cuarentena, puedo habitar el hogar hecho por la Alcaldía para los pumas víctimas de trata y tráfico.

 Pumasani (lugar de los pumas)  es el nombre de este espacio que hasta ese momento alberga a Younger, Huayna y Coba, ésta última  es hembra. Poco a poco, este felino se adaptó a su nueva casa y a sus vecinos. 

En este espacio, el personal de Vesty Pakos se encarga de entretener a los pumas de diversas formas. Su hábitat está enriquecido con troncos, árboles para trepar. Para hacer divertida su alimentación sueltan peces en el riachuelo donde deben cazarlos o llenan tripas de jumento con ratones vivos que deben liberar, atrapar y comer.

Carmelo ya cumplió  siete  años, es decir que está en la mitad de la vida de un puma. Las revisiones veterinarias son periódicas y se controla su peso y talla, cuidado de ojos, orejas, entre otros. “Hasta el momento el Carmelo no tuvo tratamiento; es un animal sano joven y vigoroso”, dijo Morales.

 

 

83
1