Escoltado por vecinos, el PumaKatari inauguró la ruta Achumani-San Pedro

Choferes de minibuses instalaron varios puntos de bloqueo en la zona Sur de La Paz para impedir que el transporte municipal circule. Se enfrentaron con vecinos y la Policía los gasificó.
lunes, 26 de agosto de 2019 · 00:50

Madeleyne Aguilar A. /  La Paz

Apedreado y en medio de gases, un PumaKatari que transita por la calle 52 de Achumani rumbo a San Pedro es señal de victoria. Y así lo celebran  cientos de vecinos que lograron superar puntos de bloqueo instalados por los choferes de minibuses. Pese a que éstos les lanzaron piedras y  hubo golpes y palazos, al final los  paceños festejaron  por   que la nueva ruta fue inaugurada. 

El plan para ayer era que una caravana de los buses ediles salga a las 8:00 de  Kellumani hasta la plaza Sucre de San Pedro, donde habría un acto oficial, previsto para las 10:00. Sin embargo, en la madrugada, los transportistas ya habían instalado varios puntos de bloqueo en la zona Sur: en las calles 8 y  21 de Calacoto, además de otros en Achumani.

Cuando los vecinos salieron a resguardar las vías, a las 6:00, éstas ya estaban llenas de minibuses estacionados. Los choferes anunciaban amenazantes con palos que no dejarían pasar al transporte público municipal. Muchos incluso desde la víspera asustaban a los vecinos.

A las 7:30, los bloqueos habían provocado congestión vehicular en la ciudad de La Paz. Llegar del centro al sur tomaba horas.

 “Mire cómo son de agresivos los minibuseros,  borrachos y con palos. Nosotros no vamos a permitirles. Es un mal servicio, son sucios y no son cómodos. Por eso nos hemos organizado y queremos que pase el Puma”, comentó la vecina Martha Silva.

Frente  al complejo The Stronguest, en la 35 de Achumani, había más de un  centenar de personas, choferes y vecinos discutían a gritos. “¡Váyanse!”, gritaba la gente  a los transportistas. Ellos respondían: “¡El pueblo unido, jamás será vencido!”.

Cuando un vehículo particular quería pasar, los vecinos hacían una cadena tomándose de las manos. Pero cuando llegó un coche con la banda de músicos para la inauguración de la ruta, los choferes lo detuvieron golpeando el vehículo. Entonces las discusiones se tornaron más violentas.

“¡¿Dónde está la Policía?!”, gritaban las personas y desde las casas llamaban a la Policía.   Así llegó  una camioneta. Los vecinos exigieron a los efectivos que no los dejen solos. Para las 8:00, llegó más resguardo policial. En motos, los oficiales iban a los puntos de conflicto.

En la calle 51A estaba uno de los bloqueos más contundentes, incluso para los transeúntes. La Policía no estaba  en el lugar. Los choferes habían tirado los contenedores de basura y les prendieron fuego; además, agruparon rocas.

 “¡Yo soy vecino, tengo derecho a pasar y voy a pasar!”, desafió enojado  Javier Martínez, portando la bandera del departamento de La Paz avanzó animando al grupo: “¡Nosotros pagamos a los choferes y, si quieren competir con el Puma, que mejoren su servicio!”. Con determinación,  lograron superar ese punto de bloqueo. “¡Desde mañana nadie va a tomar más minibuses! ¡No más!”, advertían. Limpiaban la vía, al pasar.

 Pero a los pocos pasos, se encontraron con el grupo más  violento: “las bases”, como los choferes les llamaban. Bajaban la calle corriendo y golpeando con palos a todo aquel que se les ponía en frente. 

Desde los lugares  altos lanzaban piedras. Los vecinos retrocedieron asustados, corrían cubriéndose la cabeza. 

Choferes  y vecinos  se enfrentaron durante el  bloqueo.
Foto:Freddy Barragán / Página Siete

Los agresores destruyeron un vehículo del canal 4 (RTP), abollaron los autos particulares, incluso rajaron el vidrio de un minibús estacionado. Al menos tres personas resultaron heridas por el impacto de las rocas.

 “Todos estos están ebrios y por eso han lanzado las piedras. Ahora mi hijo está desangrándose”, contó Carola Gonzales, mientras auxiliaba al joven herido, Rodrigo Gamarra. 

Un a roca le abrió una herida en la cabeza. Se lo llevaron a una clínica cercana. Debían ser atendidos con urgencia.

Entonces llegaron  oficiales de la Unidad Táctica de Operaciones Policiales (UTOP), detuvieron a un miembro del grupo de bloqueadores. 

Para proteger a los vecinos se pusieron frente a ellos. “Estamos evitando enfrentamiento entre vecinos y transportistas porque no es el único punto de bloqueo, si nos movemos, habrá más conflictos”, dijo el  comandante de esa unidad policial.

El grupo de bloqueadores que arrojaban las piedras estaba dividido en dos. Uno de ellos en  la esquina de la calle 52, al lado de una fogata  y otro en el cerro.

Sorpresivamente, la Policía usó gases para desconcentrarlos. Eso provocó que algunos vecinos –los más vulnerables, como niños y personas adultas– dejen la manifestación, pero la resistencia de otros era aún significativa y avanzaba pese a los gases. Su objetivo era despejar la vía.

Ciudadanos  resultaron heridos por las piedras que lanzaron.
Foto:Marco Aguilar / Página Siete

Las rocas que lanzaban los choferes desde el cerro eran la mayor amenaza. Así que un grupo de jóvenes vecinos decidieron enfrentarlos, subieron y despejaron el área. Con el resguardo policial, libres de la amenaza de piedras la caravana de vecinos superó el punto de bloqueo. 

A las 12:00,  una mujer  gritó: “¡El Puma!”, lo señaló, los otros vecinos voltearon a ver y era el primer bus que salía de la humareda. La gente  aplaudió y celebró con gritos y bailes. 

El bus BA-142  fue el primero de la nueva ruta Achumani-San Pedro del PumaKatari. Fue apedreado en su primer viaje. Le siguieron otros cinco buses. Llegaron con escolta ciudadana, todos llegaron a la plaza Bolivia, a las 15:30. Todos celebraron.
 

 

488
33