Focos de calor se reducen, pero el fuego consume las reservas

El viento contribuye a la reactivación de las llamas y a su propagación. Las áreas protegidas de Ñemby Guasu y Otaquis padecen el avance del fuego.
lunes, 26 de agosto de 2019 · 00:04

Alejandra Pau / La Paz

    Los focos de calor se redujeron  de 8.000 focos de calor a  entre  1.000 y 1.500 en los últimos día según datos del Gobierno. No obstante, factores como el viento ocasionaron que los incendios mitigados se reactiven en varias zonas, varias  de difícil acceso por tierra.

“Hay una reducción significativa, lo cual no quiere decir que se estén extinguiendo los fuegos. Lo que tenemos es que un día aparecen los fuegos resueltos, controlados; (fueron) liquidados los focos de calor. Al día siguiente nos aparecen  otros como consecuencia del cambio del viento”, aseguró ayer   Quintana desde el comando de operaciones de Roboré en un contacto con el Pueblo es Noticia. 

   A pesar de este panorama, la autoridad gubernamental calificó los operativos para mitigar el fuego que se realizan por vía terrestre y aérea como exitosos.

Sin  embargo, el ministro de Medio Ambiente, Carlos Ortuño, dio  datos diferentes manifestando que los focos de calor se redujeron a 500, cifra que no coincide con la proporcionada por Quintana.

 Si bien las labores por apagar el fuego continúan, las llamas amenazan varias áreas protegidas y ya han ingresado a otras consideradas emblemáticas por su biodiversidad. 

El fuego se expandió de forma alarmante  durante el fin de semana en el área de conservación Ñembi Guasu, donde ya se quemaron alrededor de 255 mil  hectáreas y también en el Parque Nacional Otuquis donde el fuego arrasó aproximadamente 150 mil  hectáreas, según la observación satelital hecha el sábado por la Fundación para la Gestión e Investigación Regional (Fungir) a través del Sistema de Alerta Pilcomayo.    

En Otuquis   viven especies emblemáticas como el ciervo del pantano, el yacaré, el lobo de crin o borochi, el jaguar y el chancho tropero, además de cientos de aves migratorias que están en peligro, según informaron los encargados del  Parque Nacional.

 Las zonas afectadas en el área comprenden a Charagua, Puerto Busch y  San Juan.

“Otro factor preocupante es que la gente que está combatiendo el fuego necesita relevos, faltan manos. Hay que comunicar que hay frentes de fuego en el departamento que no se están atendiendo porque no hay manos y el apoyo aéreo que hay en Bolivia no está siendo  suficiente. En la zona de Otuquis no ha habido ninguna aeronave que lo combata. Hay rebrote en varios puntos”, aseveró el secretario de Seguridad Ciudadana de la Gobernación de Santa cruz, Enrique Bruno, y enfatizó  que si bien el Supertanker es de gran ayuda, los operativos son insuficientes.

 

“35% son  bosques”

  • Superficie El ministro de Medio Ambiente, Carlos Ortuño, señaló ayer que hasta el 22 de agosto aproximadamente el 35% de la superficie afectada comprende  bosques de diferente naturaleza, mientras el restante 65% son  arbustos y pastizales.  “Este es un elemento muy importante porque cuando hablamos de unas dimensiones de quema tan grandes como las que estamos viendo en este episodio de emergencia, si decimos que todo es bosque, realmente estaríamos haciendo una evaluación equivocada”, indicó.
1
5