Lanzan línea gratuita para denunciar abuso sexual de sacerdotes

El número es el 800 16 1213. Una comisión se encargará de investigar las denuncias.
martes, 06 de agosto de 2019 · 00:03

Página Siete  / La Paz

 La Conferencia Episcopal Boliviana (CEB) habilitó una línea gratuita 800161213 para recibir denuncias de abuso sexual a menores de edad o personas vulnerables  por  parte de miembros de esa institución.  Una comisión se encargará de investigar.  

“Los obispos de Bolivia, profundamente preocupados por la  situación de violencia que se vive en general y de la que no es ajena la propia Iglesia (...)  han definido trabajar de  forma comprometida con la prevención, orientada a evitar que existan nuevas víctimas  sufriendo esta lamentable situación”, se lee en el comunicad de la CEB.

La Iglesia creó  una  Comisión Nacional, que trabajará al servicio de las jurisdicciones eclesiásticas. Esta entidad, además, estará a cargo  de la recepción de denuncias,  las investigaciones y  el acompañamiento   posterior,  además de las acciones preventivas  para erradicar   toda forma de violencia, en especial contra niños y adultos vulnerables.

La presentación de  las    líneas gratuitas fue realizada por el secretario general de la Conferencia Episcopal de Bolivia, monseñor Aurelio Pesoa Ribera, y  el secretario general adjunto de la CEB, padre José Fuentes.

Respecto a la creación de la página web,  la CEB  explicó que tiene la finalidad de “informar al Pueblo de Dios sobre los procedimientos que la Iglesia Católica (...)   tiene en referencia a los casos de abusos sexuales de menores y personas vulnerables”.

Los más recientes casos

En marzo, la Iglesia Católica informó   que  hasta esa fecha  en  Bolivia   se habían registrado cuatro denuncias contra sacerdotes por violencia sexual. La institución anunció  que trabajan  en la implementación de un  comité  nacional para prevenir estos casos.

   “Este año han aparecido cuatro casos”, dijo entonces Pesoa, sobre las denuncias de violencia sexual contra sacerdotes. No dio detalles de los casos.  “Esto, nosotros todavía no lo podemos decir, porque tenemos que preservar la integridad de las personas, pero sobre todo de las víctimas”, añadió. 

Dijo que tampoco  revelarán los  departamentos  donde vivían los sacerdotes acusados porque   entre los obispos llegaron a un acuerdo de   denunciar esos hechos, pero no dar más detalles, sino “hasta cuando  el caso  sea juzgado”. 

El último  hecho que registra la Iglesia  se refiere un cura que  en marzo fue enviado con detención preventiva al penal de Cantumarca, del departamento de Potosí, por el delito de abuso deshonesto contra estudiantes de 14 y 16 años que pertenecían a una unidad educativa. El sacerdote fue aprehendido el  21 de marzo en el municipio de Puna, “donde era párroco”. 

En marzo, un exreligioso acusó a   un  jesuita español de haber abusado sexualmente de niños en un centro del oriente boliviano en la década del 2000. El caso está en investigación.