Miguel y Luis, una muestra de que la empatía anda en moto

Sin pensarlo dos veces, los dos jóvenes dejaron sus tierras para ir rumbo a Roboré. Con una botella de agua y un machete se internaron en el Paquió.
domingo, 01 de septiembre de 2019 · 00:02

Carolina Méndez  / Enviada especial a Roboré

Miguel Ángel y su amigo Luis recorrieron más de 500 kilómetros en motocicleta para llegar hasta la antesala del infierno en la Chiquitania. Ni bien se bajan de  la moto, se “ponen a disposición” para ser parte del bando de los luchadores contra el fuego. 

Sin mucha más explicación se meten al monte. Saben muy bien a lo que vinieron: a ofrecer su corazón para parar de una vez por todas “toda esa quemazón”. 

No hay cómo no preguntarse cómo les cabe semejante corazón en el pecho. Son jóvenes y valientes. Fuertes y tenaces. Uno viste un short, el otro, un pantalón. Ambos calzan  las mismas chinelas con las que  salieron de casa, así sin mayor parafernalia. 

Se cargaron  el machete, unas mudas de ropa y una botella de agua. Con todo al hombro se montaron en la moto, y es que estaban seguros de que la empatía viaja en ese singular transporte.  

Los dos son agricultores. Entienden a la perfección lo que es trabajar la tierra y cuidarla para que sea generosa y hospitalaria. Por ello: ver arder los cultivos, observar el mar de cenizas y comprender lo despiadado que puede ser el fuego no permitió que sean indiferentes.

“Vimos la necesidad que había de venir a apagar los incendios por este sector y como hemos visto que el Gobierno no pide la ayuda internacional, decidimos que por lo menos debíamos   juntarnos los  dos amigos para tratar de ayudar en algo. Aunque sea en lo mínimo”, cuenta Miguel.

Los jóvenes son de Mineros, un municipio ubicado al norte de Santa Cruz de la Sierra,  distante a 83 kilómetros de la capital. Si bien ni Luis ni Miguel tienen preparación para combatir las llamas, su día a día del trabajo en el campo les ha hecho lidiar con el fuego en varias ocasiones. 

 “Hasta este momento vamos en  nueve horas de viaje. Salimos ayer a las 4:00 de la tarde de Mineros y llegamos a Chochís a las 2:00 de la mañana. Hoy temprano nos vinimos hacia Roboré y nos fuimos a la Alcaldía a preguntar dónde podíamos ayudar”, relata el joven.

Su llegada coincidió con el reavivamiento de las llamas en Santa Rosa, dentro de la Reserva Natural Paquió. Sin pensarlo se engancharon  a los voluntarios que partieron en ese momento. 

Miguel agarró el machete y empezó a acordonar el fuego haciendo una barra protectora en el suelo para que las llamas no avancen. Luis se ofreció  a llevar y traer las botellas cargadas de agua con las que se combate al fuego en la trinchera.

“¿Hasta cuándo se van a quedar?”, les preguntaron los curiosos. “¿Cómo?”, replicaron un tanto ofendidos. “Hasta que se acabe el fuego, pues”, agregaron antes de seguir macheteando al calor del sol y del bravío. 

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

42
2