10 áreas protegidas únicas por su fauna, flora y cultura están en riesgo por el fuego

Según los especialistas, estos sitios tienen sitios de bosque seco, húmedo, pantanal y sabana. También albergan especies endémicas en flora y fauna. Guardan la diversidad cultural y arqueológica.
lunes, 02 de septiembre de 2019 · 00:04

Wara Arteaga   / La Paz

Diez áreas protegidas de Bolivia que albergan riqueza histórica, arqueológica  y  natural son  afectadas o están amenazadas por los incendios forestales en la Chiquitania, según especialistas y reportes de las autoridades.  Estos sitios son también cotizados por     terratenientes, madereros, traficantes y mineros,  de acuerdo con  expertos.

De las diez  reservas afectadas o en riesgo por los incendios en la Chiquitania, seis  tienen un reconocimiento nacional, dos son  departamentales y dos son  municipales. Entre las áreas protegidas que tienen  categoría nacional   y forman parte de los sitios vulnerables y afectados  por los incendios  están    Otuquis,  Kaa-Iya del Gran Chaco (El ANMI y la reserva nacional del mismo nombre), Noel Kempff, San Matías y la reserva biológica de San Borja.

Santa Cruz la vieja y  Tucabaca son áreas protegidas departamentales  y fueron afectadas por los incendios.  San Rafael y San Ignacio son los sitios municipales que están en riesgo por el fuego.  A esta lista se suma el área protegida de la Nación Guaraní:  Ñembi Guasu. 

La Reserva Nacional y Área Nacional de Manejo Integrado (AMNI) Otuquis, que se encuentra en el Gran Chaco, tiene como una de sus cualidades un  bosque seco tropical. Es una de las más altas prioridades  para la conservación mundial, según los expertos. Y gracias a sus características únicas,  este lugar  ganó el  título de sitio Ramsar, además  tiene  humedales de importancia internacional.

En este lugar fue donde se registraron los primeros focos de calor en junio,  informó la Cámara Agropecuaria de Oriente (CAO). Según la página web del Servicio Nacional de Áreas Protegidas (Sernap), la cualidad de sitio ANMI  permite a los comunarios del lugar enfocarse en el turismo de la zona. 
Otra de las áreas protegidas que  fueron afectadas por el fuego en la Chiquitania fue el ANMI San Matías, que queda al este de Santa Cruz y  al norte de Otuquis. “En el área natural de manejo  integrado, San Matías  también hay una afectación porque hay pastizales naturales secos”,  explica Carlos de Ugarte,  biógrafo y especialista en áreas protegidas. 

El parque nacional Santa Cruz la Vieja es administrado por la Gobernación   y se encuentra en el municipio de Concepción de la provincia Chiquitos. Este sitio es único  en el mundo porque  se encuentra en la transición  entre bosque cerrado, chiquitano y chaco. El 22 de agosto  pasado se reportó que este lugar  estaba entre los parques en riesgo.  Sin embargo, la reserva departamental del valle de Tucabaca   fue una de las áreas  más  afectadas  por los incendios.  

“A nivel municipal, la laguna Concepción  y la reserva de vida silvestre Tucabaca son las que tienen  alguna afectación considerable”, agrega  De Ugarte. 

El martes  pasado se reportó que el fuego había llegado a Ñembi Guasu, la reserva forestal más joven del país y  que fue reconocida en el marco de la autonomía indígena de Charagua de la nación guaraní. Este sitio se encuentra entre  el ANMI Kaa-iya  del Gran Chaco y el Parque Nacional Otuquis. Ese día, las autoridades informaron  que alrededor de 187.800 hectáreas de la reserva ya fueron consumidas por el fuego. 

Estos sitios,  de acuerdo  a su administración, cuentan con diferentes planes de custodia. “Las áreas protegidas, parques nacionales,  ANMI y reservas, las nacionales están a cargo del Sernap. Los departamentales  están a cargo de las gobernaciones; las  municipales son tuición de las alcaldías”, explica a Página Siete  Lorena Kempff, directora ejecutiva del Museo de Historia Natural Noel Kempff Mercado.

Todas estas reservas son albergadas en la  Chiquitania, su diversidad es tan amplia que entre la vegetación hay  áreas de bosque seco, húmedo, pantanal y sabanas, según los especialistas.  “Hay muchas zonas que contienen dinamismo,  la meseta de Noel Kempff, el área protegida de Tucabaca que alberga   la serranía de Chochis  y  la reserva de Chiquitos,  en esta última zona  hay mucho endemismo, tal vez más de 30 o 40  especies que son únicamente conocidas en el mundo. Esta zona es un patrimonio nacional de alta importancia”, asegura a este medio el profesor de Oxford e investigador asociado del Museo de Historia Natural Noel Kempff Mercado, Jhon Wood.  

Según De Ugarte,  en  estos sitios se registraron   distintas amenazas a lo largo de la historia  de Bolivia. “La mayor parte  de estas áreas protegidas, de las que estamos comentando, han sido creadas precisamente para evitar   nuevos asentamientos en bosques chiquitanos,  y en  el caso del Pantanal u Otuquis para que sean cuidados  por el Estado y se mantengan espacios naturales de manera prístima”,  destaca.

 Los chaqueos son constantes en esta  época del año (por el clima), según los expertos. Sin embargo, los incendios  también  son causados por otros factores.  La CAO solicitó la anterior semana  a las autoridades  del Gobierno estudiar e  investigar   estos sitios para ver si  las quemas fueron  ocasionadas por asentamientos.  

“Las autoridades pertinentes deben  analizar si hay asentamientos y si  esto ocurre  deberían proceder de acuerdo a ley en cada uno de los parques, porque hay que ser claros, las emergencias  se han magnificado en los parques”, explica  Díaz. 

Según De Ugarte,  hay sitios como el Parque Nacional Otuquis y la Estación Biológica del Beni, donde los incendios se presentan en esta época seca del año, pero  también hay una referencia  que   población ganadera convive con el bosque hace diez años. 

“Antes de la creación de San Matías, de alguna forma (la población ganadera) ya ha estado conviviendo con el bosque. Debieron ser 10  años constantes  de ciertas amenazas de nuevos asentamientos en la reserva Tucabaca”, explica.

Asegura que en estos sitios han tratado de establecerse nuevos asentamientos  con gente que llegó incluso  desde Argentina y  campesinos. “Entiendo  que con la reserva de Tucabaca, el municipio de Roboré y el  INRA  trataron de ver la manera de evitarlo”, concluye.

Una de  las zonas afectadas por el incendio en la Chiquitania.
Foto: Gastón Brito/ Página Siete

Sernap no tiene un registro de áreas afectadas

Después de un mes  del inicio de  los incendios en la Chiquitania, el Servicio Nacional de Áreas Protegidas (Sernap) aún no cuenta con un registro oficial de las áreas protegidas afectadas por el fuego. Funcionarios de la institución informaron  que estos datos serán  publicados posiblemente  en una semana.

Página Siete intentó comunicarse con Abel Mamani, director ejecutivo del Sernap, pero  no obtuvo respuesta. Mediante la línea telefónica del Sernap, una funcionaria del área de monitoreo dijo  que esta institución se encuentra apoyando  actividades para sofocar el incendio y que el informe  de las áreas protegidas afectadas aún no está listo. Indicó  que se presentará un informe  en una semana. 

La Fundación Amigos de la Naturaleza publicó un mapa interactivo que ofrece un  reporte actualizado sobre los focos de calor en los diferentes departamentos. Hasta el viernes por la mañana se registraron  2.042 focos de calor en  el departamento de Santa Cruz. En Beni se reportaron 483 y los incendios se registraron  con mayor impacto en las áreas protegidas municipales Santos Reyes y Pampas del río Yacuma. 

Se reportaron 14 focos de calor en la estación biológica de Beni, un área protegida nacional. La página Satrifo, registra en tiempo real, los focos de calor y  ofrece un reporte de  las áreas protegidas nacionales, departamentales y regionales afectadas. Según un reporte de la página, publicada el viernes,  el área protegida departamental Ríos blanco y negro presenta alrededor  de 39 focos de calor.

Parque Otuquis nace en 1997  

El Parque Otuquis es parte de un ecosistema bastante particular que  se comparte con Paraguay y Brasil: el pantanal. Se caracteriza por la hibridación que genera un fenómeno particular. Cuenta con una gran  fauna, incluye especies amenazadas.

San Matías sufrió  gran afectación

El área de manejo integrado San Matías se encuentra al norte de Otuquis. Es parte de la Chiquitania y es la segunda área protegida de interés nacional más grande del país. La fauna es enorme y acoge especies en peligro, como  pejichi y  londras, entre otras.

Parque histórico Santa Cruz la Vieja

Está a dos kilómetros al sur del centro San José. Ahí se encuentran ruinas arqueológicas del primer asentamiento de Santa Cruz de la Sierra en 1561, por Ñuflo de Chávez.

En el lugar  se controló el fuego, pero hay riesgo de que pueda producirse.

Tucabaca, primer sitio  afectado

Fue creada para conservar las serranías de Santiago y Chochís, además del valle de Tucabaca. Es una de las pocas áreas creadas por impulso de la población  local y es muy defendida por los comunarios. Su biodiversidad  es parte del ecoturismo.

Laguna marfil es de manejo municipal

Comparte el 50% del área con Brasil. Del total  del territorio boliviano más del 50% de la cobertura natural se quemó por  los incendios. En años anteriores se reportó que la pesca comercial ilegal y los ganaderos del lado brasileño amenazaban  su conservación.

Ñembi Guasu, de la nación indígena

Su sola creación fue novedosa. Ñembi Guasu es la más reciente área protegida creada en el país. Nació por impulso de la nación indígena guaraní. El “G   ran refugio” acoge a más de 100 variedades de mamíferos y 300 de aves. Cuenta con 1.207 850 hectáreas.

Reserva municipal  de San Ignacio

Esta reserva se encuentra al sur del Área Protegida Noel Kempff Mercado. Entre sus atractivos están las aves acuáticas y un gradiente de vegetación, desde la ribera de la laguna hasta los bosques altos. Fue creada el año 2001 a través de una ordenanza.

San Rafael, un potencial turístico

El municipio de San Rafael es destino turístico de las misiones Jesuíticas. Y es por eso  que una de las potencialidades del área protegida municipal es el ecoturismo. Es vulnerable   por amenazas de caza furtiva, extracción de madera y desmonte cerca a los  ríos.

Kaa - Iya   está en gran riesgo

“Amos del monte”, según la mitología guaraní. Este sitio  tiene doble función:  es Área Natural de Manejo Integrado y parque nacional. Guarda  la mayor parte de los ecosistemas propios del Chaco.   Si el fuego ingresa  a este lugar, sería difícil intervenir porque es inaccesible.

Noel Kempff, aún no hay riesgo

Noel Kempff Mercado impulsó el parque nacional Amboró y Huanchaca, este último ahora lleva su nombre. Este sitio no está amenazado,  pero se registraron unos pocos de  focos de calor. El fuego puede producirse si continúa  una  sequía comparable al 2010.

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

5
116