Presidente de SuperTanker: “Este fuego se mueve muy rápido"

La nave cisterna más grande del mundo trabaja desde hace 10 días en el control de los incendios forestales que arrasan la Amazonia boliviana. Lleva 75.000 litros de agua para sofocar el fuego.
lunes, 02 de septiembre de 2019 · 00:04

Fernando García T.  / Santa Cruz

Son las ocho de la noche del jueves 29 de agosto. El tráfico es pesado en las cuatro direcciones que toman las vías que rodean al Cristo Redentor, pero esta noche en especial lo es más. Decenas de ambientalistas y activistas por los derechos de la Madre Tierra se manifiestan en este sitio, en contra de las leyes y los decretos de ampliación de la frontera agrícola y las quemas controladas. La Amazonia boliviana arde desde hace más de 20 días.

A esa hora, Dan Reese sube por el ascensor hasta el cuarto piso del Marriott. Su jornada comenzó temprano: a las 7:00 de la mañana, el presidente de Global SuperTanker y otras 14 personas de su equipo se dirigieron hasta Viru Viru, como sucede desde el viernes 23, cuando, desde el aire, comenzaron a aplacar el fuego en la Chiquitania, y al cabo de 13 horas de trabajo regresaron al hotel.

Los tanques  donde se almacena el agua para apagar incendios. 

“Hace una semana, este hombre regresaba frustrado, casi llorando. De a poco el trabajo ha mejorado y ahora todo está mejor organizado. Este pájaro (el SuperTanker) ha traído esperanza, esperanza de que el incendio pronto va a ser controlado”, dice uno de los asistentes del grupo, que hace las veces de intérprete al transmitir mensajes y colabora para que los bomberos del aire tengan las mejores condiciones para hacer su labor.

El que operan no es un Boeing 747-400 cualquiera, es un “ave” única en su especie. En cada viaje carga 75.000 litros de agua, que deja caer hasta en cuatro descargas sobre vastas extensiones de tierra y bosque con incendios forestales activos, como los que ya arrasaron un millón de hectáreas en el oriente del país.

“Tratamos de integrar una herramienta de trabajo contra los incendios nunca antes vista. El desafío estuvo en incorporar el SuperTanker a otras fuerzas en operaciones masivas, con fuego difícil de combatir”, comenta Dan, acompañado del jefe de Operaciones de Global SuperTanker, John Winder, y la vicepresidenta de Desarrollo de Negocios de la compañía, Andrea Avolo.

El SuperTanker  carga combustible antes de iniciar su misión.

La especialidad del SuperTanker son las operaciones en incendios naturales de gran escala. En 2009 participó en la extinción del fuego en la Serranía de Cuenca, España; un año después fue usado en Israel, y ayudó a combatir los fuegos forestales de septiembre de 2017, en California, Estados Unidos. Su primera aparición en la región se remonta a enero y febrero de 2017, cuando participó en las operaciones de sofocación de los incendios del sur de Chile.

“Este fuego se mueve muy rápido y no se puede determinar a dónde se dirige. Personalmente, nunca vi un incendio parecido a este, donde el fuego encuentra en la selva diferentes elementos para propagarse; hay pasto, madera, árboles, troncos…; son condiciones muy difíciles”, comenta Dan, quien tiene 34 años de experiencia en la extinción de incendios.

La nave que fue alquilada por el Gobierno para apagar los focos de calor de la Amazonia, fue construida en 1991. Salió de la fábrica de Boeing para cumplir operaciones de carga militar, hasta que una década después fue reconstruida y modificada para convertirse en el avión cisterna más grande del mundo.

“El fuego que encontramos en Bolivia es enorme, es algo que hemos comprobado. En Estados Unidos se dispone de mucha gente, se tienen mapas, helicópteros, vehículos y recursos, pero aquí el personal está comprometido y su colaboración garantiza el éxito de las operaciones del SuperTanker”, señala Andrea, quien a diario participa de las reuniones de estrategia que su equipo comparte con el personal de la Fuerza Aérea Boliviana (FAB).

Es la única mujer del grupo y su responsabilidad va más allá de lo administrativo. Se encarga del registro de operaciones, atiende los requerimientos de sus pilotos y personal de tierra y maneja las finanzas de la compañía. Andrea ayudó a combatir los incendios forestales de Chile y, por su formación militar en Estados Unidos, sabe cómo lidiar con un incendio forestal.

Desde el primer día de acción en la Amazonia, el SuperTanker optimizó su trabajo, hasta llegar a un promedio de cinco vuelos diarios para controlar los fuegos. La nave incluso llegó a hacer seis sobrevuelos seguidos de descargas, gracias a una mejor coordinación en tierra.

Una vez en el aire, el artefacto tiene la capacidad de dispersar el líquido de una sola vez, sobre una franja de unos tres kilómetros, o sofocar focos de calor más pequeños con descargas de menor capacidad hídrica.

Además de agua, el SuperTanker puede llevar en sus tanques compuestos químicos en gel o espuma que extinguen con mayor efectividad el fuego y evitan que se avive. Los agentes se disuelven después, sin dañar el medioambiente.

“Todo lo que usamos en el avión primero ha sido probado para su uso por la Fuerza Aérea de Estados Unidos. No ponemos ningún aditamento en el agua que no haya sido aprobado por el Gobierno estadounidense”, asegura la vicepresidenta de Desarrollo de Negocios.

Defensa Civil, la FAB y Sabsa perfeccionaron la recarga de agua al avión. Las piscinas con el líquido ahora sólo sirven de reserva ante cualquier contingencia, porque la nave llena sus tanques directamente del hidrante que  Servicios de Aeropuertos de Bolivia puso a disposición del equipo, y así redujo el tiempo que el artefacto permanece en tierra.

Vista aérea  de la quema en la Amazonia boliviana.

“Cuando hablamos de combatir un incendio desde el aire, hablamos de estrategias de vuelo, de trabajar en comunicación con una nave guía. Hay muchos riesgos al volar muy bajo; el personal necesita mucha experiencia, nuestros pilotos tienen entre 65.000 y 70.000 horas de vuelo, son talentosos y entienden el concepto de volar el SuperTanker”, apunta John, el jefe de Operaciones de la empresa, quien desde los 15 años desarrolló destrezas en la lucha contra incendios y más tarde se profesionalizó en operaciones tácticas de este tipo.

Dan y John participaron en las tareas de extinción de incendios en tierra. Dicen que el Boeing 747-400 es una herramienta formidable para controlar los fuegos, pero que sin el respaldo del personal terrestre las maniobras de la nave serían menos eficientes.

“Después de cada descarga, el personal en tierra debe estar listo para sofocar por completo el fuego de forma manual. El trabajo no termina con dispersar el agua, tiene que haber personas combatiendo en el suelo, porque el fuego puede volverse a avivar”, afirma Dan.

La aeronave del grupo cuenta en su interior con 10 enormes tanques de fluido contraincendios y ocho tanques de aire comprimido, que sirven para expulsar el líquido sobre las zonas que están en llamas. 

El miércoles, el personal de la FAB, Defensa Civil y Sabsa impuso un récord en el reabastecimiento del avión: llenaron sus tanques en apenas 17 minutos,  lejos del parámetro de media hora habitual.

El viernes, temprano como de costumbre, un autobús de la Gobernación cruceña aparca en puertas del hotel donde se hospedan los bomberos estadounidenses del aire. A las 7:00 de la mañana, el micro parte hacia el aeropuerto con los expertos y, tras media hora de viaje, el grupo desciende sobre la pista reservada para las operaciones del SuperTanker.

En el lugar los esperan efectivos bolivianos, de aviación y defensa. Para entonces, el “Espíritu de John Muir” –como también es conocido el avión bombero– ya tiene el tanque de combustible lleno, lo mismo que sus reservas de agua.

Unos 50 metros detrás del gigante, un Beechcraft de la FAB aguarda indicaciones y levanta vuelo rumbo a una de las áreas afectadas por el fuego. 25 minutos después, identifica el blanco y confirma la posición de la descarga al centro de operaciones.

En ese instante, el SuperTanker despega de la pista de ViruViru con dirección al lugar de acción. En su interior lleva 75.000 litros de agua para controlar los incendios, pero también la esperanza de ponerle fin al fuego.

Dos naves cisterna se unen al SuperTanker para combatir el fuego en la Amazonia boliviana

A los 75.000 litros de agua de capacidad que tiene el SuperTanker para controlar el fuego en la Amazonia, se sumarán los 50.000 del Ilyushin IR79.

La aeronave rusa especializada en la extinción de incendios debería llegar el miércoles para incorporarse a los helicópteros prestados por Perú, los de la FAB y el SuperTanker alquilado por el Gobierno.

“Se han comunicado desde Rusia y nos han propuesto, no alquiler, sino préstamo, el Estado tiene que correr con todos los gastos operativos, en cinco días llega un avión de fabricación rusa Ilyushin IR79, que levanta 50.000 litros”, anunció el viernes el presidente Evo Morales.

Además de estos artefactos, el Gobierno también contratará un Helitanker con una capacidad de 12.000 litros de agua para combatir los incendios forestales. Este es un helicóptero de dos hélices que se posiciona sobre el blanco y hace la descarga.

Sobre las operaciones del SuperTanker, el Presidente afirmó hace unos días que se tiene un “contrato ilimitado” con la compañía, de manera que estará en funciones hasta acabar con los incendios.

El Gobierno espera que las aeronaves lleguen a la brevedad posible, para que se sumen al trabajo que actualmente se encuentran realizando en comunidades de la Chiquitania.

Ficha  técnica

  • Vuelo El SuperTanker tiene un tiempo promedio de desplazamiento dentro de Estados Unidos de 2,5 horas. Demora máximo 20 horas para viajes al extranjero.
  • Pericia El Boeing 747-400 no sólo combate incendios forestales. Sirve para sofocar fuego en fábricas o en instalaciones de difícil acceso.
  • Costos El mantenimiento anual de la nave está entre nueve y 10 millones de dólares. Al ser único, es difícil calcular su valor comercial. 
     
 La aeronave, en Viru Viru, antes de iniciar operaciones.

Incendio no da tregua  en la Chiquitania

  • Rebrote  Autoridades militares del Comando de Incidentes se movilizarán a la comunidad Petas, en la zona chiquitana del país, para verificar el rebrote del fuego porque se reportó la reaparición de las llamas, posteriormente definirán si es necesario el ingreso del Supertanker, informó el presidente Evo Morales.
  • Recursos  El canciller Diego Pary afirmó ayer que la mayoría de los recursos económicos que se emplean en sofocar los incendios que afectan a la Chiquitania, en el oriente del país, proviene del Tesoro General de la nación, es decir, es de los bolivianos (ABI).
  • Pérdida  La Fundación para la Conservación del Bosque Chiquitano  estima una pérdida potencial para la economía nacional de más de 1.140 millones de dólares (ANF).

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

152
6