Alojamientos y moteles: de refugios de amor a sitios insalubres e inseguros

En La Paz y El Alto, mientras los establecimientos de hospedaje momentáneo con fines sexuales no están contemplados en la Ley de Turismo, los alojamientos incumplen las normas que los regulan.
domingo, 22 de septiembre de 2019 · 00:04

Leny Chuquimia /  La Paz 

Varios moteles y alojamientos de La Paz y El Alto, antes conocidos  como refugios de amor, se han convertido   en focos de  inseguridad e insalubridad. Mientras que para los primeros no hay una norma específica los segundos se dedican a actividades no contempladas en  las normas  que los catalogan como espacios de hospedaje turístico.

“La ley nacional de turismo establece cuáles son los espacios destinados al hospedaje turístico como hoteles y hostales, entre otros. Allí se reconoce a los alojamientos, pero no a los moteles”, explicó la directora departamental de Turismo de La Paz, Janeth Blanco.

Refiriéndose específicamente a los alojamientos, el secretario municipal  de Seguridad Ciudadana de El Alto, Dorian Ulloa,  aseveró que estos son centros de hospedaje de la inseguridad. Señaló que la falta de higiene es uno de los problemas.   

En uno de los últimos operativos la autoridad encontró camas de concreto y machimbre, con sábanas viejas y sucias. “Cada operativo es algo nuevo”, indicó la autoridad.      

Refugios de amor 

 “Son sitios para escaparte con tu pareja. Ya depende del dinero que tienes para ir a un buen motel o para entrar a esos alojamientos de la América o de la Ceja de  El Alto”, dijo Óscar, encargado de la limpieza de uno de estos espacios de hospedaje momentáneo. 

Afirma que en fechas especiales -Carnaval-  la demanda es  alta. “Este año  ya han venido también por febrero, por San Valentín”, manifestó. 

 Aseguró que el lugar en el que trabaja, en la zona de Villa Fátima,  es seguro y limpio. “Los moteles son  negocios para una inversión fuerte, por eso es de mejor calidad. Se compite de acuerdo al servicio y  la discreción. Hay simples y en los que se juega  la fantasía.  Mientras que los alojamientos  pues ... hay de todo y a todo precio”, afirmó.

 La diferencia está desde la forma de ingreso. Mientras que en moteles como en el Stop Time, Inn, Cota Cota 33 y otros, la pareja ingresa en un vehículo, en los alojamientos se ven parejas  algo tímidas  en las que -en muchos casos- uno o ambos son menores de edad. También  ingresan  grupos abastecidos de bebidas alcohólicas y personas en estado de ebriedad.

   Discreción, delitos anónimos 

 La Ley de Turismo señala que todos los establecimientos de hospedaje deben pedir la identificación de los usuarios, pero los moteles no están contemplados en esa norma y para ellos este mandato no rige. Esto hace que se ofrezca un servicio discreto que  protege el  anonimato de quienes buscan encuentros  sexuales. Pero ahí también se cometen delitos.

“Cuatro proxenetas, un pedófilo  y cuatro administradores de los moteles Inn y Cota Cota 33 fueron aprehendidos en flagrancia de tráfico sexual”, señaló el viceministro de Régimen Interior, José Luis Quiroga.

El operativo realizado el pasado 6 de septiembre desbarató una banda que se encargaba de captar a menores de edad para ofrecerlas a los hombres por 200 y 700 dólares. Los tratos se hacían por internet y los encuentros, en los  moteles.

    “Se han llevado a los dueños. Como vecinos denunciamos  porque cada vez veíamos  niñas salir o entrar. No era normal”, afirmó una de las vecinas de la zona   de Cota Cota.

De un extremo a otro de la ciudad, el mismo operativo logró intervenir el motel Inn, en Sopocachi. Se rescató a una menor de edad y los dueños fueron detenidos por negarse a entregar las cámaras de seguridad.


Un operativo  en los alojamientos  de la urbe alteña.  
Foto: Archivo / Página Siete

   Insalubridad

“Cada día se ve algo nuevo”, señaló Ulloa sobre los últimos operativos realizados en los  alojamientos de la urbe alteña. Cuenta que gran parte de las infracciones son por la presencia de menores de edad, personas sin identificación, proxenetismo y falta de higiene.

Además, en gran parte de estos establecimientos las sábanas, almohadas y frazadas no son cambiadas, lo que  puede producir problemas dérmicos. Algunos  no tienen  ventilación y están llenos de humedad.

Gran parte de estos establecimientos están concentrados en la Ceja, Villa Dolores y la 12 de Octubre. Funcionan en edificios en los que se disputan  el espacio con bares, discotecas y  lenocinios.

“Nos compete el control de los alojamientos, pero tenemos un gran problema. Estos establecimientos no cumplen requisitos, no son de hospedaje y no podemos darles la licencia departamental. Pero siguen funcionando como alojamientos por la licencia de negocio que les da el municipio”, indicó la directora departamental de Turismo.

   Página Siete pidió al  Sedes información sobre los controles de higiene. No respondieron.
 

 Caso la manada y el motel Deluxe

En diciembre pasado, el país se consternó ante la denuncia de una violación grupal, perpetrada en el motel Deluxe de Santa Cruz. La víctima es   una joven de 18 años; los supuestos agresores,   cinco  compañeros suyos, el menor de 14 años. 

  Pese a que el grupo estaba en estado de ebriedad  y uno de ellos era  un menor de edad, la administración no pidió identificaciones ni restringió el acceso a una habitación para el consumo de alcohol y drogas, actos que en otros sitios de hospedaje están prohibidos. La privacidad y  la posibilidad de ingreso sin explicaciones ni restricciones es la característica de    los moteles.  

Deluxe continúa funcionando   en las mismas condiciones  de inseguridad. Los vehículos ingresan  al local  sin que nadie se percate de la condición de sus pasajeros.

 En 2014   V.V.,  de 21 años,   fue violada en un alojamiento por el hombre con quien salía  y el primo de éste. Pese a que ella llegó inconsciente,  la encargada les alquiló sin reparo un cuarto. Tras dos años de juicio con la sentencia  de los agresores, también se determinó  dos años de cárcel para la  recepcionista del establecimiento.

Bolivia  te espera 

  • Regulación   La Ley General 292 de Turismo “Bolivia te espera” es la norma que rige a todo el rubro de servicios de hospedaje.     Fue promulgada en septiembre de 2012. Tiene el  objetivo de establecer las políticas generales y el régimen del turismo del Estado Plurinacional de Bolivia.

El  hospedaje 

  • Operadores     La norma  identifica dentro de los prestador de Servicios Turísticos  a aquellas formas de organización económica comunitaria, pública y privada, referidas a servicios de hospedaje. También hace referencia de quienes deben catalogarlos, certificarlos y controlarlos.

  Funcionamiento 

  • Responsables  De acuerdo con la  norma, la Gobernación se encarga de autorizar el funcionamiento de los prestadores de servicios turísticos que desarrollen actividades en el departamento. La Alcaldía  tiene la responsabilidad de supervisar y controlar el funcionamiento de éstos.

El Sedes  y la salud

  • Controles  En la práctica, el Servicio Departamental de Salud (Sedes) otorga los certificados de sanidad a esas actividades económicas. Es también la instancia que debe hacer controles de salubridad para garantizar un buen servicio  a la población. Se encarga de velar por la salud de los usuarios.

El  reglamento 

  • Moteles   El reglamento y la ley  toman en cuenta a los hoteles, hostales, residenciales y  alojamientos, pero no a los moteles. El reglamento también señala que todo usuario debe ser registrado rigurosamente. Los menores de edad deben contar con autorización de sus padres,   

El Alto: el 70% de alojamientos incurren en varias irregularidades
 

Un análisis de los operativos a alojamientos,   realizados por la Secretaría Municipal de Seguridad Ciudadana de El Alto, identificó que el 70% de esos establecimientos  funcionan en medio de alguna  irregularidad. Según los datos recolectados, el 63% cuenta  con la licencia de funcionamiento de la Alcaldía, mientras  que sólo el 53% logró el certificado de servicio turístico.

  El documento con el que la mayoría de estos negocios cuenta es el NIT. El 94% de los espacios consigue  este documento para empezar sus operaciones. 

El estudio señala que el municipio alteño acoge a  430 establecimientos de hospedaje de los cuales 404 son alojamientos. Gran parte de ellos se encuentran concentrados  en tres zonas céntricas de la  urbe: la Ceja, Villa Dolores y la 12 de Octubre.   

     Un mapa de calor muestra  que en estas mismas zonas se cometen varios delitos. Dentro de los alojamientos ubicados en estas áreas prevalece  la presencia de menores de edad sin identificación y el consumo de bebidas alcohólicas. Ambas situaciones están  prohibidas por ley para los establecimientos de hospedaje.

Las cifras obtenidas también muestran que el 65% de los administradores de los alojamientos no conocen el Código Niño, Niña y  Adolescente. El 45% tampoco conoce la ley de consumo y expendio de bebidas alcohólicas.   

 Consultado sobre el tema, el presidente de la Asociación de Hospedajes Turísticos de El Alto, Bautista Paito Mamani, lamentó que no se cumpla la normativa.    “A nosotros nos rige la  Ley de Turismo y el reglamento  339.  Hay muchos compañeros que ponen un alojamiento y ya atienden sin saber cuáles son su obligaciones. Permiten tomar bebidas alcohólicas  y entrar a menores”.

 

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

1
30