Estudio de ITEI: hijas de Franclin sufren depresión, trastornos y traumas

El juez Orlando Rojas no habría aplicado las Reglas de Bangkok que prioriza la protección de la niñez en causas penales y podría ser acusado por maltrato a menores. El dirigente cocalero está detenido preventivamente un año.
martes, 24 de septiembre de 2019 · 22:22

ANF

El Instituto de Terapia e Investigación sobre las Secuelas de la Tortura y la Violencia Estatal (ITEI) evidenció trastornos, depresión y traumas en las dos hijas del presidente de Adepcoca, Franclin Gutiérrez, a raíz de la mala aplicación de medidas cautelares contra el dirigente cocalero. Una de ellas ya no come y presenta los mismos síntomas de su hermano menor, fallecido en noviembre de 2018.

ANF accedió al estudio que hizo el ITEI al entorno familiar de Franclin Gutiérrez, el mismo concluye que dos menores de 17 y seis años de edad padecen un efecto psicotraumático a raíz de la detención de su padre y de la muerte de su hermano de un año de edad.

El ITEI advierte que es urgente la reunificación familiar en este caso, caso contrario las autoridades judiciales se verían implicadas en maltrato a la niñez por la omisión a la Reglas de Bangkok, que velan la protección del menor en este tipo de causas penales.

“La dos sufren de un TEPT (trastorno de estrés postraumático) y tienen una reacción depresiva, actualmente las condiciones no están dadas para la recuperación de las dos hijas, tanto tiempo que lo que queda de la familia no sea reconstituida; la acumulación de la separación del padre y de la muerte del hermano son elementos afectivos demasiado violentos para que una recuperación sea posible. La reunificación de la familia es urgente”, refiere el estudio realizado del ITEI, desde julio del presente año.

El documento hace referencia que en este tipo de casos las autoridades judiciales deben aplicar las Reglas de Bangkok que prevalece el principio de bienestar de la niñez, por ello la justicia debe buscar medidas sustitutivas a la detención que permitan la reunificación familiar.

Sin embargo, el Juez Octavo de Instrucción Penal de La Paz, Orlando Rojas, que lleva el proceso contra Gutiérrez, no habría aplicado dichas reglas, al contrario, negó la cesación a la detención del dirigente cocalero constantemente, con observaciones desde errores ortográficos hasta mantener el riesgo de fuga con un documento “manipulado” de Migración.

“Es muy probable que la muerte del pequeño Franklin esté ligada a la separación del padre. El daño que está sufriendo toda una familia por medidas judiciales mal adaptadas al caso, es preocupante. Y no es el único caso con estas características. Es urgente que los operadores de justicia puedan seguir un curso sobre la aplicación de las Reglas de Bangkok”, concluye el ITEI, que se publicó el 11 de septiembre.

Respecto a la niña de seis años de edad, presenta problemas alimenticios, ya no come sola. Otras personas tienen que darle la comida a la boca y la pequeña espera la llamada de su padre, detenido en el penal de San Pedro, antes de ingerir alimentos.

La menor presenta una inmensa tristeza, desganó en actividades escolares, perdió peso y está cerca de una anemia crónica y aparentemente tiene los mismos malestares de su hermano menor que falleció en noviembre del año pasado.

Sobre la adolescente de 17 años de edad, ella presenta un ánimo muy bajo y tiene sentimiento de culpa por la muerte de su hermano menor, considera que no fue capaz de cuidar a sus hermanos menores. Muestra desesperación, ánimo bajo, perdió ganas de reír y estudiar.

Ambas menores están alejadas de su padre hace más de un año. Franclin Gutiérrez está encarcelado desde agosto de 2018 porque supuestamente instigó grupos armados para emboscar y atacar a policías en la comunidad San Antonio, La Asunta, donde murió un policía y siete resultaron heridas. 

Las autoridades de la Fiscalía y el Ministerio de Gobierno no mostraron indicios contundentes contra el dirigente, al contrario, hay muchas contradicciones en la investigación e indicios de que lo habrían procesado con algún dato “manipulado”, como el informe de Migración.

Desde que el dirigente cocalero fue encarcelado, su esposa Cristina Acuña realiza todos los trámites judiciales en la ciudad de La Paz, para demostrar la inocencia de su pareja. Sus dos hijas residen en la comunidad de Tajma, cerca de Chulumani.

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.