Salud: Ítems irregulares y pagos dudosos, entre las 6 anomalías en la gestión de Evo

El Gobierno de transición encontró indicios de corrupción y anomalías en programas como Telesalud y el Bono Juana Azurduy. Constató, además, el desperdicio de unas 50 toneladas de medicamentos.
sábado, 04 de enero de 2020 · 00:04

Verónica Zapana S.  / La Paz

La contratación con ítems de médicos  de personal sin profesión  y el pago de montos elevados para el  programa Telesalud son  dos de las  seis anomalías  que fueron halladas  en el Ministerio de Salud durante la gestión del gobierno del entonces presidente  Evo Morales. Según las autoridades actuales,  en estos casos hay vicios de corrupción, improvisación, inadecuada adquisición y falta de información.

“Lo peor que  encontramos  en el  ministerio es la improvisación porque consideramos que esta institución debe ser un elemento técnico, pero  los programas (de salud) fueron  manejados por el calor político y la prebenda. Allá valía más la recomendación de un sector de la población o la negociación con otro”,  dijo  el titular de esa cartera de Estado, Aníbal Cruz.

El Ministro de Salud indicó que  incluso las máximas autoridades  de la gestión anterior no tenían “idea de temas delicados” y  relacionados con   las áreas como  epidemiología, salud renal, cáncer o enfermedades transmisibles.

Cruz explicó que encontraron  “evidentes”  irregularidades, además de casos de corrupción que se conocerán poco a poco. “El Ministerio de Salud se ha convertido en un centro de corrupción, ya que había mucho dinero que se  jugó en esta área”, puntualizó.

Una de las primeras anomalías -según Cruz- es la designación de  1.600 millones de dólares en la construcción de al menos 60 hospitales de primer, segundo y tercer nivel en todo el país, pero  lamentablemente en muchos de los proyectos  aún no se hizo absolutamente nada.  “Es el caso del oncológico de Tolata en Cochabamba, donde sólo ha quedado un letrero y un pedazo de piedra fundamental”, añadió. 

En marzo del año  2016, la   exministra de Salud Ariana Campero y el expresidente Evo Morales firmaron el inicio de la construcción de ese nosocomio de cuarto nivel, que tenía un costo de 105 millones de dólares. Incluía el equipamiento, pero  hasta la fecha no se registraron  avances.

La segunda irregularidad  se refiere al programa  Telesalud. Según Cruz,  el Ministerio  de Salud paga a Entel por cada punto 2.500 bolivianos. Considerando que en el país hay 394,  el monto asciende a 985 mil  bolivianos. “Es un monto elevado”, dijo, e indicó  que “lo peor es que estos puntos dan unas tres conexiones al mes”.

La tercera anomalía se refiere a la  contratación de personal con ítem de médico, cuando la persona   asignada no tenía esa profesión. Es el caso de los 480 funcionarios cubanos que trabajaban como doctores,  pero eran técnicos, choferes, cocineros e  informáticos,  entre otros.

El actual Gobierno halló otra irregularidad -la cuarta-  en  el programa Juana Azurduy. Según las autoridades, la anterior gestión  pagaba a médicos para que vayan a entregar el bono a las comunidades, cuando  los galenos  deberían brindar atención. Ante esa situación,  Cruz anunció que ahora el “70% de esos profesionales” volverán a ser operativos,  es decir que atenderán en los primeros niveles.

El  ministro aseguró que se puede enumerar muchos de aquellos programas “que fueron fuentes de corrupción”. “De todos tenemos  la debida documentación”, añadió Cruz.

La quinta irregularidad  fue la comercialización y la  adquisición de medicamentos. “A veces no hay dinero para comprar un fármaco de la farmacia y muchos se mueren por falta de medicamentos, pero ahora nos  daremos el lujo de desechar 50 toneladas de medicamentos. Eso es inaudito”, remarcó Cruz.

Acotó que ese es un récord mundial “a la ineficiencia, dejadez  e  incapacidad”. Añadió  que las nuevas autoridades en esa área no están para ser inspectoras, sino para cambiar esa forma de trabajo.

De acuerdo con el Ministro de Salud, la sexta anomalía se refiere a la ausencia de datos e información sobre los trabajos y los avances de la anterior gestión en el ámbito de salud.

 “Son 1.200 computadoras del ministerio,  de las cuales el 90% están vacías. Es decir, la información del trabajo de 14 años no existe”, dijo Cruz, y recalcó que se  contrataron forenses informáticos para recuperar y reconstruir los datos.  

Cruz detalló que se planteó como desafíos de la gestión 2020 la institucionalización de cargos, la prevención de enfermedades y la asignación de un  mayor presupuesto.

Resaltó que la institucionalización es “vital” porque  es la “llave”  de la estabilidad laboral, para que las personas más capaces obtengan un cargo por mérito y no por prebenda.

Indicó  que con programas, campañas e información masiva  se puede   prevenir el 80% de enfermedades que se registran en Bolivia. Lamentó además  que el anterior Gobierno haya comprometido  al Ministerio de Salud y  haya generado un déficit de más de 56 millones de dólares, monto que ahora su despacho deberá  cubrir en la actual gestión.

El Ministerio de Salud garantiza la atención del SUS

El ministro de Salud, Aníbal Cruz, garantizó el servicio del Sistema Único de Salud (SUS) en todos los hospitales del país. Dijo que en la actualidad  realiza reuniones con los directores de los nosocomios para  recibir sus demandas. 

“El SUS funcionará. Garantizamos su ejecución y vemos  algunas partidas presupuestarias para garantizar este servicio”, dijo  la autoridad.

Lamentó que hay  algunas cuentas adquiridas de la anterior gestión que en la actualidad  se están saldando. Solicitó al complejo hospitalario de Miraflores “un poco de paciencia”, ya que el Gobierno atenderá sus demandas en ítems e insumos en la medida en que se restablezcan todas las acciones.

Hace una semana,  los ocho directores de los nosocomios del complejo hospitalario se declararon en emergencia  porque no cuentan con dinero para contratar personal y adquirir insumos. 

Los galenos aseguraron que el Gobierno debe 21 millones de bolivianos e indicaron que por eso no garantizan la atención a la población a través del SUS.

El presidente del Colegio Médico de La Paz, Luis Larrea, resaltó que en esa reunión se quedó en que los nosocomios seguirán atendiendo a los pacientes, pero “en la medida de sus posibilidades”.

Cruz resaltó que ya se realizó una mesa de diálogo con el sector para solucionar sus demandas. “Se pagarán las deudas”, aseguró. 

Dijo que Salud aún no podrá absorber los ítems de los municipios tal como se comprometió el anterior Gobierno.
 

 

15