20% de las denuncias por mala praxis son por cirugías estéticas

Inescrupulosos se presentan como especialistas cuando no cuentan con formación. Arriesgan a los pacientes con falsas promesas como “cirugías sin incisiones”.
domingo, 05 de enero de 2020 · 00:02

Madeleyne Aguilar  / La Paz

El 20% de las denuncias presentadas ante  la  Asociación  de Víctimas de Mala Praxis en Salud son casos de cirugías estéticas. Según la Sociedad Boliviana de Cirugía Plástica, Estética y Reconstructiva,  en el país hay  personas que realizan este tipo de intervenciones sin la capacitación  ni el equipamiento necesario.

De acuerdo a sus registros, en Bolivia  sólo hay 78 profesionales que  cumplen con los requisitos para realizar cirugías estéticas. 

“De los casos que recibimos, un 20% son por intervenciones estéticas (...) lamentablemente, hay personas que engañan a las personas que quieren someterse a estos procedimientos. Se presentan como profesionales con especialidades cuando no cuentan con ninguna formación. Muchas veces aparecen hasta en clínicas privadas”, indicó   la presidenta de la  Asociación  de Víctimas de Mala Praxis en Salud,  Vilma Torres.

El 27 de diciembre, la modelo cochabambina  Nataly C.V.  acudió a la clínica Urkupiña, de la ciudad de Santa Cruz, para realizarse  una lipoescultura. La intervención se complicó y fue trasladada a la clínica Figueroa, donde  falleció a  las 2:00 del  28 de diciembre. El informe forense señala que hubo una  perforación de  la   arteria renal derecha que le causó una hemorragia interna. El médico que realizó la intervención, Richard Ch., abandonó el país rumbo a Argentina.

Torres agregó que hay más casos como éste, especialmente en la capital oriental.  En Cochabamba, donde está la Asociación  de Víctimas de Mala Praxis,  se conocen tres denuncias, desde el 2017.  En los tres casos  las  intervenciones estéticas fueron hechas por un mismo médico. 

“Él ofrecía servicios como cirujano plástico porque las operaciones  eran en el rostro. Los cortes debían hacerse estéticamente. Les provocó unos tumores  en la mandíbula”, narró Torres.

Nataly pretendía participar de un certamen de belleza.

Falsos cirujanos

Consultado por el caso de Nataly,  el presidente de la Sociedad Boliviana de Cirugía Plástica, Estética y Reconstructiva,   Javier Ruiz, señaló: “Ese médico no es cirujano plástico”. 

Los cirujanos especialistas  señalan que hay muchos casos de   “intrusión” -apropiarse de un cargo sin la formación adecuada-. Señalan que  está acción está  penada por ley y  pone en peligro a los pacientes.

“En diferentes partes del mundo se dictan cursos de tres meses, seis o un año -presencial o semipresencial- para hacer medicina estética, que no es una especialidad. No cumplen los requisitos de tiempo, ni de formación”, denunció el cirujano plástico Jorge Ríos.

Esas personas -no capacitadas-   ofertan tratamientos con imágenes falsas o sacadas de internet. Con engaños, prometen realizar “operaciones con  láser” o “cirugías sin incisiones”.

El director del Colegio Médico de La Paz, Luis Larrea, remarcó que “los esteticistas no son reconocidos” por esa institución. No son cirujanos. “Ese título de especialidad se da a los médicos que hacen tres  a  cuatro años de especialidad”,  apuntó.

La presidenta de la Asociación de Esteticistas de Bolivia (Asoesbo), Eliana Bravo, explicó que  los  médicos estéticos sólo están capacitados para realizar procedimientos no quirúrgicos, faciales y corporales, todos enfocados principalmente al rejuvenecimiento facial, a la disminución de grasa y a combatir la celulitis. Este personal  no realiza cirugías invasivas, lo que hace un cirujano plástico.  

Esta instancia aglutina a  profesionales esteticistas, cosmiatras, cosmetólogas, masoterapeutas, maquilladoras y otros. 

“No son pocas las personas que desconocen a qué especialista acudir para hacer un cambio en su apariencia. También abundan personas inescrupulosas que  movidas por su afán de lucro  invaden el terreno de otros profesionales, sin importar las consecuencias”, manifestó Asoesbo  en un comunicado.

En él, recoconocen que la cirgía plástica, frontoplastia, rinoplastia, bichectomía, mentoplastia, ritidoplastia, mamoplastia, lipoescultura, lipectomía, gluteoplastia y cirugía postbariátrica no está dentro de sus funciones.

Los riesgos de las cirugías

Pero incluso para un cirujano especialista  pueden surgir  complicaciones. El cirujano plástico Jorge Ríos señala que hay  una “cadena de errores” a evitar.

El primer punto es la capacidad del cirujano. Éste debe tener la  habilidad de resolver cualquier  posible complicación.

El quirófano debe estar bien equipado y  esterilizado. Dependiendo de la cirugía, se puede requerir  una terapia intensiva.

Se requiere un equipo de profesionales de al menos cinco personas: el anastesiólogo, el cirujano, un instrumentador, un ayudante, que puede reemplazar al cirujano, y un circulante (el que pasa los insumos).

Además, antes de la cirugía, se necesitan exámenes complementarios, como exámenes de sangre, de orina, valoración cardiológica y por un anestesiólogo. Además puede pedirse  ecografías, tomografías o radiografías.    

Se  recomienda  a la población que opta por estas intervenciones  exigir al médico el  título de especialista; verificar que haya un equipo de profesionales y  que el quirófano esté equipado y esterilizado.

Una protesta contra la  negligencia  médica.
Foto: Asociación  de Víctimas

Cómo realizar una denuncia

El asesor jurídico de la Asociación  de Víctimas de Mala Praxis en Salud, Benjamín Jiménez, indicó que  la denuncia deben empezar en el Servicio Departamental de Salud (Sedes). “La unidad de calidad de servicios registrará el caso e inmediatamente ellos visitarán el centro o clínica involucrada”, explicó. 

La denuncia puede ser presentada en forma escrita, con una nota sencilla, o un memorial de un abogado. Si es oral, se la deberá redactar. En todo caso, se debe registrar la recepción y el denunciante la firmará.

Otra opción es contactarse con la asociación para pedir asesoramiento. “En este caso mandaremos un  memorial al Sedes, firmado por los miembros de la asociación y la persona denunciante”, explicó  Jiménez.

Esta instancia  brinda asesoramiento a  casos en Yacuiba, Tarija, Santa Cruz, Oruro, La Paz y Cochabamba. El abogado destacó que apoyados en la Ley 341  de Control Social, también pueden interpelar  a autoridades en Salud si esto fuera necesario.

Nataly,  Aranda y otras víctimas 

La modelo Nataly C. V. y el cantante Juan Carlos Aranda son algunas de las víctimas de mala praxis  en tratamientos estéticos  de los últimos años. Además, se registraron más casos de  graves daños a la salud por esos tratamientos.

Después de la muerte de Nataly la mañana del 28 de diciembre, el médico Richard Ch. y su asistente Vanesa J. salieron del país. “Por la tarde, luego del fallecimiento,   cruzaron la frontera de Yacuiba. Ni migración ni la Policía conocían los hechos”, explicó el director de Migración de Santa Cruz, Héctor Montero,  a medios locales. 

Reveló que Richard  Ch. es ciudadano norteamericano. Ingresaba y salía del país constantemente. Se solicitó a  la Interpol coadyuvar en su localización  para el proceso legal.

La familia de Nataly pidió cambiar la tipificación del delito a “asesinato”, cuando supo que el médico no contaba con las licencias necesarias para operar.

El 1 agosto del 2015 el cantante del grupo Irreversible  Juan Carlos Aranda falleció cuando se sometía a una cirugía estética. Primero, hubo una  querella contra el médico  por negligencia, pero luego  el caso se  procesó como “homicidio culposo”.

Aranda ingresó a una sala de operaciones  para que se le reduzca el volumen del abdomen y del cuello. La cirugía se le realizó en la Clínica 6 de Agosto, en La Paz. Un día después  perdió la vida. 

El  galeno que hizo la cirugía emitió un informe en el que especifica que la causa de su partida fue un paro cardiorespiratorio. Cuatro días después la familia presentó una denuncia por homicidio culposo y negligencia médica contra el cirujano.

El 20 de agosto de ese año el juez Fernando Rivadeneira dictaminó medidas sustitutivas para el médico acusado. Señaló que se había  provocado una  perforación  en el intestino de Aranda  durante la liposucción.

Tanto la parte querellante como la defensa  apelaron  el fallo. En esa audiencia  surgió otra denuncia contra el médico que atendió a Aranda.

Marcelo Q. denunció que su hermana melliza se sometió una intervención quirúrgica para mejorar la apariencia de sus pantorrillas y poco después empezó a sufrir dolores en las piernas y  la espalda.

“Justamente después que nos enteramos de esta noticia, mi hermana se animó a denunciar.  Ella tenía miedo de las críticas de la familia. Si hubiera otras víctimas, quisiera que se sumen a esta denuncia”, dijo entonces Marcelo.

La Asociación de Víctimas de Mala Praxis en Salud señaló que muchos de las denuncias provienen de Santa Cruz.

“Por ejemplo, una señorita tiene osteomielitis ocasionado porque un supuesto cirujano plástico le colocó aceite de avión en los glúteos”, lamentó la presidenta de esa asociación, Vilma Torres.

Otros problemas que las personas enfrentan por mala praxis en cirugías son:  asimetrías, deformidades, infecciones, parálisis, pérdida de sensibilidad, necrosis (muerte de tejido) y en el peor de los casos  la muerte.

2
10

Otras Noticias