Feminicidas: 94% planificaron crímenes y 22 tienen sentencia

Según el registro de Página Siete, 38 víctimas perdieron la vida a golpes propinados por sus parejas. Otras 36 fallecieron a causa de ataques con cuchillos, incluso con 88 puñaladas
domingo, 05 de enero de 2020 · 00:03

Luis Escóbar  / La Paz

Una semana antes del Día de la Madre -el 27 de mayo del año pasado-  dos policías  del Batallón de Seguridad Privada de Santa Cruz esperaron a que Rigoberta Barrios salga a trabajar a las 6:00. La secuestraron, asesinaron y la enterraron en un turril. Uno de los verdugos era  expareja  de la víctima y padre de su niña de  meses.

  Al igual que los asesinos de Rigoberta,  de los 117  feminicidios  en 2019, el 94% de los autores  planificaron los crímenes contra sus esposas, novias y exparejas, según un registro elaborado por Página Siete. 

Incluso  los feminicidas definieron cómo  escapar  y evadir a la justicia. En al menos cuatro  casos participaron entre dos y cuatro agresores, por eso el número de  acusados en la gestión anterior asciende a 125. De ellos, sólo 22 tienen sentencia.    

 En el caso de Rigoberta, su exmarido y su camarada planificaron  y ejecutaron el feminicidio. Compraron un “chip” y lo registraron a nombre de la expareja de la víctima.  Desde ese número enviaron varios mensajes con amenazas de muerte para eliminar toda sospecha sobre ellos.

Para la activista Patricia Flores, un hombre no se convierte en feminicida de la noche a la mañana, en su psicología su pareja siempre fue un objeto de su propiedad. “Cuando la víctima quiso romper el círculo de la violencia y  dejarlo, el hombre siempre reaccionó con un incremento de violencia”, explicó. 

La especialista   sostuvo  que hay casos en los que las víctimas denunciaron  que se sentían amenazadas y  pidieron auxilio porque ya vieron señales de agresiones a ellas y a sus niños, pero no recibieron ayuda.  “Es una situación muy grave porque la violencia contra las mujeres no es un hecho aislado, es una tragedia social que vive el país.  No es el alcohol y  las drogas, es la violencia. Lo que hacen  estos narcóticos  es acentuar esa naturaleza”, dijo. 

La socióloga Sonia Montaño consideró que ese tipo de feminicidios demuestran el debilitamiento de la masculinidad de los hombres. “Al no poder cumplir el rol de proveedores, se alimentan con un discurso de odio y comienzan a planificar el momento más cruel. Eso es lo que caracterizan los actuales crímenes a las muertes de  hace 20 años,  ahora lo que marcan los feminicidios es la premeditación y la crueldad”, afirmó.

 Fue el caso del cruel asesinato de Abigail, una joven de 18 años que fue golpeada brutalmente   por su exenamorado.  El agresor -que era un compañero de colegio-  arrojó el cuerpo sin vida de  la víctima    en un  barranco cercano a su casa.

Según  el registro de Página Siete, 38 víctimas de feminicidios  perdieron la vida a golpes y con saña.  Otras 36 fallecieron  a causa de ataques  con  cuchillos, incluso  hay mujeres que  fueron asesinadas con 88 puñaladas. Fue el caso de Yenifer E.R., una joven de 21 años y madre de un niño que quedó en la orfandad.

Otras 26 perdieron la vida por asfixia  mecánica y  10 fueron asesinadas con  armas de fuego. Dos  fueron obligadas a  tomar veneno, dos fueron atacadas con dinamita y  tres fueron quemadas, según el reporte de este medio.

¿Quiénes son los feminicidas?  65  eran esposos o novios, 35 eran exparejas, ocho no fueron identificados, diez eran desconocidos, cuatro eran  amigos y tres eran familiares, de acuerdo con el registro de este  medio.  

Flores consideró que para  evitar estos crímenes debemos “educarnos como sociedad” en todas las esferas, desde el colegio, la policía y la justicia. “Las mujeres deben entender que en las relaciones de pareja las mujeres deben ser conscientes  que cualquier hecho de violencia es una alerta de peligro”, añadió.

 

“Golpear es una señal gravísima y como sociedad debemos emprender  procesos educativos para eliminar la violencia desde los  niños, en relaciones de pareja y más cuando se constituyeron hogares”, apuntó . Añadió que los  medios de comunicación son  muy importantes en esta tarea.

¿Cuál es la situación actual  de los 125 acusados de feminicidio en 2019? Hasta la fecha sólo 22 tienen una sentencia y 52 -la gran mayoría-  aún permanecen imputados  o acusados de cometer este delito.  Diez se quitaron la vida después de cometer el hecho, diez  tienen acusación formal,  18 están en etapa de preliminar y  ocho están prófugos, entre otros (ver infografía). 

Para Flores, el reducido número de  sentenciados demuestra la profunda crisis del sistema judicial. “Hay una ausencia de políticas efectivas para atender los casos de violencia contra las mujeres en  las instancias policiales y  el espectro judicial. Lamentablemente no es prioridad del Estado la lucha contra la violencia hacia las mujeres”, afirmó.

Para la activista, esas dramáticas cifras demuestran que  la justicia es “profundamente” machista, patriarcal y violenta contra las mujeres. “Desde que hacen la denuncia hay una larga cadena de revictimización y  maltrato hacia ellas”, puntualizó.

Hay  5  policías y un militar acusado

De los 125  acusados por los 117 casos de feminicidios, cinco eran policías y uno era militar, de acuerdo con un  registro elaborado por Página Siete.

Dos policías -uno de ellos era expareja de la víctima- asesinaron en mayo del año pasado  a Rigoberta Barrios en la ciudad de Santa Cruz.

En abril,  un policía mató con un disparo a Noelia Magalí Villarroel en la ciudad de Cochabamba.

En diciembre, un efectivo policial mató con varios disparos  a Silvia en la ciudad de Tarija. Fue enviado al penal de Morros Blancos.

Este reporte periodístico revela que   ocho victimarios  tienen entre 16 y 18 años,  43    entre  19  y 29, son 60 que  tienen entre 30 y 59, y hay cuatro  adultos mayores. 10  no fueron identificados.

Punto de vista

Mónica Novillo,  Dir. de la Coordinadora de la Mujer
“Debe ser  prioridad del Estado”  

Lamentamos que exista un incremento progresivo de feminicidios en Bolivia. Debemos recordar que el 2018 iniciamos el año alertando de esa aceleración. Un elemento que no se aborda es que muchas de las mujeres víctimas de estos hechos son responsables de los ingresos del hogar, por lo que tienen al cuidado de los niños  y en algunos casos representan los únicos  ingresos  para sostener a la familia de uno, dos o  tres niños.

Considero que los impactos del feminicidio recién los estamos sintiendo, por lo tanto, debe ser una prioridad para el Estado boliviano  enfrentar con políticas serias y atender la muerte de una mujer  en términos sociales.

Más de

Valorar noticia