Unicef: La lucha contra la pobreza comienza con la igualdad para niñas, adolescentes y mujeres

Siete de cada 10 mujeres generan ingresos en la economía informal, a menudo a tiempo parcial, sin ningún tipo de protección social.
domingo, 11 de octubre de 2020 · 15:43

Página Siete Digital

Hoy, que se recuerda el Día Mundial de la Niña y el Día de la Mujer Boliviana, Unicef, ONU Mujeres y OIT resaltan la urgencia de asegurar que las niñas y adolescentes puedan acceder a oportunidades de educación, en igualdad de condiciones. La educación es la principal fuente de cambio en cualquier proceso, y les permite a niñas y adolescentes esculpir las bases de sus proyectos de vida.

En ese marco las organizaciones remarcaron a  través de una nota de prensa, que “las brechas entre los géneros se agudizaron por la Covid-19. En la cuarentena se confirmó que los roles de género prevalentes limitan el desarrollo integral de las niñas, adolescentes y mujeres: el tiempo disponible para capacitarse, formarse o participar en el mercado laboral y la vida política son reducidos porque sobre ellas recae tradicionalmente todo el trabajo doméstico y de cuidados no remunerados en los hogares”.

Para superar las brechas, se trabaja en las Mesas de Género y Niñez del Pacto Global de Naciones Unidas (NNUU), representada por la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia, en alianza con dichas agencias internacionales y con el apoyo del Banco Nacional de Bolivia y Banco FIE, realiza la campaña “Niñas y Mujeres Transformadoras”, celebrando el día de la mujer boliviana y el Día Internacional de la Niña.

Resaltaron que aún se debe trabajar, “en garantizar que estas niñas y adolescentes puedan incorporarse en los mercados laborales como mujeres profesionales exitosas”.

De acuerdo a datos proporcionados por NNUU, las mujeres en América Latina tienen una ventaja importante para conseguir este objetivo: el número de mujeres con estudios terciarios supera al de hombres. De hecho, entre los nacidos en 1990, 40% de las mujeres que trabajan tienen educación terciaria, frente a 25% de los hombres.

Pero el organismo remarcó, que ellas deben enfrentar el reto de conciliar el trabajo remunerado con las responsabilidades familiares, repartidas de forma no equitativa, y como resultado, su inserción laboral resulta precaria: siete de cada 10 mujeres generan ingresos en la economía informal, a menudo a tiempo parcial, sin ningún tipo de protección social. Además, deben hacer frente a otras desigualdades en el mundo del trabajo, como la segregación ocupacional, la brecha salarial, el acceso a puestos jerárquicos y la exposición a situaciones de violencia y acoso.

 

 


   

3
2

Otras Noticias