Argentina roza el “top 5” de casos Covid-19 en el mundo

Con 903.730 contagios y 24.186 muertes desde marzo, está detrás de EEUU, Brasil, India, Rusia y Colombia. Camas de cuidados intensivos están al 64,3%.
miércoles, 14 de octubre de 2020 · 00:04

EFE /  Buenos Aires

Con 903.730 contagios y 24.186 muertes desde marzo, Argentina roza el quinto puesto del mundo por número de positivos tras casi siete meses de fuertes restricciones para frenar el virus, mientras aumentan las discrepancias políticas y las protestas en las calles por la gestión del Gobierno peronista.

Según el recuento independiente de la Universidad Johns Hopkins, el país sudamericano, donde desde el principio de la pandemia se antepuso la necesidad de proteger la salud sobre la economía, se ubica en sexto lugar por número de afectados, por detrás de Colombia -que registra 15.354 positivos más-, Rusia, Brasil, India y Estados Unidos, y en séptimo en cuanto a personas recuperadas: 732.582.

Respecto al número de fallecidos, Argentina está en décimo segundo lugar, aunque preocupa que en la última semana se haya registrado de nuevo récord de decesos en el país, con 515 victimas mortales el pasado viernes.

Retorno a clases

Este lunes, el Ejecutivo de Alberto Fernández oficializó el inicio de una nueva extensión, esta vez hasta el 25 de octubre, de las medidas de aislamiento social, preventivo y obligatorio en núcleos de 18 provincias, incluida el área metropolitana de Buenos Aires (AMBA), la más poblada del país y que engloba a la capital y su populoso alfoz, dependiente  de la provincia bonaerense.

Asimismo, el resto de distritos estarán bajo medidas de distanciamiento social, más laxas y apuntando más a la prevención.

En las dos modalidades siguen prohibidos los eventos culturales, recreativos o religiosos en espacios públicos o privados que congreguen más de 10 personas y los eventos sociales en espacios cerrados.

También están restringidos  deportes con más de diez participantes; los cines, teatros, clubes y centros culturales.

Sin embargo, sí se dio luz verdad a un plan de regreso progresivo y seguro de las clases escolares presenciales,  que comenzará por los distritos que presenten bajo riesgo.

 Entre ellos la capital, donde vuelven poco a poco a abrir sus puertas las escuelas con los alumnos del último nivel de cada ciclo escolar. 

Se hará por turnos, con grupos de diez alumnos y un docente y en un formato “burbuja” para que no se crucen con otro grupo, lo que permitirá que si se detecta algún escolar o profesor con síntomas del virus, se aislará a ese grupo y no al centro entero.

Si bien en los primeros meses de la pandemia el AMBA acumuló la gran mayoría de contagios, en las últimas semanas el panorama cambió y la situación empeoró en varias provincias del interior, donde se elevó el riesgo de colapso de su sistema sanitario.

En el conjunto nacional, las camas para enfermos que necesitan cuidados intensivos están al 64,3 % de su capacidad, cifra que, por ejemplo, en la provincia de Córdoba se eleva al 79 % y en  Rosario al 87 %.

Según los últimos datos difundidos por el Ministerio de Salud, la provincia de Buenos Aires volvió a liderar el ranking de nuevos casos, con 2.221 positivos en 24 horas (ya acumula 470.653), seguida por Santa Fe, con 1.711 (64.610 totales), Córdoba, con 1.120 y 52.937 acumulados.

Protestas contra el actual gobierno

A pesar de las restricciones, lo cierto es que desde hace ya tiempo el cansancio de la población con las medidas de cuarentena, en un país que arrastra una grave recesión desde 2018, sin un horizonte de mejora, se hace patente en las calles. Y los controles son menos exigentes.

Este domingo, miles de personas, convocadas a través de las redes sociales, salieron a las calles para protestar contra la gestión de la pandemia o la reforma del Poder Judicial que impulsa el Gobierno.

Aunque aparentemente la convocatoria no surgió de ninguna formación política, referentes de Juntos por el Cambio, coalición del expresidente Mauricio Macri, como la exministra Patricia Bullrich, avalaron la manifestación, que llega precedida de otras del estilo en los últimos meses.

La tensión llegó hasta  puertas de la residencia presidencial, donde se congregaron seguidores y detractores del Gobierno, y también ante el edificio donde  vive la   vicepresidenta Cristina Fernández.

 

 

 

 


   

Más de