Los niños venezolanos sin nombre en Bolivia

El viacrucis de los migrantes cuando buscan un certificado de nacimiento para sus hijos que nacieron en el país. El desconocimiento vulnera sus derechos.
jueves, 15 de octubre de 2020 · 00:04

 Liliana Aguirre, Connectas

Oscary, de cabello rizado y negro azabache, nació en el Hospital de La Mujer, en La Paz, hace 11 meses. Su madre es de Caracas y es una de los cerca de 10.000 venezolanos migrantes o refugiados que se encuentran en Bolivia, según conteos no oficiales de la Dirección Nacional de Migración. Cuando les dieron el alta médica, a la mamá le entregaron un certificado de nacido vivo y le recomendaron cuidarlo, ya que era fundamental para tramitar el certificado de nacimiento de la niña. La madre acudió a un Registro Civil con el papel, donde le dijeron que no podían darle nada para su hija porque ella era extranjera. La progenitora aclaró que la bebé nació en Bolivia pero no importó, le negaron el trámite.

“Así pasaron los días, mi hija tenía ya dos meses y nada. Estaba desesperada y busqué ayuda de madres bolivianas que me acompañaran al registro, ya que no contaba con medios para obtener el apoyo de un abogado. Además esas personas fueron mis testigos para el trámite”, contó la mujer de 21 años, de quien no se revelan más datos para resguardar la identidad de su bebé.

En La Paz, una ciudadana  venezolana con su bebé en brazos pide ayuda,
Foto:Archivo Página Siete

Con el apoyo de otras mujeres, la mamá de Oscary fue a la oficina de Registro de la calle 21 de Calacoto de La Paz, donde una funcionaria atendió el requerimiento a regañadientes. Quien escribe esta nota puede dar fe de ello, ya que se presentó como testigo para el trámite. “La funcionaria me observó el nombre que le ponía a la niña, ya que dijo que le sonaba como de hombre y puso una serie de peros como que el padre no esté presente, pese a que le dije que soy madre soltera. Parecía que le incomodaba que yo era extranjera, pero al final lo hizo”.

Lo que dice la Constitución

El artículo 141 de la Constitución Política del Estado señala que “son bolivianas y bolivianos por nacimiento, las personas nacidas en el territorio boliviano”. Además, las madres solteras tienen la posibilidad de dar un apellido convencional a sus hijos gracias al artículo 65 de la Carta Magna: “En virtud del interés superior de las niñas, niños y adolescentes y de su derecho a la identidad, la presunción de filiación se hará valer por indicación de la madre o el padre”.

El director departamental del Servicio de Registro Civil (Serecí) de La Paz, Diego Tejerina, señaló que este no es un caso aislado. “Hemos estado trabajando no solo con hijos de venezolanos, sino de extranjeros que han tenido sus hijos en Bolivia. Se ha hablado con la (Pastoral) Caritas, la Defensoría de la Niñez y la Adolescencia (DNA) y la Iglesia Católica a través de un brazo social. Muchas veces el problema no es el Registro Civil en sí, son los requisitos que tienen que cumplirse”. 

Tejerina precisó que además de contar con el certificado de nacido vivo y dos testigos empadronados, los padres precisan figurar en el registro biométrico para poder inscribir a sus hijos. “Una de las competencias del Servicio del Registro Cívico (Serecí), en lo que establece la Ley 018 de 2010, indica establecer un registro biométrico de las personas naturales que garantice confiabilidad, autenticidad y actualidad de los datos. A partir de 2017, Serecí cuenta con el registro civil biométrico, en el cual toda persona necesariamente tiene que estar empadronada y ser parte del Registro Civil”.

Una niña venezolana, en una calle de la ciudad de La Paz.
Foto: Christian Calderón.

El Serecí tiene un sistema que permite cruzar datos de los progenitores de los menores que sean inscritos. En el caso de ciudadanos bolivianos, éstos se hallan en el padrón biométrico si se empadronaron para votar. Según Tejerina, muchos migrantes no cumplen ese requisito porque temen acercarse al Serecí por su situación migratoria, pero la realidad es que su estatus migratorio no causa impedimento para que se registren en el padrón biométrico. 

¿Qué hacer para que un extranjero figure en el padrón, ya que ellos no votan en elecciones nacionales? “Toda persona que viene se le toma la huella dactilar, las fotografías, se escanea su cédula de identidad u otro documento que autentifique que es él. Todos los venezolanos tienen un formulario de ingreso y de estadía que tiene fotografía y eso les sirve (…). Este registro solo toma 10 minutos de trámite. A nosotros esto nos garantiza la autenticidad y unicidad de que estamos entregando los certificados a la persona que dice ser”, señaló Tejerina.

Desconocimiento

La Pastoral Social Cáritas Bolivia no ha sido indiferente a la situación de estos niños, y, con el apoyo de Unicef, coadyuva a que estos menores de edad obtengan este derecho fundamental. “Tenemos casos de niños que ya tienen año y medio que solo tienen el certificado de nacido vivo porque en los registros civiles los funcionarios no les ayudan a sus padres”, señaló el abogado Marco Antonio Arandia Arenas, consultor legal en la Pastoral de Movilidad Humana de Cochabamba. 

Arandia afirmó que hay mucho desconocimiento sobre derechos humanos entre el personal de los registros civiles, como es el caso del acceso a la identidad. “Hemos tenido contacto con la doctora Miriam Enríquez, del Serecí en Cochabamba, quien nos ha ayudado mucho para avanzar en este tema, es como un ángel para nosotros, y cuando los menores reciben su certificado es una alegría porque la inscripción en el Registro Civil y la concesión de su certificado le proporcionará al recién nacido la capacidad jurídica. Es decir, será reconocido como miembro de la sociedad, por lo que tendrá una serie de derechos”.

Otro de los casos que lleva la Pastoral Social Cáritas es el de una madre soltera que no puede sacar el certificado para su bebé, ya que en el Registro Civil le piden corroborar la no existencia del padre, pese a que este requisito no es solicitado para una mujer boliviana que vaya a solicitar el certificado de nacimiento. “Estamos coordinando con la DNA”, dijo Arandia. Por su parte, Tejerina resaltó la importancia de la identidad para evitar todo tipo de trata de personas por tener un niño indocumentado, y aclaró que la sola palabra de la madre basta para emitir el documento.

El abogado constitucionalista Dante Escóbar Alconcé enfatizó en que “es una obligación tanto de funcionarios como de los ciudadanos el hacer respetar el principio de igualdad de todos los estantes y habitantes de este país. Por lo tanto, no podemos ser susceptibles de ningún tipo de discriminación y esto está establecido en el artículo 13 de la Constitución en cuestión de nacionalidad y ciudadanía. Como la nacionalidad boliviana se adquiere por nacimiento y naturalización, las omisiones que vayan a ser incumplidas por determinados funcionarios públicos atentan contra un determinado grupo vulnerable y más al tratarse de migrantes”.

Luego de superar una serie de dificultades que se sumaron a la pandemia, finalmente Oscary tiene todos los documentos que garantizan su derecho a la identidad. “Después de que me dieron el certificado de nacimiento debía recoger en 10 días la resolución del apellido convencional, me hicieron ir hasta tres veces y en una de ellas me dijeron que mis testigos no habían firmado unas fotocopias, así que tuve que pedir que vuelvan a ir, con lo que todo se demoró más de un mes y medio. Con todos esos papeles me fui al Servicio General de Identificación Personal y logré sacar su cédula”, narró la madre.

La historia no termina ahí. Arandia explicó que muchos venezolanos y sus hijos nacidos en Bolivia se van hacia Chile sin obtener ni un carnet de identidad. “No deja de preocuparnos que se vayan así y estén expuestos a muchos peligros que conlleva a estos niños el no tener papeles”. 

Funcionarios bolivianos observan hasta los nombres que se pone a los niños venezolanos.
Foto:Archivo Página Siete

“Negarse a emitir cualquiera de estos documentos sería una flagrante vulneración al derecho a la identidad”, concluyó Escóbar Alconcé. El certificado de nacimiento es un requisito principal para obtener una cédula de identidad, documento esencial para ejercer derechos como ciudadano. Es el primer paso para que miles de niños como Oscary puedan acceder a servicios de salud y educación en Bolivia, o al menos puedan continuar su ruta migratoria con nombre propio.

Este trabajo fue elaborado para el proyecto Puentes de Comunicación organizado por la Deutsche Welle y Efecto Cocuyo.

 

Sobre la última encuesta de Página Siete

Si usted es de los que necesita estar bien informado, puede acceder a la encuesta electoral completa de Página Siete, suscribiéndose a la aplicación PaginaSietePro que puede descargar de App Store o Google Play

 


   

21
6

Otras Noticias