Potosí: familias de 302 fallecidos por Covid-19 exigen identificar los restos

222 cuerpos fueron sepultados en el Cementerio General potosino y 80 en el camposanto Covid. Autoridades locales y dolientes instalarán mesas de trabajo con la Fiscalía para encontrar una solución.
sábado, 17 de octubre de 2020 · 01:36

Verónica Zapana S.  / La Paz

Las familias de 302  muertos por la Covid-19 sufren un calvario. Además de perder a sus seres queridos por la pandemia  y no asistir a los actos fúnebres, ahora no saben dónde fueron enterrados los restos. Ante esa situación, los dolientes exigen exhumar los cuerpos para realizar una respectiva identificación. 

Para el  jefe de Epidemiología del Servicio Departamental de Salud (Sedes) Potosí  Huáscar Alarcón, desenterrar los cadáveres es una solicitud muy riesgosa. La autoridad local pidió tolerancia a las familias.

“Mi mamá murió por Covid-19 a finales de julio. La sacaron del hospital y la llevaron directamente al Cementerio General. No nos dejaron ingresar para ver dónde sería enterrada. Ahora no sé dónde mi mamá está descansando”,  dijo   Claudia a Página Siete.

Desde hace una semana, ella y otros familiares de otras víctimas de la pandemia protestan para exigir la exhumación de los cuerpos para reconocer a sus parientes y darles una cristiana sepultura.

Luego de las protestas, la Alcaldía de Potosí y los familiares se reunieron ayer para tratar de llegar a un acuerdo. Ante este pedido, se realizaron inspecciones dentro del camposanto donde verificaron que efectivamente no hay ninguna “señal” para identificar los nichos de los difuntos.

Según  el  director municipal de Servicios de Potosí  Gonzalo Rúa,   este conflicto se registra  en el Cementerio General de Potosí, donde “se enterraron 222 muertos por Covid”, pero como el camposanto ya sobrepasó su límite, los cuerpos de otras víctimas del virus se llevaron al Cementerio Covid que se habilitó en Karachipampa. 

En este último espacio no se reportaron problemas porque el terreno es plano y los dolientes sí conocen  dónde fueron sepultados sus muertos. Sin embargo,  existen otras 80 familias que aseguraron que no conocen el lugar donde fueron enterrados sus seres queridos;  además, reclamaron porque los restos  no  recibieron cristiana sepultura de acuerdo con los protocolos del Ministerio de Salud. 

 En total, las familias de 302 muertos por Covid no saben dónde fueron enterrados.

Rúa explicó a Página Siete que luego de esa inspección, las autoridades locales decidieron que desde el lunes se conformarán mesas de trabajo que incluirán representantes del Sedes y de la Fiscalía para ver si es prudente la exhumación.

La autoridad  sostuvo que el problema se produjo porque las funerarias entregaron mal la información a los familiares. “Ellos tomaron fotografías de un entierro y enviaron las mismas imágenes a varios familiares indicando que ese era el lugar donde fueron enterrados sus difuntos. Luego cuando ingresaron al cementerio, muchos coincidieron en el mismo espacio y eso generó el conflicto”, contó.

En los últimos días, el Concejo Municipal de Potosí realizó ayer una inspección al cementerio Covid  y verificó  que efectivamente no existen buenas condiciones en el lugar. 

“Lamentablemente  (los dolientes) pasan un dolor porque peregrinan para exhumar sus cadáveres”, dijo el concejal Charles Tito, quien explicó  que no se cuenta con una evidencia sobre dónde fueron enterrados los muertos, según el diario El Potosí.

Un familiar contó que primero puso una cruz en un lugar y luego tuvo que recorrer la pieza porque no coincidía con los planos. “No se sabe aún dónde están nuestros muertos. Necesitamos identificar los restos para darles una cristiana sepultura y  recordarles en las próximas fiestas de Todos Santos”, dijo.

De acuerdo con Rúa, en el caso del Cementerio General potosino,  este fin de semana se cruzará información con las funerarias, el maquinista, el sepulturero y el administrador del camposanto. “Hacemos una delimitación y cruzaremos la información para  saber dónde fueron enterrados y conocer de forma certera los lugares, porque ahora sólo tenemos información muy general”, sostuvo.

 Alarcón   indicó que “de ninguna manera aprueban la exhumación, porque cuando una persona muere tiene líquidos exudados y aerosoles. Esta situación puede provocar que (los vivos) se enfermen de otras patologías, no sólo de Covid”, explicó.

El  jefe de Epidemiología del Servicio Departamental de Salud (Sedes) Potosí dijo que todavía no existe un protocolo legal para hacer una  exhumación de cuerpos que perdieron la vida por la Covid-19, aunque se vio que sacaron restos en los departamentos de Oruro y Cochabamba.

  “Esa tarea se puede hacer a partir de los 25 días después de la muerte de la persona porque el virus ya no está presente en el cadáver de un paciente con coronavirus”, aseguró la autoridad, pero reiteró que no están de acuerdo con las exhumaciones, ya que  se realizan con un requerimiento  de la Fiscalía.

Atención y  medida

  • Propuesta Gerardo Martínez, concejal del municipio de Potosí,  presentó un proyecto de ley de perpetuidad de las tumbas de las personas que perdieron la vida  por coronavirus. Además, la norma contempla la implementación de nichos para los que fallecieron por esta enfermedad y fueron cremados,  de acuerdo con  el diario El Potosí. 
  • Presupuesto  El proyecto requiere una inversión de más de 121 mil bolivianos.
  • Alternativa  Martínez   dijo que de este modo buscan que los familiares cuenten con un espacio para recordar  a sus seres queridos, según el  periódico El Potosí.
     

 

 


   

Más de
1
1