Alerta en 2 regiones: Bolivia está más cerca y lista para un rebrote

Según las autoridades regionales y nacionales, la primera oleada de la pandemia permitió a los sistemas de salud actuar sobre la emergencia, habilitar camas y UTIs.
domingo, 18 de octubre de 2020 · 00:22

 Luis Escobar  / La Paz 

En las últimas semanas, Bolivia  registra una desescalada de casos positivos de Covid-19: sin embargo, en  los últimos días, Santa Cruz presenta  un leve incremento de nuevos infectados. Esta situación pone en alerta a las autoridades locales de salud, quienes temen que  esta región ya  está ingresando a un rebrote de la pandemia. La Paz  también reportó una leve subida de nuevos pacientes positivos,  pero las autoridades de este departamento  prefieren esperar un tiempo para definir  si se trataría o  no de una segunda  ola del virus.

  Autoridades de tres  departamentos -además del Ministerio de Salud- coincidieron  en que Bolivia  está  más cerca y más preparada  para  atender un rebrote. 

Santa Cruz arrancó este mes con un registro de casos que no superan los 40 diarios. Sin embargo, esta semana reportó un incremento y el miércoles llegó a 92 positivos. Con esta cifra, este departamento  se colocó arriba de Tarija  que para ese día tenía 49.

Para el jefe de Epidemiología del Servicio Departamental de Salud (Sedes) cruceño  Carlos Alberto Hurtado, esta elevación de casos se debe a la falta de responsabilidad de los ciudadanos. “El incremento se produjo por las campañas políticas y el desorden que se produjo en los días previos. La gente salió a las calles sin barbijos, no respetó el distanciamiento y consumió bebidas alcohólicas. Están queriendo salir libremente, de forma irresponsable y relajándose. Por ello, cada día de a poco y lentamente se van incrementando los casos”, advirtió el profesional. 

¿Santa Cruz estaría en las puertas de un rebrote? Sin dudar, Hurtado respondió: “Claro que sí”. “Estamos al inicio, pero aún no se puede hablar de un rebrote. Para que se produzca el mismo debemos salir de la zona de transición y tener un crecimiento semanal. Nos preocupa que (esa situación) pueda suceder en los siguientes días”, advirtió. 

La Paz también registró un incremento de casos: el jueves reportó 36 nuevos pacientes infectados; el miércoles, 12  y el martes, 19. Estos datos muestran una subida de contagios considerando que en los días previos, este departamento   tuvo datos inferiores. Al inicio de la semana, esta región sólo tenía  dos nuevos pacientes positivos, además el pasado fin de semana  sumó ocho. 

El director del Sedes  Ramiro Narváez es muy cauteloso e indicó que “una golondrina no trae la primavera”. Aseguró que reportar un incremento en un día  no significa que el departamento ya se encuentre en puertas de un rebrote. “En los próximos 20 días podríamos tener un rebrote si es que vemos alguna modificación en el informe epidemiológico de esta semana”, dijo a Página Siete la autoridad. El resultado se conocerá  el lunes.  

“No debemos bajar la guardia”, indicó Narváez y aseguró que  La Paz ya está lista para atender una segunda ola. “Estamos preparados. Nos reunimos con los directores de los hospitales. Estamos con la vigilancia activa comunitaria desde el primer nivel de atención para la detección de casos siempre tratando de aprender las lecciones que nos ha dado la pandemia”, sostuvo. 

El alcalde de La Paz Luis Revilla  dijo que la población tiene que entender  que la pandemia no terminó. “Necesitamos mantener las medidas de bioseguridad para evitar que haya un rebrote”, indicó y advirtió que en caso de un repunte en contagios, la comuna se vería obligada a endurecer las medidas de bioseguridad, este hecho afectaría la economía del municipio.

En el caso de Cochabamba, el director del Sedes  Yercin Mamani  informó que desde agosto este departamento registró una disminución de casos. “En octubre tuvimos una disminución muy marcada. Es más, el anterior domingo no se reportaron (nuevos infectados). Luego se produjeron menos de 20 casos”, sostuvo.

 Esta cifra sólo se refiere a  los nuevos  pacientes  que fueron identificados a través de una prueba molecular PCR. Mamani indicó que tienen un “subregistro” de casos positivos a través de las pruebas rápidas. “Este tiene entre un 20% a 30% del total de casos. Estamos hablando de hasta 4.000 personas que deberían  ingresar a nuestro sistema, las mismas se registraron en los siete meses de la pandemia”, explicó.

 ¿Preparados  para un rebrote?

Para Carlos Alberto Hurtado, jefe de Epidemiología del Sedes de Santa Cruz, este departamento se encuentra más preparado para atender el rebrote del virus y tiene un plan de contingencia que tiene como primera medida el mantenimiento de todo el sistema de salud en cuanto a equipamiento, infraestructura y personal.

“Pese a ello, puede suceder lo que pasó en otros países. A pesar de la capacidad que tenían Italia, España, Alemania y  Francia, entre otros, bajaron la guardia y ahora están volviendo a confinamientos estrictos”, dijo Hurtado.

Para atender la segunda ola, el Sedes cruceño tiene como premisa “garantizar la atención”. Las autoridades regionales aseguraron que este departamento está mejor equipado, algo que no sucedió al inicio de la pandemia. “Ahora tenemos más camas de terapia intensiva, un laboratorio propio de la Gobernación y  personal. Esa es la estrategia”, sostuvo Hurtado.

 Como segunda medida, Hurtado adelantó que el Sedes hará un estudio de seroprevalencia para identificar las zonas con más casos y que requieren una intervención. “Las  UTIs seguirán funcionando, además el COED continuará activado”, sostuvo.

En La Paz, el director del Sedes  Ramiro Narváez dijo que este departamento   está mejor preparado para atender un rebrote;  además, ya cuenta con una estrategia de atención en el primer nivel. “Los hospitales ya están mejor preparados como el de Clínicas y del Tórax. En El Alto, el Hospital del Sur y  del Norte ya están trabajando con normalidad”, dijo. 

Narváez destacó que se hizo un buen trabajo y dio como ejemplo las instalaciones de una sala Covid  y un termociclador en el Hospital Holandés. Este último equipo permitirá  procesar pruebas de detección de Covid a través del sistema PCR y funcionará desde la siguiente semana. Además, el Celadis (de la UMSA) también apoyará en el procesamiento de los test. “Seguimos una línea de trabajo y no bajaremos la guardia”, dijo.

En Cochabamba, Yercin Mamani, director del Sedes, dijo que este departamento está mejor preparado,  pero si el número de contagios iguala a la cifra que se registró hace tres meses, en el  pico más alto de la pandemia, el sistema de salud sería rebasado.

 “Si se registran números similares (al pico más alto) -como ocurrió en   la segunda semana de junio  y  la segunda semana de julio cuando se reportaron entre 450 y 550  casos diarios-, nuestro sistema de salud estaría nuevamente colapsado. No sólo ocurría en el sistema público, sino en  la seguridad social y las clínicas privadas”, dijo Mamani. 

Ante un rebrote de la pandemia, la ministra de Salud  Eidy Roca dijo que elaboraron un plan  que incluye a los tres niveles de atención médica. En el primero se encuentran  los centros de salud  que ya comenzaron con la  vigilancia comunitaria activa, según la autoridad.  “No sólo implica la detección de probables casos de Covid (…) Incidimos en la detección de otros factores de riesgo en la familia: si hay un niño con características de obesidad inmediatamente tiene que ser controlado”, explicó.

 Según la Ministra de Salud, los médicos y las brigadas  están en busca de personas que sufran enfermedades de base  y corran riesgo ante un posible contagio de Covid-19,  como la hipertensión en adultos que también está asociada al sobrepeso, la obesidad y el estilo de vida que se lleva en este tiempo.  Trabajarán  además en el seguimiento de las vacunas para otras patologías. “Si controlamos los factores de riesgo que pueden agravarse en caso de contraer Covid, creemos que  iremos por buen camino”, afirmó la autoridad.

El segundo nivel se refiere al trabajo con la población. Según las autoridades, la gente debe asumir la responsabilidad del cuidado de su salud y la de sus allegados. La tercera línea consiste en controlar un probable rebrote  con el fortalecimiento de los hospitales de  segundo y tercer nivel de atención médica. “Lo que se hizo fue cubrir la emergencia. Ahora, el segundo nivel debe recibir casos moderados con tendencia a agravarse. El tercer nivel atenderá a los pacientes críticos que necesitan terapia intensiva. Buscamos una menor ocupación de los centros, pero deben estar preparados”, afirmó.

Para atender la segunda ola, Roca dijo que el Gobierno capacitó médicos,  concluyó la distribución de los 200 respiradores donados por Estados Unidos previa evaluación e implementó aproximadamente  400 nuevas camas de terapia intensiva en hospitales de tercer nivel. Pero, la autoridad reconoció que no se cuenta con todo el personal necesario. “Ojalá que a mediados de noviembre tengamos listos todos los programas para prepararnos, no sólo para un segundo rebrote, sino para hacer frente a cualquier contingencia”, aseguró. 

 


 

 

 


   

Más de
2
8