Nadie controla el uso de barbijo y restricción de carnet en La Paz

La multa por no usar el barbijo es de 587 bolivianos, pero nadie se encarga de vigilar el cumplimiento de la norma. La gente no usa de forma correcta el tapaboca.
sábado, 3 de octubre de 2020 · 00:23

Luis Escóbar  / La Paz

En el transporte público y las calles de la ciudad de La Paz nadie controla el uso del barbijo y la restricción de salidas por carnet de identidad, excepto en el teleférico y los PumaKatari. Muchos ciudadanos no respetan las normas de bioseguridad, ingieren alimentos en vía pública, no respetan el distanciamiento social y hasta bailan morenada.

  En los buses PumaKatari, los anfitriones controlan que las personas usen de forma correcta los barbijos, respeten el distanciamiento social y la restricción de carnet de identidad. En las estaciones del teleférico  los guardias de seguridad se encargan de este trabajo.

En la plaza Mayor de San Francisco se reúnen decenas de vendedores de comida. Pese a que la norma instruye que deben dar los alimentos “para llevar”, los ciudadanos se quedan a comer cerca del puesto, se retiran los barbijos y degustan los alimentos con otros comensales.

 En las calles tampoco es estricto el uso de barbijo, además muchas personas no usan los tapabocas de forma correcta. Por ejemplo, hay personas que los llevan en el cuello o si están en el rostro no cubren la nariz. Así incumplen las recomendaciones básicas para evitar el contagio de la Covid-19.

 Las infracciones se registran pese a la aprobación de la Ley Municipal de Regulación de la Cuarentena. Esta norma -que fue aprobada el pasado 28 de mayo por el Concejo Municipal de La Paz- instruye la sanción a todas las personas que caminen por las calles sin barbijo con  la multa de 250 Unidades de Fomento a la Vivienda (UFV) -que según la cotización equivale a 587 bolivianos-  o trabajo comunitario.

“El incumplimiento a lo dispuesto en los artículos 11   inciso b  y 15 inciso a (que se refieren al uso de barbijos),  así como la incitación al incumplimiento de las medidas establecidas en la presente norma, dará lugar a la conducción de él o los infractores hasta la Unidad de Conciliación Ciudadana, donde será sancionada con una multa de 250 UFV o alternativamente al trabajo comunitario en la fecha y hora determinada por autoridad policial”,  dice  el  artículo 18 de la ley.

Tampoco hay control de vehículos de transporte público que tienen restricción de placas para salir a las calles.  Algunos minibuses y micros salen a trabajar, pese a que tienen restricción en el número de placa. Muchos ciudadanos también reclamaron que muchos de los choferes no respetan el distanciamiento y continúan subiendo a más pasajeros de los permitidos.  

La falta de control  es tal que incluso  el pasado fin de semana  algunos integrantes del bloque Contra Ruta de la fraternidad Transporte Pesado llegaron bailando hasta las puertas de la iglesia del Señor Jesús del Gran Poder para celebrar su aniversario. Hasta la fecha no fueron sancionados. 

En esa oportunidad, el secretario de Cultura de la Alcaldía, Andrés Zaratti, informó que la institución del orden es la encargada de realizar los controles. “La Policía es la responsable de generar la sanción a estas personas en función de dos posibilidades: pago a una multa en UFV o trabajo comunitario”, explicó.  

Página Siete llamó al Comandante Departamental de la Policía, pero nunca contestó su celular. Sin embargo, en junio pasado, cuando la norma  tenía pocas semanas de vigencia, la autoridad policial dijo que había “pocos” infractores de dicha ley. “Algunos, pero la intención de la Policía no es la de cobrar multas. Aquellas personas que no quieran ser multadas o tener un proceso penal, deben cumplir las medidas de bioseguridad y estar en paz con la ley”, declaró.

Médicos y autoridades  locales piden a la población mantener las medidas de bioseguridad desde el distanciamiento físico hasta el uso de mascarillas, pese a un descenso de nuevos casos de la Covid-19. Advirtieron  que un descuido podría causar una segunda oleada de enfermos, por lo que recomiendan que los mismos ciudadanos ejerzan control con otras personas.

 “Estamos en un descenso de casos,  pero debemos tener cautelar y cuidar hasta los mínimos detalles. Deben seguir las medidas de bioseguridad,  como el distanciamiento físico, el uso de barbijos y  la higiene de manos”, dijo el  director del  Servicio Departamental de Salud   de La Paz, Ramiro Narváez.

 

 

 

 


   

Más de
1
7