El Cementerio General se llena de flores después de medio año

Entre las 11:00 y 13:00 de ayer, alrededor de 3.000 visitantes ingresaron al camposanto de La Paz para visitar a sus seres queridos. Llevaron material de limpieza.
miércoles, 7 de octubre de 2020 · 01:02

Luis Escóbar  / La Paz 

Luego de más de medio año, muchos de los nichos que se encuentran en el Cementerio General lucieron ayer  cientos de flores. Muchos visitantes fueron a limpiar los nichos de sus seres queridos, otros fueron a dejar un rosa y otros se acercaron a rezar en silencio.  Con la apertura  del camposanto, los negocios de comerciantes de  flores y de los artesanos que hacen las lápidas, además de los obreros que trabajan en el lugar, se reactivaron.

El cementerio cerró el 17 de marzo pasado para evitar la escalada de contagios por la Covid-19.  Junio fue el mes crítico  en el camposanto porque se registraron más de 2.100 entierros y cremaciones. Pero en septiembre  la cifra bajó a casi 320, un número que permitió ayer reabrir este espacio.

Algunos  dolientes  colocaron lápidas de los nichos.
Foto:Freddy Barragán / Página Siete

“Mi madre murió en medio de la pandemia por causas naturales. Ingresamos ese día junto con mis familiares y parientes que se hicieron pasar de condes (quienes cargan el ataúd), así lograron acompañarnos. Desde entonces ya no pudimos regresar para poner una flor”, dijo Celeste Aparicio, una de las ciudadanas que llegó ayer al Cementerio General.

 Las puertas del camposanto se abrieron ayer a las 11:00. Desde ese momento, centenares de personas llegaron  y compraron flores luego de casi siete meses. “Después de tanto tiempo de espera, las personas entraron con una gran emoción a ver a sus difuntos.  Vinieron a comprar flores llorando y nos decían que aquellas que dejaron en marzo están completamente marchitas”, dijo Eunice Jarandilla, una de las comerciantes de flores.

Cientos  de visitantes ingresan al Cementerio General paceño.
Foto:Página Siete

Muchos de los constructores de lápidas también lograron abrir sus negocios. “Los precios se mantienen”, dijo  Cristina A., una de las artesanas. Se venden los fabricados en aluminio por 700 bolivianos y los hechos en mármol por 1.300. “Muchas personas vinieron a preguntar por las lápidas y ya vemos que el negocio se está reactivando”, dijo la mujer que logró sobrevivir con su negocio en los meses de la pandemia. “Es una zona comercial y los dueños de casa exigen el pago de los alquileres, unos lograron negociar un descuento, pero otros no. Muchas tiendas cerraron sus puertas”, explicó.

Dolientes  llevaron flores de diferentes colores.

Ajetreado, un hombre compró una de las lápidas y contrató a uno de los obreros para colocar la pieza en el nicho de su hijo. “La pandemia se llevó a mi Juan Carlos, ese día sólo pudo venir uno de sus primos a ver dónde fue enterrado. La anterior semana vinimos a verlo y apenas reconocimos el lugar. Por eso estamos colocando la lápida, es como un homenaje”, explicó.

En la actualidad, 10 obreros denominados “Cascos blancos” colocan las lápidas, pero a partir del lunes regresarán los “cascos azules”, 22 obreros que ayudarán en este trabajo porque no se  instalaron las piezas por más de medio año. Muchas personas llegaron al camposanto con sus trapos y escobillas para limpiar los nichos de sus seres queridos.

 “En las dos primeras horas entraron más de 3.000 personas, para el mediodía ingresaron muchas más. Calculamos un aforo para 10.000 personas,  no es una cifra grande considerando que el Cementerio tiene 10 hectáreas”, dijo su administrador, Ariel Konitzer.

Los ciudadanos   limpiaron los nichos  de sus seres queridos.
Foto:Freddy Barragán / Página Siete

La  determinación

  • Decisión De 9:00 a 11:00 se llevan adelante los entierros normales. Según la administración del Cementerio General,  hace un mes ya no hay “entierros Covid” y los pocos que ingresan son cremados en el primer turno a las 6:00.
  •  Balance En la actualidad el camposanto tiene un promedio de 10 entierros diarios,  una cifra menor al promedio que tenían el año pasado, que era de 13 al día. “Estas cifras se mantuvieron en un rango bajo porque otros municipios  dan cobertura a sus ciudadanos, antes  no lo hacían”, explicó el administrador.

 

 


   

Más de