Rada, el boliviano que recibió la vacuna de Moderna, dice: Sólo sentí cansancio

Es uno de los 30.000 voluntarios que recibió la dosis de la vacuna contra la Covid-19 que aún está en fase de prueba del Laboratorio Moderna Inc. La empresa agiliza la fabricación masiva de las dosis.
jueves, 12 de noviembre de 2020 · 00:04

Verónica Zapana S.  / La Paz

Desde hace más de un  mes, Fernando Rada, un boliviano que radica en Estados Unidos, se convirtió en uno de los 30.000 voluntarios que recibió la dosis de la vacuna contra la Covid-19 que aún está en fase de prueba del Laboratorio Moderna Inc. El  también paceño,  contó que en todo este proceso sólo sintió cansancio. 

Recibió la primera dosis el 7 de octubre. “Me indicaron que existía un  50% (de probabilidad) de  que me apliquen un placebo o la vacuna.  Nadie, ni la enfermera  ni el médico sabían lo que me colocaron”, contó Rada a Página Siete, un orgulloso paceño que desde hace cuatro años vive en Maryland.

Recordó que luego de la inyección no tuvo ningún efecto secundario.  “Estuve bien tranquilo”, dijo.  Cuando ya recibió la segunda dosis -hace siete días- Rada contó que sí tuvo un leve efecto. “Desde el momento de la aplicación hasta el día siguiente   me sentí cansado. Pero el segundo día, el cansancio fue más fuerte. Me botó”, indicó. Tuvo además un pequeño dolor en el brazo, pero la molestia pasó luego de algunas horas.

En la actualidad, a más de siete días de la aplicación de la vacuna, ya no sintió otro efecto.  Según Rada, los responsables del laboratorio indicaron que probablemente tendría  fiebre, dolor de cuerpo y vómitos.

De acuerdo con  Rada,  la eficacia de esta vacuna aún está en la tercera fase de prueba en 30.000 voluntarios: 15% latinos, 10% morenos y el resto blancos. Agregó que  los ensayos clínicos son esperanzadores.

Según  los  informes de la farmacéutica estadounidense Moderna, esta dosis denominada mRNA-1273 fue la primera en ser probada por humanos. En Estados Unidos existen al menos tres empresas que están en carrera por conseguir una vacuna para esta enfermedad.

 Los resultados de las dos primeras fases de Moderna  indicaron que los voluntarios generan una inmunidad alta.

Rada contó que antes de la aplicación de las pruebas, personal del laboratorio le explicó que se le colocaría una dosis de la nueva generación que está en desarrollo.  “Es decir que no me inyectan el virus debilitado como las  vacunas tradicionales,  sino que inyectan una sustancia que hace que el sistema inmunológico aprenda a pelear contra el coronavirus, es más conocido como el MRA”.

La salud de Fernando es monitoreada todos los días. Cuenta con una aplicación -que fue otorgada por el laboratorio- para recibir chequeos y consultas de  los médicos, quienes se encargan de identificar algún tipo de molestia.  

Desde hace varios  años,  Fernando vive en Estados Unidos junto a toda su familia, su esposa, su hija, su mamá que tiene cáncer, su papá y sus hermanos. 

“Volví en 2006 porque las cosas allá (Bolivia) no me estaban gustando”, dijo. Añadió que él se quedó  10 años en su tierra natal.

Al retornar, Fernando encontró trabajo en un hotel como oficial de seguridad. Pero por la pandemia, la demanda de visitantes bajó. Contó que -por esa razón- decidió convertirse  en uno de los voluntarios.

 “Me anoté como voluntario porque quiero ayudar para que esta pandemia se termine y que la gente no sufra. Muchas personas fueron afectadas no sólo  por su salud, sino porque se quedaron sin trabajo (…) Por eso, estoy aportando con un granito de arena para que todo vuelva a ser como antes”, indicó.

Hace dos meses y medio,  Fernando leyó en las páginas digitales de los diarios estadounidenses  que el laboratorio “estaba buscando latinos y morenos para la aplicación de la vacuna  porque eran grupos minoritarios que se registraron al voluntariado”. “Se buscaba  que gente de todo el mundo para que sea parte de  ese servicio”, agregó.

Rada presionó el link de inscripción para el voluntariado y sin dudar ingresó y subió sus datos. “Preguntaron mi edad, raza, tipo de trabajo, si lo hago en casa o fuera”, relató.

Luego de tres semanas, se enteró que fue seleccionado y recibió la pregunta: ¿Sigue usted interesado en  ser parte de este estudio?. “Les dije que sí, por lo que me invitaron al laboratorio para hacer pruebas”, dijo.

Presentó un examen físico para saber si tenía alguna enfermedad de base. Fue sometido a otro clínico y salió calificado. 

“Cuando me informaron que salí calificado, tuve un poco de temor, por eso  inmediatamente me puse a indagar todo sobre efectos secundarios”, recordó Rada. Hoy,  él espera que la prueba tenga buenos resultados. Sabe que el seguimiento y el proceso durarán un año y medio.

La vacuna del Laboratorio  Moderna Inc.

  • Salud   El laboratorio que realiza las pruebas de esta vacuna cuenta con la colaboración del Gobierno de Estados Unidos, ya que otorgó un presupuesto para  la fabricación de 100 mil dosis para la población estadounidense.
  • Apoyo  El laboratorio cuenta con la ayuda del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas  y la Autoridad de Investigación y Desarrollo Biomédico Avanzado de Estados Unidos (Barda, por sus siglas en inglés). 
  • Conclusión  Se estima que a finales de este año o a principios del año  2021, los estudios de esta vacuna concluyan. Para el siguiente año, el laboratorio tiene prevista la distribución de las dosis. El costo será gratuito para la población estadounidense. Su costo al mercado sería de entre 20 y 25 dólares.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

Más de
3
4