Escucha Mi Voz

¿Qué pasó con el centro?

domingo, 15 de noviembre de 2020 · 00:04

Leonardo Diab*

Nuestro país vive uno de los momentos más conflictivos de los últimos 20 años, con una sociedad más polarizada que nunca. Percibo y no creo ser el único, que todo se está tratando en términos absolutos. En algún momento nuestra “paleta de colores” se tornó blanca o negra y dictaminamos la ideología sociopolítica de los otros con una simplicidad inaudita. Sin tomarnos el tiempo de conocer en profundidad las ideas y posiciones de los distintos colectivos sociales, tildamos a unos y otros de ser de izquierda o de derecha. En ese sentido yo me pregunto: ¿Cuándo perdimos la noción del centro y de lo que podría significar?

Nuestra frágil democracia está siendo interpretada a gana y gusto de quien esté en el poder, así como también por grupos civiles asociados y organizaciones sociales que están tratando de manipular su sentido para beneficio propio, o de aquellos a los que apoyan. Nuestra Constitución se volvió un simple papel que perdió ese valor místico y magnánimo en el cual debemos basarnos para encontrar la claridad en medio de tanta oscuridad.

La separación de poderes, algo básico para una democracia, fracasó rotundamente en su intento de independencia. Y nuestro poder judicial que debería basarse en la imparcialidad y en el estado de derecho, bien podría compararse con una asociación criminal. La irresponsabilidad y falta de ética de nuestra clase política, sumada a la pretensión de eternizarse en el poder y hacer caso omiso a la voluntad del pueblo (referendo 21F) tratando de utilizar las mismas leyes que protegen nuestra democracia para vulnerarla, intentando burlarse así del soberano, nos ha llevado a los “extremos”.

¿Cómo salir de este empantanamiento democrático y dar un futuro estable a las siguientes generaciones? Debemos conocer y entender nuestra realidad como país, las diferencias socioeconómicas y culturales que se tienen en las diferentes regiones, partiendo desde la empatía, con una visión desinteresada y consciente de las necesidades que tienen los diferentes segmentos de la población, que demandan igualdad de derechos y oportunidades. Como sociedad debemos fomentar el pensamiento crítico y reflexivo para identificar aquellos argumentos y afirmaciones falsas utilizadas por los políticos para engañar y dividir.

Ideologías y pensamientos extremistas siempre existieron y han llevado a la humanidad a lugares muy oscuros. El “centro” se está perdiendo, no solo porque históricamente tuvimos pésimos gobernantes (con algunas excepciones), sino también porque como ciudadanos no fuimos capaces de escogerlos en base a su capacidad profesional, conocimiento, meritocracia y valores, sometiéndonos a la agenda e intereses de “caudillos” que endiosamos alimentando desmesuradamente sus egos y que son los que promueven los “extremos”.

La democracia tiene sus complicaciones e incongruencias, pero en su versión más simple, solo requiere de pactos, compromisos, concesiones, para llegar a un acuerdo y es en lo que debemos trabajar. Debemos entender que Bolivia nunca saldrá adelante si no exigimos de manera enfática y sistemática que los gobernantes, medios de comunicación, instituciones públicas y movimientos sociales y ciudadanos sean agentes de unión y no de división. Mientras sigamos escuchando a aquellos que te dicen lo que quieres oír y alimenten una versión parcializada de los hechos no habrá progreso sostenible.

Si continuamos fallando en principios tan básicos como los mencionados, en un futuro no muy lejano viviremos en una dictadura disfrazada de democracia que va a ir prostituyéndose entre las izquierdas y derechas de turno.

* Es parte de la iniciativa ciudadana Plan Fénix. Estudió economía y ciencias políticas.

Frase:

Nuestra Constitución se volvió un simple papel que perdió ese valor místico y magnánimo en el cual deberíamos basarnos para encontrar la claridad en medio de tanta oscuridad.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

12
1