Identifican 2 especies de ratones que transmiten el virus Chapare

El estudio se hizo en el norte de La Paz. Según una investigación, la densidad de los roedores en el área selvática de Palos Blancos, Caranavi y Guanay es alta.
lunes, 23 de noviembre de 2020 · 01:46

Verónica Zapana S.  / La Paz

Una investigación identificó  en La Paz  dos especies de roedores de la familia Oligoryzomys  que transmiten el virus Chapare, el cual produce el arenavirus, que es  un tipo de fiebre hemorrágica. Según los especialistas, pese a que la transmisión de este mal se realiza a través de contactos de fluidos de la persona infectada a otra y que la tasa de letalidad alcanza al 55%, esta enfermedad no provocaría una epidemia en el país.

“En la investigación epidemiológica que realizamos, hemos encontrado a dos tipos de roedores de la familia Oligoryzomys que transmiten el virus Chapare y que provocan el arenavirus. Se trata del Microtis y Oryzomys”, dijo a Página Siete  el experto  en epidemiología  René Barrientos.

El director del Servicio Departamental de Salud (Sedes) La Paz, Ramiro Narváez, indicó que este hallazgo fue producto de una investigación que se hizo el año pasado junto a expertos del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Atlanta, Estados Unidos, y  el Ministerio de Salud. En este estudio  trabajaron también un mastozoólogo,  una comisión de Argentina y personal del Sedes paceño, que hizo los recorridos “en las comunidades Nueva Vida de Guanay, Siliamo de Caranavi y Palos Blancos”.

 Este estudio se realizó porque entre mayo y junio del año 2019 se confirmaron al menos 11 casos de arenavirus en la comunidad de Siliamo de Caranavi y Palos Blancos de La Paz. De este número de infectados, dos perdieron la vida, una médica interna del hospital del municipio de Caranavi y un gastroenterólogo del Hospital del Tórax. En un principio esta enfermedad no fue identificada. No se conocía qué virus se encontraba en el norte del departamento de La Paz, pues se conocía del   Machupo, que era proveniente de Beni y del Chapare (Cochabamba).

  Luego de una investigación, los especialistas evidenciaron que el virus que afectó a 11 personas en La Paz es transmitido por los roedores de la familia Oligoryzomys. Este estudio no se difundió antes porque el caso fue relegado por la pandemia de la Covid-19.

Barrientos explicó que al ser de la misma familia, estos ratones se caracterizan por ser  roedores de cola larga o colilargo, la misma que alcanza el doble del tamaño de su cuerpo. Son también conocidos  como “los ratones saltarines”. Según el especialista, estos roedores se encuentran distribuidos por el río Mamoré y por las zonas tropicales como el Chapare y el norte de La Paz.

De acuerdo con el experto -que también forma parte de la investigación- el  mastozoólogo se encargó de realizar  la captura de los roedores e identificar las especies para saber cuál  estaba involucrado en la transmisión del virus. “Se hallaron más de 15 familias de roedores, pero sólo las dos especies de los Oligoryzomys fueron identificados como portadores del virus”, sostuvo.

En el estudio también se evidenció la densidad de población de los roedores que  “es bastante alta” porque el lugar es propicio para su hábitat. Estos ratones viven en zonas tropicales,  al borde de los ríos y  en áreas selváticas, además se alimentan de granos de arroz o de sus chalas.

De acuerdo con el profesional, la presencia del vector en el norte paceño fue por migración, ya que el roedor llegó del lado del Chapare cochabambino. Fue el Microtis (el portador del virus Chapare) el que llegó y se asentó en ese lugar,  él provocó la epizootia (transmisión del virus) al Oryzomys. “Este vector migra de este a oeste, y eso fue lo que ocurrió, por eso hubo un brote”, explicó.

El especialista aclaró que este roedor no existe en el área urbana, sólo se encuentra en áreas selváticas, donde existe un control bioecológico, es decir que existen lechuzas, búhos y serpientes que se encargan de controlar que estos roedores no lleguen al área urbana. Indicó que los ratones que viven en el área urbana marcan territorio y no permiten el ingreso de otros vectores a sus espacios.

“Al evidenciar eso, no hubo necesidad de hacer el control de la densidad de estos roedores”, agregó el epidemiólogo.

Según el experto, con este estudio se evidenció también  que “los casos que se registraron (en La Paz) fueron accidentales”. Esta situación ocurre porque el roedor ingresa a una casa abandonada, defeca y orina, entonces los restos se evaporan y el virus está en el aire. Y cuando una persona ingresa puede acercarse a un sector contaminado y luego tocarse la boca y los ojos, de esa manera adquirir el virus, explicó Narváez. Por esa razón –de acuerdo con el médico-  es muy  importante que la gente  se encargue de limpiar esos lugares con guantes y barbijo.

El  pasado lunes, los investigadores del CDC presentaron un informe que revela nuevas evidencias del virus mortal, por ejemplo se identificó que provoca  síntomas similares al Ébola. Los expertos descubrieron además que el  virus se propaga de persona a persona, en entornos de atención médica, según una nota de El País.

 “Han descubierto que el virus mortal que se ha detectado en Bolivia puede propagarse de persona a persona en entornos de atención médica, lo que genera preocupaciones potenciales de brotes adicionales a futuro, indica el informe presentado en la reunión de la Sociedad Americana de Medicina  e Higiene Tropical”, se lee en el artículo.

 Tanto Narváez como Barrientos coincidieron que este virus se contagia de persona a persona, pero siempre y cuando exista un contacto con fluidos de la persona infectada, como la orina, la sangre o la saliva.  “Su letalidad alcanza al 55%”, dijo el director del Sedes La Paz.

Barrientos dijo que se evidenció que la enfermedad “es zoonótica”, vale decir que la transmisión del virus es natural del roedor al ser humano, pero que su nivel de transmisión es muy limitada. “La probabilidad de que existan grandes explosiones de contagio -como el coronavirus- es casi imposible”, explicó. Aclaró que existirán casos accidentales porque la gente invadirá el área selvática para la cosecha.
 

Características y resultados  de los estudios

  • Estudio Según uno de los expertos, la transmisión del virus Chapare  es limitada, es decir sólo son afectados los que entran en contacto con fluidos corporales de la persona enferma. “No es una enfermedad que puede contagiar como la Covid-19”, dijo el especialista en epidemiología  René Barrientos. Indicó que la probabilidad de que se produzca una epidemia de grandes proporciones “es casi imposible”. Reiteró que  las características son diferentes.
  • Cochabamba Sobre el informe del virus Chapare y su alto nivel de letalidad, que fue estudiado un grupo de investigadores de los Estados Unidos, el Servicio Departamental de Salud   de Cochabamba informó que no se tienen casos registrados en lo que va del año. Su director, Yercín Mamani, recordó que la cepa fue detectada por primera vez en 2004  y  es investigada  por el Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC). 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

1
18