Secuestros y tapiados, la canasta escolar desata violencia en 5 alcaldías de la Llajta

Los alcaldes de Sipe Sipe y Mizque fueron secuestrados por los padres de familia que exigen la dotación de alimentos con recursos del desayuno escolar. La compra de alimentos está en marcha.
lunes, 30 de noviembre de 2020 · 00:04

María Mena M./ Cochabamba

Secuestros de autoridades municipales y funcionarios, tapiado de instituciones públicas, bloqueo de carreteras, represiones y gasificaciones, además de enfrentamientos armados y un sinfín de desmanes violentos marcaron los reclamos de los padres de familia de cinco municipios de Cochabamba. Todos  exigen  una canasta escolar. 

Estos reclamos violentos y casi inhumanos fueron motivados por la necesidad económica de los padres de familia, por las denuncias de irregularidades y/o favoritismos en las licitaciones de los alimentos y por intereses políticos  según declaraciones recabadas por Página Siete.

“Las contrataciones (para la dotación de los alimentos) son cuantiosas. Hay intereses de por medio. En Sipe Sipe han dicho (los padres de familia)  que por alguna extraña situación ciertas empresas terminan adjudicadas. Hay  susceptibilidad de muchos padres y madres  que las contrataciones ya estén charladas y haya negocios turbios. Eso ha generado las movilizaciones”, afirmó Nelson Cox, representante del Defensor del Pueblo en Cochabamba.

Las peticiones con levantamientos violentos de los padres lograron ser escuchadas, aunque no en la misma dimensión. En Mizque, los padres sólo consiguieron 60 bolivianos para su canasta escolar, monto  que no alcanza ni para un quintal de arroz o azúcar, como reclamaban.

“Son movilizaciones políticas. Los de la oposición buscan desestabilizar mi gestión porque ya se vienen las elecciones subnacionales. Por eso hubo tanto conflicto”, dijo Melecio  García, alcalde de Mizque.

Los movilizados aseguraron que su demanda es justa, que la pandemia mermó su economía y  necesitan alimentos para la subsistencia de sus hogares.

“Tenemos muchos hijos y necesitamos que se alimenten. No pude trabajar en la cuarentena y ya no tengo plata. Si hay dinero del desayuno escolar que nos den. Estamos pidiendo desde hace mucho tiempo, no es de ahora nomás”, dijo una de las madres movilizadas. 

El 17 de noviembre, con su pequeña de un año en la espalda,   ella era parte del bloqueo de la carretera que une  Cochabamba con el occidente del país.

Los municipios en conflicto

La petición de una canasta escolar generó  una serie de protestas de padres de familia en cinco municipios. Estos son: Punata, Colcapirhua, Cercado, Mizque y Sipe Sipe. En los dos últimos, los manifestantes llegaron a secuestrar a sus alcaldes por más de 24 horas.

El primer municipio en registrar conflictos internos por los víveres fue Punata. 

A finales de agosto, el Consejo Educativo -conformado por padres de familia- tapió con yeso y ladrillos la puerta principal de la Alcaldía. Solicitó a su alcaldesa  Clary Mabel Montaño y al Concejo Municipal  una explicación sobre el destino de los recursos del desayuno escolar. 

Las movilizaciones y agresiones a las autoridades y funcionarios se extendieron por casi una semana y el consenso se materializó a mediados de noviembre.  La canasta escolar contenía azúcar, fideo, quinua, avena, aceite, leche y yogur. 

A principios de noviembre, en el kilómetro nueve de la avenida Blanco Galindo -en la jurisdicción del municipio de Colcapirhua- los padres instalaron un bloqueo con piedras, llantas, alambres de púas y otros objetos. Demandaban a la Alcaldía la entrega de alimentos por el valor de 307 bolivianos. 

La protesta se trasladó hasta las instalaciones del edificio edil que fue tapiado con yeso y ladrillos. En el interior permanecían  varios funcionarios que fueron retenidos y amedrentados por más de cinco horas. 

 Horas de terror

En Sipe Sipe, el 16 de noviembre, los padres no sólo bloquearon la carretera al occidente del país. Enardecidos secuestraron, agredieron, privaron de alimentos y casi obligaron a subirse a un burro a su alcaldesa  María Heredia. 

La autoridad edil, que tenía secuelas luego de contraer la Covid-19, pasó una noche sentada en el pavimento pese a su delicado estado de salud. En contacto con los medios, Heredia dijo que le echaron con orina y la amenazaron de muerte si no firmaba el contrato para la dotación de los alimentos.

El 18 de noviembre Heredia firmó la resolución para la entrega de la canasta, pero un grupo de padres, no contentos con la medida, siguieron hostigando a la Alcaldesa y la casa donde estaba refugiada. Tuvo que esconderse debajo de una cama hasta que  fue rescatada en un operativo policial y  luego fue  hospitalizada. 

Mientras el conflicto persistía en Sipe Sipe, en el municipio de Mizque los padres protestaban con  la misma demanda. El 20 de noviembre tapiaron la Alcaldía y el día siguiente hubo enfrentamientos entre mineros y padres de familia. 

Usaron dinamita, hondas, flechas, piedras, palos y otros objetos contundentes para agredirse. Los agentes del orden detonaron gases lacrimógenos, pero no se logró frenar la disputa. Los mineros respaldaban la gestión del Alcalde.

La protesta se originó debido que el municipio sólo contaba con 347 mil bolivianos para más de 5.000 estudiantes. La canasta escolar sería sólo de 60 bolivianos por alumno. El presupuesto inicial era de 1,8 millones de bolivianos, pero debido a la emergencia sanitaria, parte de esos recursos se destinaron a combatir la pandemia. Finalmente, los padres aceptaron los 60 bolivianos para cada canasta.

“Me secuestraron (los padres de familia) y nadie dijo nada. Yo tuve que resguardar mi vida. Al final aceptaron lo que ya se había acordado al principio”, indicó el Alcalde de Mizque.

Otro municipio conflictivo es Cercado. Por tres días -del 23 al 25 de noviembre- los padres se movilizaron. Blolquearon avenidas y carreteras e impidieron el ingreso de los carros basureros al vertedero de K’ara K’ara.

Los manifestantes intentaron tapiar la Alcaldía  por lo que la Policía usó agentes químicos. Las protestas surgieron luego de  que la Alcaldía propuso cambiar el arroz por otros alimentos debido  al  limitado stock.

A criterio de Cox, estos conflictos pudieron evitarse si los funcionarios municipales hubiesen acelerado el proceso de licitación de las canastas escolares y la Policía hubiese intervenido oportunamente en las movilizaciones. 

“Hubo una dejadez y negligencia de los técnicos ediles y las autoridades al no cumplir con los tiempos. También hubo una tardía actuación de la Policía”, dijo  Cox, quien fue mediador en todos los conflictos.


Padres  de familia se enfrentan a la Policía en la plaza Colón  en la ciudad de Cochabamba.
Foto:APG


 

 Pedido  sin norma

  • Ley  No existe una norma específica para el destino de los recursos del desayuno escolar, en caso de que no haya sido empleado. Es incierto si en 2021 los escolares vayan a recibir el suplemento alimenticio.
  • Agresiones  Durante las movilizaciones de los padres de familia, en los municipios de Sipe Sipe y Cercado  fueron agredidos tres policías, según el Comando Departamental de la Policía de Cochabamba.
  • Padres  No hay ni una persona detenida por las agresiones, bloqueos y secuestros suscitados durante las protestas de los padres de familia en los cinco municipios conflictivos, pese a que existen imágenes de los agresores, sobre todo de Sipe Sipe.

15 municipios buscan adquirir alimentos

Al menos 15 municipios de Cochabamba publicaron en el Sistema de Contrataciones Estatales (Sicoes) las convocatorias para  la adquisición de alimentos destinados a  la canasta familiar.

Estos municipios son: Mizque, Bolívar, Arbieto, Sacabamba, Arque, Quillacollo, Cliza, Arani, Raqaypampa, Tacopaya, Totora, Tarata, Tiquipaya, Vinto y Anzaldo. Según el Sicoes, las publicaciones fueron hechas entre el 25 y 26 de noviembre.

Las juntas escolares han priorizado arroz, fideo, harina, leche en polvo, aceite y otros alimentos básicos de primera necesidad.

En el caso de Mizque, ese municipio sólo cuenta con 347.251 bolivianos para distribuirlos a 5.716 estudiantes de 54 unidades educativas fiscales y de convenio. A cada alumno le corresponde una canasta de 60,75 bolivianos.

El alcalde de Mizque  Melecio García aseguró que los alimentos de la canasta familiar fueron consensuados con los padres de familia, por lo que no deberían existir más protestas como las registradas en días pasados. “Ellos han escogido. Ellos saben lo que necesitan”, dijo el edil. 

De acuerdo con el Documento Base de Contratación (DBC), los víveres que Mizque solicita para cada paquete son: un kilo de arroz entero, un kilo de azúcar blanca, un kilo de fideo, 900 mililitros de aceite, medio kilo de avena instantánea, medio kilo de api morado y 300 gramos de galletas.

Así como hay canastas “económicas”, también las hay “generosas”. Depende del  presupuesto asignado para el desayuno escolar.

Por ejemplo, el municipio de Sacabamba tiene 283.080 bolivianos para 840 escolares. Cada estudiante tendrá una canasta equivalente a 337 bolivianos. Los padres de familia solicitaron harina, azúcar y aceite, precisa el DBC.

El municipio de Cochabamba o Cercado es la región con más alumnos y por ello tiene un presupuesto elevado. Cuenta con más de 43 millones de bolivianos para más de 173 mil estudiantes. 

Los alumnos recibirán 4,5 litros de aceite, una arroba de azúcar, un kilo de leche en polvo y de fideo. Todo por un valor de 245 bolivianos por canasta. La contratación  fue directa y la distribución se realizará el 8 de diciembre.

Quillacollo tiene 9,9 millones de bolivianos para 45.000  escolares. Piden arroz, leche en polvo, azúcar, fideo y aceite. Tarata impulsa dos canastas solidarias: la escolar por un monto total de  412.012 bolivianos y la familiar por 155.364 bolivianos.

El representante de la Defensoría del Pueblo en Cochabamba  Nelson Cox  indicó que la entrega de las canastas escolares debe efectuarse antes del cierre administrativo, que finaliza el 18 de diciembre. “Falta menos de un mes para cerrar los contratos, estamos contrarreloj”, dijo.

Alimento  escolar

La pandemia obligó al país a cerras las escuelas y suspender las clases presenciales. Esto evitó que los estudiantes reciban las raciones diarias del desayuno escolar.

21/08 Caracollo fue el primer municipio en entregar la canasta  escolar con los recursos de la alimentación complementaria. Cada estudiante recibió  dos quintales de azúcar, un quintal de arroz, fideo, aceite  y leche.

12 /03 La entonces  presidenta de Bolivia  Jeanine Añez suspendió las clases presenciales para contener el brote de la Covid-19. Declaró emergencia nacional sanitaria y el cierre de la frontera aérea.

2,8 MM de   estudiantes  pertenecen a  las escuelas fiscales, de convenio y privadas. Santa Cruz, con 850 mil alumnos, es la región con más estudiantes del país.

3 requisitos son necesarios para recoger la canasta escolar: el certificado de nacimiento del niño o adolescente, el Registro Único de Estudiantes  y la presencia del padre, madre o tutor del beneficiario.

60 días estuvo cerrado el botadero de K’ara K’ara por los diversos bloqueos en su ingreso. Una de estas protestas fue la   de los padres de familia, empezó en septiembre y continuó hasta noviembre.

 3/11Se inició la entrega de la canasta estudiantil a más de 133 mil alumnos de escuelas fiscales, de convenio y educación especial del municipio de La Paz. La distribución finalizará el 19 de diciembre próximo.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

Valorar noticia