Hallan 20 especies nuevas para la ciencia en el valle de Zongo

Entre la veintena de hallazgos destacan la víbora Yope de montaña, la serpiente Bandera boliviana y la rana Liliputiense. “Es un hito para la ciencia”, según expertos.
lunes, 14 de diciembre de 2020 · 00:04

Página Siete / La Paz

Una expedición científica en lo alto de los Andes bolivianos descubrió 20 especies nuevas para la ciencia, entre ellas  la víbora Yope de montaña, la serpiente Bandera boliviana, la rana Liliputiense, cuatro especies de orquídeas y cuatro de mariposas. Los biólogos también redescubrieron cuatro especies, incluyendo la rana Ojos de diablo, que se creía extinta, y una mariposa satirida, que fue vista después de casi un siglo.

El hallazgo de nuevas especies animales y vegetales en pleno siglo XXI en el valle paceño de Zongo significa un importante avance científico y abre las posibilidades de nuevos descubrimientos. “Dado que todavía hay muchas partes de los Andes bolivianos que no se han explorado por completo, esperamos seguir encontrando muchas especies nuevas para la ciencia”, dice Trond Larsen, director del Programa de Evaluación Rápida (RAP) de Conservación Internacional .  

Larsen codirigió la expedición junto con Claudia Cortez,  jefa de Conservación y Manejo de la Fauna Silvestre del Gobierno Municipal de La Paz. Durante 14 días, ellos y  17 científicos se internaron en Chawi Grande, en la comunidad paceña  de Hualylipaya, donde realizaron  intenso trabajo de campo. La zona se conoce como el valle de Zongo y es -lo dice su nombre en aymara- el “corazón” de la región paceña. 

“El notable descubrimiento  de especies o el redescubrimiento de otras que alguna vez se consideraron extintas, especialmente tan cerca de la ciudad de La Paz, nos muestra cómo el desarrollo sostenible, que abarca la conservación de la naturaleza, puede asegurar la protección a largo plazo de la biodiversidad, como también de los beneficios que los ecosistemas proporcionan a la gente. Esta zona se ha convertido en un refugio seguro para anfibios, reptiles, mariposas y plantas que no se han encontrado en ningún otro lugar de la tierra”, explicó Larsen. 


20 nuevas especies

Entre los bosques nubosos y las cascadas de Zongo, la expedición  halló 20 especies nuevas para la ciencia, entre las que  destacan: culebra Bandera boliviana, la rana Liliputiense bautizada así por su diminuto mamaño ( 10 mm de longitud o  la víbora Yope de Montaña). 

Los científicos también descubrieron cuatro especies de mariposas y cuatro de orquídeas únicas. Además de una especie de bambú que, aunque es nueva para la ciencia, es  conocida por las comunidades locales con el nombre de qulqunch’awa y utilizada para hacer sikus o zampoñas.

Serpiente  Dipsas cf. Catesbyi encontrada en Zongo.
Foto: © Trond Larsen / Conservation International


La expedición también redescubrió cuatro especies que se creían extintas, pues no se habían avistado incluso en un siglo. Es el caso de la  mariposa satírida Euptychoides fida, cuya existencia se acreditó en Bolivia después de 98 años.

 Además se redescubrió a la rana Ojos de diablo. “Esta especie sólo se conocía por el avistamiento de un solo individuo, 20 años atrás, cerca de donde luego se construyó una represa hidroeléctrica. Después se organizaron numerosas expediciones para encontrar esta rana pero fueron infructuosas; por ello, se pensó que  había desaparecido debido a la pérdida de su hábitat. Cuando encontramos la primera rana en nuestra expedición, todos estábamos extasiados; pero lo que fue realmente maravilloso y lo que nos permite ser optimistas por el futuro, es que parece que esta especie es relativamente común en el área de estudio. Entonces, aunque esta rana es altamente vulnerable debido que sólo vive en un área muy reducida, las perspectivas para su conservación son alentadoras si es que el hábitat permanece intacto”, dice Larsen.

Otro  redescubrimiento, después de 125 años, fue el de la  Stromanthe angustifolia, una planta del sotobosque, de la familia de las marantaceas que es endémica de Zongo. Mueve sus hojas verticalmente para cerrarlas en la noche, de manera similar a las manos en oración.

Los redescubrimientos incluyen a  Alzatea verticillata,  un pequeño árbol florido del cual se conocía un único registro en Bolivia de hace 127 años. Es la única especie de la familia Alzateaceae.


La expedición también evidenció en Zongo la existencia de 22 especies catalogadas como amenazadas en la Lista Roja de la Unión Internacional para Conservación de la Naturaleza (IUCN). En total, se identificaron  770 especies nuevas para Zongo.

Los beneficios 
 
“La Paz ha sido reconocida como una de las Siete Ciudades Maravilla del Mundo y ahora nuestra región también brilla gracias a sus ricos paisajes y su biodiversidad. Como refugio de muchas especies recién descubiertas y fuente de agua para generar el 11% de la electricidad de Bolivia, la importancia de proteger el valle de Zongo está más clara que nunca”, sostuvo el alcalde paceño Luis Revilla.

 Los resultados del estudio RAP respaldan la base científica para el establecimiento  de un área de conservación  en Zongo.

“Los hallazgos de nuestra expedición por el valle de Zongo añaden numerosas especies al registro científico. Es   un hito para la ciencia que se entrega al conocimiento mundial. No en todos los lugares se encuentran 20 especies desconocidas. Los impresionantes hallazgos logrados en 14 días  muestran que hay mucho por investigar en el país, que tenemos muchísima riqueza  desconocida que se está perdiendo junto con la pérdida de nuestros bosques”, evaluó Eduardo Forno, director ejecutivo de Conservación Internacional - Bolivia. 

Escarabajo  de los hongos.
Foto: © Trond Larsen / Conservation International

 La expedición del valle de Zongo fue apoyada por el Museo Nacional de Historia Natural, el Herbario Nacional de Bolivia, la Fundación Andes Amazonia, el Fondo Global de Conservación y el Gobierno Autónomo Municipal de La Paz, quienes junto con Conservación Internacional presentarán los resultados  mañana mediante un webinar.
 

“Esperamos seguir encontrando  especies nuevas en los Andes”

“Estos descubrimientos son el resultado de 14 días de intenso trabajo de campo que se realizaron por el terreno accidentado, los bosques nubosos y las cascadas de Zongo; un paisaje verdaderamente hermoso y diverso”, dice  Trond Larsen, director del Programa de Evaluación Rápida (RAP) de Conservación Internacional. El  científico, que codirigió la expedición en el valle paceño, resalta la importancia de los hallazgos. 

¿Cómo es posible que en el siglo XXI aún haya especies sin descubrir?

Mientras continuamos explorando el espacio exterior, a menudo olvidamos cuán poco sabemos sobre nuestro propio planeta. Existen millones de especies por descubrir. Muchas  son muy pequeñas como los insectos, pero  otras, como constatamos en esta expedición RAP, son  vertebrados, como ranas y serpientes, que aún no conocemos. Esto es especialmente cierto para los Andes tropicales. 

El terreno escarpado de los Andes crea valles aislados (como Zongo) donde los animales y las plantas no pueden moverse a otros lugares. También hay una gran variación en el clima a medida que se sube y se baja por las montañas, lo que también crea barreras para el desplazamiento de especies. Debido a esto, encontramos muchas especies que son altamente endémicas, lo que significa que sólo se encuentran en un área muy pequeña (muchas de las especies que nuestro equipo descubrió probablemente se encuentren sólo en el valle de Zongo). 

Dado que todavía hay muchas partes de los Andes que no se han explorado por completo, esperamos seguir encontrando muchas especies nuevas para la ciencia.
 

¿Qué características tiene Zongo para albergar tanta biodiversidad?

Zongo abarca un amplio rango altitudinal, de 600 a 5.200 m sobre el nivel del mar.  Debido a que el clima, como la temperatura y la lluvia, varía drásticamente a lo largo de este gradiente, se crea una enorme diversidad de hábitats y condiciones ambientales para que allí vivan plantas y animales únicos.  Los bosques de Zongo permanecen en gran parte prístinos e intactos, con muy poca influencia humana a medida que uno se aleja de la carretera.  Muchos de los animales que viven en Zongo proliferan porque el bosque no ha sido perturbado.  Zongo también es muy húmedo durante todo el año, y sus arroyos y ríos se mantienen limpios y puros, lo cual favorece  la existencia de una alta riqueza de especies.
 

 ¿Cuál es el valor para la ciencia de esta expedición?

El conocimiento es poder. Hasta ahora  había muy pocos datos científicos disponibles acerca de Zongo. Asegurar a largo plazo la protección de la biodiversidad, así como los muchos beneficios que la naturaleza brinda a las personas, requiere estrategias de gestión adecuadas que incluyan la conservación y el desarrollo sostenible. 

Los hallazgos de nuestra expedición están proporcionando la base científica y la justificación para orientar la creación de una nueva área de conservación, y serán utilizados por las autoridades para impulsar un desarrollo económico en los lugares correctos y de manera sostenible. Los resultados también proporcionan una línea de base mediante la cual podemos continuar monitoreando la biodiversidad en el futuro para así comprender cómo las especies están respondiendo a las amenazas potenciales que incluyen la deforestación y el cambio climático. 

 

Culebra Bandera boliviana 


Entre las nuevas especies descubiertas figura la culebra Bandera boliviana (Eutrachelophis sp. nov.), una delgada culebra terrestre que se distingue por sus colores rojo, amarillo y verde, propios de la bandera boliviana. Esta culebra diurna fue encontrada en la espesa maleza bajo la sombra de un bosque enano de troncos atrofiados en la cresta de la montaña, en la mayor altitud alcanzada durante la expedición.

Rana  liliputiense, la más pequeña


Otro hallazgo es la rana Liliputiense (Noblella sp. nov.) que mide unos 10 mm de longitud (más pequeña que una moneda de diez centavos), lo que puede significar que sea el anfibio más pequeño de los Andes, y uno de los más pequeños del mundo. Debido a su diminuto tamaño y sus hábitos de vivir en túneles bajo  capas de musgo y humus en el bosque nuboso, fue difícil encontrarla, incluso siguiendo sus frecuentes cantos.

Víbora Yope de Montaña, nueva especie


La Yope de Montaña (Bothrops monsignifer) es una nueva especie de víbora venenosa descubierta por la expedición en el valle de Zongo. Utiliza sus fosas termosensibles, ubicadas en su cabeza, para detectar a sus presas.

Es muy raro descubrir nuevas especies de víboras; probablemente  se describen tan sólo una o dos especies cada década en las Américas, lo que relieva la importancia de su hallazgo.

Mariposa satírida redescubierta


La mariposa satírida Euptychoides fida fue redescubierta en Bolivia después de 98 años y se sabe que vive únicamente en el valle de Zongo. Fue capturada  mediante una trampa de malla cilíndrica donde se la atrajo con un cebo de fruta podrida.

Además, se hallaron  cuatro nuevas especies de mariposas, entre ellas dos riodinidos (Argyrogrammana spp.) que se alimentan del néctar de flores en los claros del bosque.

Brachionidium y otras 3 nuevas orquideas 


La expedición de Zongo suma a sus hallazgos cuatro nuevas especies de orquídeas, incluida una nueva especie de orquídea terrestre (Malaxis sp. nov.), cuyas flores parecen imitar a un insecto y así engañan a los polinizadores involuntarios; una especie de Myoxanthus, con flores que emergen de la base de las hojas; y una orquídea taza (Brachionidium sp. nov.), con llamativas flores de color púrpura y amarillo.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

10