Dan 30 años de cárcel a un hombre que mató a su esposa y atacó a su expareja y a una niña

El 28 de abril de 2020, Espíndola le arrojó ácido a su ex pareja, Gabriela, y a su hija de ocho años, el caso ayudó a que la Policía encontrara a un hombre que estaba prófugo desde hace 11 años.
jueves, 17 de diciembre de 2020 · 17:19

Página Siete Digital

El 28 de abril de este año, Wilmer Espíndola, fue detenido de manera preventiva por haberle arrojado ácido a su expareja –Gabriela- y a su hija de ocho años, en Santa Cruz. Sin embargo este caso desató uno más grande: Un feminicidio. Pues hace 11 años, ese mismo hombre asesinó a su esposa, y desde entonces amenazaba a la familia de la víctima.

Hoy, en una audiencia de juicio oral, Wilmer Espíndola Condori, fue condenado a 30 años de reclusión, sin derecho a indulto, en el penal de Palmasola de Santa Cruz. Fue acusado por el asesinato de su esposa Lorena Rondal Verduguez, ocurrido en Vinto (Cochabamba), el año 2009.

El abogado del Observatorio de Justicia de la Fundación Voces Libres, Marcelo Sánchez, viajó a la ciudad oriental y representó a la familia de Lorena en la audiencia que debía llevarse a cabo en la cárcel de Palmasola donde Wilmer Espíndola estaba detenido preventivamente por otro caso de violencia cometido el 28 de abril de 2020.

También viajaron a esta audiencia los jueces del Tribunal de Sentencia primero de Quillacollo, David Villarroel, Percy Cámara y Sonia Zabala, y fiscal de Vinto asignado al caso, Javier Morales.

"El acusado se declaró culpable por el crimen de Lorena Rondal y se sometió a un proceso abreviado en el que recibió la máxima pena. Fue condenado por el delito de asesinato, debido a que el hecho ocurrió en 2009, cuando el feminicidio aún no estaba contemplado en el Código Penal boliviano. Sin embargo, el caso tiene todas las características de un feminicidio. El fallo ya ha sido ejecutoriado", detalló Sánchez.

El 28 de abril de 2020, Espíndola le arrojó ácido a su expareja, Gabriela, y a su hija de ocho años, en Santa Cruz. El caso conmovió a la población boliviana. Fue la difusión de la identidad del agresor que ayudó a que la Policía encontrara a un hombre que estaba prófugo desde hace 11 años.

Se constató que había un mandamiento de aprehensión en su contra emitido en 2011 por un Tribunal de Sentencia de Quillacollo. De acuerdo a los antecedentes, Wilmer Espíndola Condori apuñaló a Lorena Rondal frente a los familiares de ella. Y, al verla ensangrentada, la metió a su auto y le clavó un cuchillo en el cuello. Luego huyó a Santa Cruz.

El informe de Voces libres indica que Espíndola logró eludir a la justicia por años mientras aterrorizaba a la familia de Lorena todos estos años, mandándole audios con amenazas de muerte a la hija que tuvo con Lorena y a su suegra.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/