Gurkas: de barra brava a grupo de choque del MAS en Cochabamba

Aseguran que algunos miembros, en gratificación a su labor pre y poselectoral, fueron contratados como funcionarios ediles en Vinto, Quillacollo y Sipe Sipe.
lunes, 10 de febrero de 2020 · 00:04

María Mena  /  Cochabamba

Se consideran la barra brava más grande del país. Con  camisetas rojas y azules, algún juego pirotécnico y banderas, los Gurkas están allí, en cada partido del Wilstermann. Tienen más de 20 años de trayectoria, pero en los últimos meses -en el periodo  pre  y poselectoral 2019- son vistos  como un grupo de choque en el Valle Bajo de Cochabamba, en servicio y beneficio del Movimiento Al Socialismo (MAS).

Asambleístas y concejales -bajo reserva de  identidad- denuncian que este grupo de choque tuvo participación en la quema de la Alcaldía de Vinto y, supuestamente, pagado por la alcaldesa Patricia Arce. Aunque este extremo no fue comprobado, sí fue denunciado ante  el Ministerio de Gobierno.


Resistencia  Juvenil Cochala fue denunciada por agresiones,
Foto: Los Tiempos

Tanta es la influencia de este grupo que algunos de sus miembros -por su labor pre y poselectoral- fueron contratados como funcionarios ediles en  las alcaldías de Vinto, Quillacollo y Sipe Sipe, todas del Valle Bajo. Aseguran que no  reúnen los requisitos que demandan los cargos.

“Este grupo denominado los Gurkas es el grupo de choque de la alcaldesa de Vinto, Patricia Arce”, afirmó un concejal de Vinto, de la agrupación ciudadana Reto (Renovación Total). Como muchos   prefirió guardar su nombre en reserva por cuestiones de seguridad.

Igualmente, la asambleísta de Único Lizeth Beramendi está convencida de que este grupo de choque son los Gurkas y que actúan en beneficio del MAS y de la autoridad edil de Vinto.

Este medio se contactó con un barra de base de los Gurkas, quien pidió no revelar su identidad. Desmintió que sus miembros tengan vínculos políticos y que actúen como grupo de choque en el Valle Bajo. 

“Estas personas no nos representan, están usando el nombre a su conveniencia”, enfatizó.

Su rol pre o poselectoral

El concejal y la asambleísta Beramendi aseguran que antes de las elecciones anuladas del 20 de octubre, este grupo se dedicó a hacer campaña en Vinto y Quillacollo. Pintaban lugares públicos y privados con los colores del MAS y colocaban banderas y banderines en los postes.

Dicen que durante los días de conflictos colaboraron logísticamente con transporte y alimentación a los mineros que avanzaban rumbo a  Cochabamba para enfrentarse con las plataformas y ciudadanos que rechazaban los resultados de las elecciones y exigían la renuncia del entonces presidente Evo Morales.

El día del ataque, la quema y saqueo de la Alcaldía de Vinto, el concejal aseguró  que algunos miembros de los Gurkas promovieron los actos vandálicos y que tras el “supuesto” secuestro de la alcaldesa Patricia Arce se dedicaron a “resguardarla y protegerla” los cinco kilómetros que caminó descalza hasta el puente Huayculi, en Quillacollo.

“Muchos de ellos estaban allí con la señora alcaldesa acompañándola y resguardándola en todo ese trayecto desde Vinto hasta Huayculi. Ya están identificados. Uno de ellos se llama Edson T., alias el Kiko, y él también participó en la firma de un convenio con el expresidente Morales (en septiembre de 2019). Allí se evidencia claramente que todo fue un montaje y que los Gurkas obedecen a los intereses del MAS”, afirmó el concejal.

Sobre la denuncia del montaje y autoatentado que involucra a la alcaldesa Arce, asegura que posee audios, videos y testimonios que fueron presentados directamente al Ministerio de Gobierno. Estas pruebas, señala, deberán servir   para que se investigue a la edil por los delitos de sedición, incitación pública a delinquir y asociación delictuosa.

Arce, en reiteradas oportunidades negó que su secuestro y las vejaciones que sufrió se hayan tratado de un montaje. Advirtió con procesos penales a todas aquellas personas que la acusaron “sin pruebas” de contratar a un grupo de choque para armar los hechos del 6 de noviembre.
 

Contratados  en cargos públicos en las alcaldías

“Muchos de los  Gurkas están trabajando en Vinto. Un mes antes de que suceda el destrozo a la Alcaldía (el 6 de noviembre de 2019) ingresó un grupo y posterior a esa fecha han ingresado muchos más. No tienen título profesional ni libreta militar y a pesar de que no reúnen los requisitos necesarios, tienen buenos cargos y buenos sueldos”, dijo el concejal de Reto.

Calcula que en menos de tres meses cerca de 20 personas, todos miembros de este grupo de choque, fueron admitidos en diferentes unidades. 

Una  fuente cercana a alcaldías del Valle Bajo  dijo que en Vinto trabajan entre 100 a 120 funcionarios, de los cuales 15 a 20 son Gurkas; en Quillacollo hay aproximadamente 300 funcionarios y entre 10 a 15 pertenecen a este grupo de choque; mientras que en Sipe Sipe son 80 a 100 empleados públicos y cinco fueron contratados irregularmente.

Para contratar a estas personas, según el concejal, muchos funcionarios fueron despedidos o retirados, pese a su experiencia profesional y laboral.

Señala a Severo S. y Diego T. de ser los artífices de mover el personal de acuerdo a los intereses y en retribución porque colaboraron en la campaña del MAS y  ayudaron logísticamente en las movilizaciones durante los conflictos poselectorales.

“Vemos bastante cambio de personal dentro de la Alcaldía de Vinto. En virtud de eso, nosotros como Concejo hemos pedido la hoja de vida de todos los nuevos que han ingresado y hemos podido constatar que muchos no cuentan con libreta de servicio militar ni tienen título de bachiller o universitario. Hemos podido verificar que los Gurkas están trabajando en el municipio”, aseguró el concejal de Reto.

Responsabilizó al ejecutivo de estas contrataciones ilegales y, pese a contar con al menos cinco denuncias de este tipo, precisó que el trabajo del Concejo es de fiscalizar y no el de procesar. Sin embargo, adelantó que hará seguimiento al caso.

La asambleísta Lizeth Beramendi indicó que este nuevo personal primero trabajaba en el municipio de Quillacollo y posteriormente, algunos, fueron removidos a Vinto. 

“La alcaldesa (Patricia Arce) los ha pagado y de a poco los ha ido contratando. Este grupo se ha convertido en su equipo de protección y de choque. Son los Gurkas”, dijo.

Un Gurka de base confirmó que miembros de su barra trabajan y viven en Quillacollo y Vinto, pero si actúan como grupo de choque lo hacen a “título personal”. “Como Gurkas no estamos metidos en eso”, precisó.

 “Urge que desaparezcan los grupos de choque”

Para el defensor del Pueblo en Cochabamba, Nelson Cox, urge que desaparezcan estos grupos de choque que emergieron antes y después de las elecciones, porque -a su criterio- actúan al margen de la ley. Añade que la Policía y las instituciones del Estado son “permisibles” con ellos.

“Han surgido ante la inacción de la Policía, pero ya es hora que se desarticulen. A algunos se les ha observado con armas de fuego”, dijo Cox respecto al grupo Resistencia Juvenil Cochala (RJC).

Los Gurkas es la barra de apoya a Wilstermann.
Foto: Archivo

Explicó que  la Defensoría no recibió denuncias sobre actos irregulares o ilegales de los Gurkas, pero sí de la RJC. Precisó que son seis casos, el último se trata de la agresión  al periodista Adair Pinto, quien recibió tres puñaladas por parte de uno de los miembros de ese grupo.

RJC tiene serias observaciones y denuncias  por obstaculizar la labor periodística; desalojar a empujones de una plaza a un grupo de mujeres de pollera y portar armas letales.

El analista Roberto Laserna señala: “Es normal que los jóvenes se reúnan en grupos. Algunos tienen más cohesión que otros. También sabemos que unos son más agresivos y cultivan  violencia”. 

Añade: “Los Gurkas son una barra que emulando lo que sucede en otros países trata de  volverse brava, con un núcleo muy agresivo. Trataron de vender su capacidad de acción a partidos y líderes políticos. La RJC es algo diferente, porque se organiza como  defensa a partir de grupos más informales y ansiosos de acciones de riesgo”, dijo.

Días de  conflicto

Grupos de choque surgieron antes y después de las elecciones generales del 20 de octubre de 2019. Su accionar  es cuestionado y criticado por la ciudadanía y autoridades.

6 de noviembre de 2019 fue quemada y saqueada la Alcaldía de Vinto. Mientras la infraestructura era atacada, la alcaldesa de Vinto, Patricia Arce, fue secuestrada, le cortaron el pelo, le echaron pintura y la obligaron a caminar descalza.

10 personas fueron identificadas por Arce como los responsables de su secuestro y las agresiones a la que fue sometida. Hasta el momento ninguna persona está detenida por este caso pese a que existen imágenes de los responsables.

Pago Según la denuncia presentada ante el Ministerio de Gobierno, la alcaldesa pagó a sus “agresores” para que aparenten un secuestro y así  reactivar su imagen.

3 de febrero de 2020. La alcaldesa de Vinto figura en las listas del MAS como candidata a segunda senadora por encima de Andrónico Rodríguez. Días antes Arce aseguró que iba a “descansar”.

29 de septiembre de 2019.  Se puso en evidencia la preferencia política de los Gurkas, la barra brava del Wilstermann, al proclamar a Evo Morales como su candidato para las elecciones del 20 de octubre de 2019 y que fueron anuladas.

Mensaje de Raúl Garáfulic, Presidente del directorio de Página Siete

El coronavirus ha causando la peor crisis económica que me ha tocado vivir en casi 40 años de experiencia profesional y algunos expertos anticipan que la recuperación podría tomar un par de años.

La dramática caída de nuestros ingresos ha puesto en riesgo la estabilidad financiera de Página Siete.

Para salir de la crisis necesitamos reinventarnos hacia contenidos digitales y un paso en esa dirección es nuestra nueva aplicación PaginaSietePro, que está disponible en Apple Store y Google Play.

La aplicación contiene información en tiempo real, la versión completa del periódico impreso y próximamente, información y servicios exclusivos que no estarán disponibles en otras plataformas.

Tu suscripción a la aplicación nos permitirá seguir ejerciendo un periodismo de calidad, con la información completa y el análisis y contexto que nos caracteriza.

Medios de comunicación independientes y valientes son imprescindible para la vida en libertad y democracia. Página Siete lo demostró en varios momentos difíciles que nos tocó vivir durante los últimos años.

Muchas gracias por tu apoyo.

Para suscribirte, descarga la aplicación de Apple Store o Google Play haciendo clic en uno de los siguientes botones:

Apple Store

Google Play

Consultas


   

63
28