Expertos: Hay entre 300 y 400 víctimas de trata al año en Bolivia

Una de las tareas de este proyecto es realizar un diagnóstico de la situación en el país. No hay datos claros sobre la trata y la violencia sexual comercial.
miércoles, 12 de febrero de 2020 · 00:04

Wara Arteaga  / La Paz

Algunas  desaparecen por prometedoras ofertas de trabajo, otras huyen detrás de  un novio mayor que luego las engaña y las vende, otras simplemente desaparecen en las calles de la ciudad. Esta situación deja  dolor en las familias  y un cartel más con la frase:  “se busca” en las paredes de las terminales. No hay cifras oficiales, pero las instituciones que trabajan en pro de las víctimas de este delito  registran  entre 300 y 400 víctimas de trata de personas por  año en Bolivia.  

Ante esta situación y con  el vacío de datos oficiales,  cuatro organizaciones de la sociedad civil lanzaron ayer de forma oficial  Protejeres (Programa Tejiendo Redes Seguras) para luchar  contra la trata de niñas, niños y adolescentes con fines de violencia sexual comercial. Este plan incluye  acciones de prevención, protección y  atención e incidencia.

Para el director nacional de Educo, Lorenzo Leonelli, aunque no se tiene certeza de los números, la información que se tiene “es absolutamente preocupante”. “El  año pasado, cuando dábamos las primeras entrevistas,  manejábamos un dato:  de las diferentes denuncias que llegan cada día, un niño ya no vuelve. Cada día perdemos a un niño en Bolivia”, aseguró.

 Educo es la fundación líder del programa Protejeres. Trabajan también  instituciones   como Munasim Kullakita, el Centro de Estudios y Apoyo al Desarrollo Local (Ceadl) y la Fundación Estrellas en la Calle.

Desde la fundación Munasim Kullakita, la coordinadora local del convenio, Minerva Revollo, explicó que el programa intenta recuperar la experiencia  de esta institución con la  implementación de  metodologías,  como la  prevención, las  zonas de orientación educativa y  la atención.  Indicó  que lastimosamente los datos que se tienen son muy confusos de parte de las entidades encargadas   y oficiales.  

“Los datos casi no existen  en el tema de trata de personas,   pero queremos que  una de las primeras tareas de este proyecto sea la elaboración de  un diagnóstico de la situación de violencia sexual comercial en Bolivia”, destacó Revollo. 

Este trabajo permitirá a las instituciones tener un panorama claro sobre los  datos estadísticos y  las cifras “oscuras”  que aún no se conocen.  

De acuerdo con  Leonelli, los datos sobre víctimas de trata varían. “En Bolivia,  el 2019, dependiendo de la fuente que se maneja, se registraron unas  300 a 400 personas víctimas de trata, muchas de ellas  son vinculadas al tema de violencia sexual comercial”, destacó. 

 Durante la exposición del programa, los participantes  destacaron  el enfoque de género y su importancia. “Esto se traduce en el comportamiento cotidiano de cada uno de nosotros. Es importante recalcar que los consumidores de violencia sexual comercial, en un 99,7 % son hombres”, sostuvo la especialista Diana Urioste. 

Las principales víctimas son mujeres. “Tres  de cuatro  víctimas de trata son niñas o mujeres. Esto tiene muchísimo que ver con la sociedad machista, con las relaciones patriarcales, con la necesidad de hacer una sociedad más igualitaria”, agregó   Leonelli. 

Los municipios  donde aplicarán el   programa son La Paz, El Alto, Cochabamba y Santa Cruz. Según Revollo, los cuatro departamentos son  identificados como lugares de  origen,  destino y tránsito de  las víctimas de trata. “En su mayoría son mujeres. A los hombres no les dan la prioridad que requieren, por eso las políticas no van enfocadas hacia ellos”, lamentó. 
Un aspecto que fue identificado es  que las víctimas del oriente  son trasladadas al occidente y viceversa. “Nosotros que trabajamos en el terreno  sabemos la cantidad de niños que son involucrados en estos temas”, dijo. 

Las cifras oscuras 

Una de las debilidades para realizar un registro de casos es la falta  de coordinación entre la Policía y los municipios. A  veces los funcionarios ediles reportan un número,  mientras que los uniformados anotan otro.  

Un tema totalmente invisible es la población Lgbti  (lesbianas, gays, bisexuales, transexuales e intersexuales), según los expertos.   “Nadie sabe a ciencia cierta cómo funciona   el tema de la violencia sexual comercial con niñas, niños y adolescentes que tienen una orientación diferente a la heterosexual”, dijo   Urioste.  

De acuerdo con la experta, respecto a casos de  hombres también es complicado tener datos certeros. Se detectó una inadecuada atención a los varones que fueron  víctimas de trata.

 

 

7
1