Una boliviana fue asesinada en Brasil y se sospecha del novio

La joven cruceña deja a dos niñas en la orfandad y sus familiares piden ayuda para repatriar sus restos al país.
viernes, 21 de febrero de 2020 · 09:09

Página Siete Digital / La Paz

La boliviana Kimberly Cababa Ordoña que residía en San Pablo, Brasil, fue hallada muerta el sábado y con cuatro puñaladas en su departamento del barrio Coímbra. Las sospechas comenzaron cuando fotografías de sus dos hijas empezaron a circular en las redes sociales en las cuales se informaba que estaban extraviadas.

“Fue fatal la noticia que nos enteramos el sábado por la tarde del fallecimiento de mi hermana. Ella se fue hace aproximadamente a dos años allá, y se las llevó a estudiar a sus hijas, para juntar su dinero y volver acá a Bolivia, y hacer su negocio”, relató Jakeline, la hermana de la víctima, en una entrevista con ATB.   

Al identificar a las dos menores a través de las redes sociales, amigos de la joven madre de 23 años que era peluquera,  se dirigieron a su departamento y la encontraron sin vida. De momento, las autoridades informaron que el principal sospechoso del feminicidio de Kimberly es su novio, una persona con la que tenía tres semanas de relación.

El sospechoso de cometer el crimen es Diego Yerko H.M., esta persona vivía con Kimberly y sus dos hijas. Según datos de la Policía se trata de un ciudadano boliviano que se hacía pasar por peruano y se hace llamar Diego Salas.

La familia de Kimberly, que vive en Puerto Quijarro, no conoce al sospechoso del asesinato y solamente pudieron comunicarse con él una vez. En ese contacto, el sospechoso les manifestó que no podía hablar para luego cortar la llamada, a partir de ese momento dejó de atender las llamadas.   

Hasta el momento, las niñas de cuatro y siete años se encuentran a disposición del concilio tutelar en Brasil y su familia hará los trámites para poder tener la tutela de las pequeñas.  

Los restos de la boliviana continúan en la morgue de un hospital de San Pablo. Su familia a manifestado a El Deber que necesita ayuda económica para repatriar sus restos porque el traslado de su cuerpo cuesta más de Bs 45.000. “Mi madre está pidiendo ayuda en Brasil y yo en Puerto Quijarro para lograr traer el cuerpo de mi hermana”, comentó Yakeline al medio cruceño.

 

4
50