“Progreso”, el sueño inconcluso de los vecinos de Parcopata

domingo, 23 de febrero de 2020 · 00:04

Verónica Zapana  / La Paz

“Nos dijeron que este sector mejoría  con  este centro (de medicina nuclear) y por eso aceptamos  la construcción de esta obra  en  este lugar.  Es un barrio  olvidado”, dijo con un suspiro  Armando, uno de los vecinos de la avenida Arica, de la zona Parcopata, del Distrito 8 de la ciudad de El Alto.

Según Armando  y otros vecinos, los pobladores del lugar pensaron que la construcción del Centro de Medicina Nuclear representaría “progreso y crecimiento” para la zona. Incluso soñaron  con la pronta instalación de  todos los servicios básicos; pero lamentablemente   hasta la fecha no  se cumplió nada de aquello. 

Ante esa situación, los vecinos de  Parcopata exigen    a las actuales  autoridades nacionales el funcionamiento del instituto nuclear.

Armando contó  que vive en el lugar desde hace 15 años. “Antes  en esta zona no había casas, sólo había terrenos baldíos. Poco a poco se fueron construyendo las viviendas”, recordó. 

“Cuando nos indicaron  que este edificio se construiría  aquí (Distrito 8 de El Alto),  algunos vecinos se opusieron, pero luego de recibir información terminaron aceptando. A este lugar no entra mucha movilidad. Sólo hay  dos líneas de minibuses”, dijo.

La infraestructura del centro nuclear  está frente a una avenida ancha de tierra. Llegar al lugar no es una tarea sencilla. Se debe cruzar por dos vías llenas de fango.

Al frente está la parada de una línea de minibuses que  sólo hace el recorrido desde Parcopata hasta la tranca de Senkata. Aunque los choferes indican que hay otra línea que sí llega hasta la Ceja de El Alto.

“Habilitamos esta línea por la necesidad de la gente. Pensábamos que también vendría más gente  por el Centro de Medicina Nuclear”, dijo uno de los choferes. Aseguró no obstante que hasta la fecha son muy pocas las personas que llegan hasta este sector en busca de la megaobra. 

Según los choferes y vecinos, ese centro ya debía ser habilitado. “Vemos que siguen trabajando ahí. ¿Cuándo terminarán?”, se preguntó Rolando.

La construcción del centro comenzó en 2017. Se  anunció que la obra concluiría en   2019. Según información del anterior gobierno, la inversión en ese centro fue de 318 millones de dólares. Pero el exdirector ejecutivo de la Agencia Boliviana de Energía Nuclear (ABEN) Juan Alfredo Jordán  informó hace una semana que se instruyó la paralización del centro porque el expresidente  Evo Morales  ordenó la inversión de 351 millones de dólares en la construcción y equipamiento del espacio sin contar con un estudio de factibilidad. Además -dijo-  habría vulnerado la Constitución. 

Según su explicación, al ser un proyecto “denominado de seguridad de Estado”,  la construcción de este proyecto debe contar con  la autorización de la  Asamblea Legislativa mediante una ley, además precisa el aval de la Procuraduría.

“No pueden parar. Nos movilizaremos  si sucede eso”, dijo  otro de los vecinos y  aseguró que ante ese anuncio, los habitantes del lugar están en alerta.

“Exigimos que este centro funcione. Eso mejorará la zona. Será beneficioso para todos los que vivimos aquí, pero también para la gente que venga de otras zonas. Ya tendremos hasta más movilidades que lleguen, tendremos el mejoramiento de nuestras calles”, reiteró don Silvano.

 

1
7