Lluvias e inundaciones en sur de Perú dejan siete fallecidos

Tres personas murieron en las últimas horas por un deslizamiento cerca de Machu Picchu y se suman a las víctimas en Tacna.
miércoles, 26 de febrero de 2020 · 00:04

Página Siete  / La Paz

Las víctimas mortales causadas por las lluvias, aludes e inundaciones que afectan el sur de Perú subieron a siete, tras la muerte en las últimas horas de tres personas en una localidad cercana al famoso sitio arqueológico de Machu Picchu, en  Cusco, informaron ayer  fuentes oficiales.

La emergencia golpeó primero en la provincia de Tacna, fronteriza con Chile, donde un alud dejó el viernes pasado cuatro fallecidos, y el  lunes se produjo una gran  inundación en la localidad  de Santa Teresa, tras el desborde del lago Salkantay, que dejó tres muertos, 20 desaparecidos y 300 familias damnificadas.

Las víctimas y los daños causados por el deslizamiento en el Cusco fueron confirmadas por el Ministerio de Salud, según informó el Centro de Operaciones de Emergencia Nacional (COEN), que también indicó que grupos de turistas que estaban en las cercanías fueron retirados en helicópteros.

El ministro de Comercio Exterior y Turismo, Édgar Vásquez, llegó ayer  hasta el Cusco y declaró que las autoridades dan prioridad al traslado de heridos y el envío de ayuda humanitaria con helicópteros de las Fuerzas Armadas. La autoridad se reunió con representantes del Comité de Emergencia Regional (COER) para organizar la ayuda de emergencia, que también incluye el envío por tierra de efectivos del Ejército hacia pequeñas localidades que aún permanecen incomunicadas.

“Estamos trabajando en los tres niveles de Gobierno con el único objetivo de apoyar a la población afectada”, remarcó.

Por su parte, el presidente Martín Vizcarra llegó hasta la ciudad de Tacna para supervisar la atención a las personas que resultaron damnificadas en esa región y que permanecen en diversos albergues.

Anunció que  en medio de los trabajos de evaluación del desastre, los afectados ya han recibido ayuda de urgencia y se prepara la instalación de módulos de vivienda.

“Estamos aquí como Gobierno para trabajar y atender la problemática, sus efectos y encontrar soluciones definitivas”, dijo.

Anunció, además, que las autoridades harán estudios para reubicar las viviendas que se encuentran en el cauce de las quebradas que son amenazadas por los deslizamientos.

El viernes pasado cuatro personas murieron y más de 20 resultaron heridas en Tacna por las inundaciones y aludes causados por las lluvias que caen en esa localidad.

Las fuertes precipitaciones activaron la llamada “Quebrada del diablo”, que había permanecido seca durante más de tres décadas, y produjeron la caída de “huaicos”, como se conoce en Perú a los aludes de barro, que afectaron a los ciudadanos, destruyeron viviendas y vías en el distrito de Tacna.