Ante la inoperancia de la Policía, 10 familiares buscaron a Carla

Tíos y primos salieron a las calles para encontrar a la adolescente. En Bermejo se declaró duelo y se suspendieron las clases como protesta por este feminicidio.
sábado, 29 de febrero de 2020 · 00:04

Verónica Zapana S.  / La Paz

Al día siguiente de  la desaparición de Carla, la familia  presentó una denuncia ante la Policía. Pero, según los parientes de la víctima, los efectivos de la institución del orden “no actuaron de forma oportuna e inmediata”.

Ante la inoperancia  de los uniformados,  al menos 10 familiares salieron en busca de la adolescente  y recorrieron todas  las calles del municipio de  Bermejo (Tarija).  Por su parte, la Policía explicó que actuó de forma oportuna. Dos de los acusados -menores de edad- fueron enviados con detención preventiva al Centro de Rehabilitación Oasis de Tarija.  El tercer implicado -mayor de edad- se acogió  a un juicio abreviado  y fue sentenciado a 30 años de cárcel.  

“Estábamos preocupados por la desaparición de mi prima. Más todavía cuando mi tía recibió a través de Facebook un mensaje pidiendo 20.000 dólares por su rescate”, dijo la prima de Carla. 

El viernes,  a las 16:00, Carla pidió permiso a su mamá para hacer tareas en la casa de una  amiga. Al salir de esa vivienda,  fue secuestrada. 

Al principio, la  familia de la víctima  no sabía qué hacer, si informar a la Policía o no. Después de tanto discutir, los padres de la adolescente  presentaron  denuncia e informaron sobre el pedido de dinero. “La Policía nos dijo que investigaría, pero lastimosamente no hizo nada. Para nuestra familia,  la labor de los uniformados fue inoperante y negligente”, dijo.

La joven contó que al ver que la Policía no hacía nada, la familia se movilizó. “Unos 10, entre tíos, primos y  sobrinos, salimos a buscar a Carla a las calles.  Fuimos por todas las laderas, las calles y  las orillas en busca de ella. No dimos con su paradero”, lamentó.

Añadió  que esa tarea de búsqueda se inició el mismo día  de la desaparición de  Carla. La familia no dejó de buscar a la adolescente hasta  el miércoles, cuando la Policía informó que hallaron el cuerpo sin vida de la adolescente.

“Toda mi familia está convencida de que la Policía no hizo nada. Al menos no vimos nada de eso, sólo esperaron la llamada de los secuestradores para pedir el dinero de rescate”, denunció la joven.

El comandante regional de la Policía,  Roberto Siles, descartó algún tipo de negligencia en este caso. En una conferencia de prensa, el uniformado indicó que    una vez que se conoció del hecho,  se movilizó a todas las  unidades  durante  cuatro días. Aseguró que  a través de un patrullaje cibernético, efectivos de  Inteligencia    detectaron varios perfiles falsos  e identificaron al implicado  que  contactó a la menor  de edad días antes de su desaparición.

“La Policía ha mantenido cierta reserva en el caso porque se trataba de un secuestro. No podíamos indicar nada de la investigación. Afortunadamente, este proceso ha sido con éxito y el proceso de investigación continúa”, dijo Siles el jueves en una conferencia de prensa,  mientras en puertas  de su oficina  pobladores realizaban   una protesta para exigir un informe sobre ese hecho.
 

Duelo en Bermejo

De manera inédita, padres de familia de Bermejo determinaron declarar ayer  duelo y la suspensión de labores educativas en todas las unidades  por el asesinato de Carla.

Mediante un comunicado, la Junta Escolar se declaró en emergencia y pidió  a los padres que no envíen ayer  a sus hijos a los colegios  a manera de protesta ante este tipo de hechos de violencia.

De acuerdo con  uno de los periodistas que siguió el caso, el director de Radio Líder Bermejo, Omar Murillo,  el crimen de Carla  mostró  otra  grave falencia:  las cámaras de seguridad que fueron entregadas por  la Gobernación no funcionan. “(Estos equipos ayudarían)   para  prevenir estos casos”, añadió.   

El alcalde de Bermejo,  Néstor Burgos, dijo a esa emisora que está preocupado por   este hecho e indicó que la seguridad es un tema de todos.  “Hay algunas normas que se deben modificar, otras que hay que cambiar, ya que hay leyes que han dado mucha flexibilidad a los niños. Hoy le agarras de la orejita a tu hijo y va a querer demandarte y te va a ganar todavía”, sostuvo.

El burgomaestre indicó, además,  que hay  normas que deben cambiarse y  ser  más flexibles con la  finalidad de  corregir y castigar en algunos casos, además de enseñar. Añadió  que existen muchos jóvenes que son renuentes y caprichosos y esas cosas deben cambiar. “Haremos  cursos de orientación psicológica para colaborar con  la seguridad ciudadana”, sostuvo.

La declaración fue realizada porque  dos de los tres     implicados en el secuestro y  el feminicidio de Carla son adolescentes de 14 años.

 

1
3