Falta de respuesta afecta a 180 personas que necesitan córneas

Para realizar los trasplantes con donantes bolivianos se requiere que el Banco de Ojos funcione, pero necesita el aval del ministerio.
sábado, 29 de febrero de 2020 · 00:04

Verónica Zapana S.  /  La Paz

Entre lágrimas,  Vilma recordó  que hace un año su pequeño de cuatro años perdió la vista a causa de  un accidente; pensó que todo estaba perdido, pero recibió una señal de esperanza en  el Instituto Nacional de Oftalmología (INO): un  trasplante de córnea. Pero desde  hace un año este centro no  realiza esas cirugías porque el Banco de Ojos no cuenta con  una resolución ministerial que avale el funcionamiento del lugar.

 “Fue por un accidente”, dijo Vilma y  contó  que  ahora su hijo “no  va mucho a la escuela” por temor a que los niños se burlen  de él porque perdió  un  ojo.

“Pido a las autoridades de Salud que por piedad emitan la resolución y así pueda funcionar este centro.   Por favor,  ministro de Salud (Aníbal Cruz), póngase la mano al pecho. Son varios pacientes que están en la lista.  Mi hijo tiene un futuro por delante”, suplicó la mujer.

Más de 30 pacientes protestaron ayer en el INO  y exigieron  la realización de  los trasplantes de córnea. Según los afectados, 180 personas están en la lista de espera desde hace dos años.

Las cirugías de  trasplantes ya no se hacen desde hace un año en el centro. “El año pasado sólo hicimos dos operaciones  y se suspendieron más de 150. Al año  realizamos en este centro  entre 100 y 160 intervenciones de esa naturaleza”, dijo  el director del nosocomio, Joel Moya.

Según la  oftalmóloga   Ana María Soruco, el INO no realiza los trasplantes desde hace un año por dos motivos. El primero es que desde hace 25 años se recibían córneas donadas por un Banco de Ojos de San Diego (Estados Unidos). Pero  esa dotación se acortó porque la  aerolínea que las  transportaba cortó su ruta a Bolivia. “Así que no hay quién traiga las córneas”, agregó.

 Moya precisó que el nosocomio tuvo conversaciones con la Dirección de Aeronáutica Civil  para  viabilizar el transporte de esos órganos a Bolivia por otra aerolínea, pero lastimosamente esa institución  indicó  que “el Ministerio de Salud debe realizar esa solicitud”. 

Ante esa situación, el personal del nosocomio quiso habilitar el Banco de Ojos que fue inaugurado hace cuatro años, pero  nunca funcionó por falta de una resolución que debe ser  emitida por el Ministerio del  Salud.

“No llegan las córneas y necesitamos operar. La gente reclama. Sería bueno habilitar  de una vez el Banco de Ojos para  recuperar ese órgano de los cadáveres bolivianos y así  hacer el trasplante  a los pacientes que requieren. Tenemos infraestructura, equipamiento y personal. Sólo nos falta ese aval”, indicó  Soruco.

La profesional explicó que durante estos años la dirección del nosocomio solicitó la entrega de ese   aval. “Se hizo el pedido al anterior gobierno y al actual. De ambos vinieron comisiones para hacer   inspecciones”, dijo.

La comisión del Gobierno en curso acudió en varias oportunidades y  presentaron varias observaciones. “Que el 90% son subsanables. Por ejemplo: dijeron que no tiene una cafetería para el personal. Indicaron que se requiere más personal, sin especificar  cuántos. Aquí somos tres profesionales especialistas en el tema”, dijo.

Moya destacó que no es posible que Bolivia dependa de donaciones para realizar estos trasplantes. Aseguró que por eso se construyó el Banco de Ojos como anexo del INO. “No podemos estar tan confiados en las donaciones, más bien deberíamos darle fuerza a este proyecto”, indicó.

Añadió  que ante esa preocupación, reiteraron su solicitud a Salud para abrir este  centro. “Pero nos enviaron una serie de observaciones hechas por médicos cubanos. Las mismas  no tienen fundamentos”, aseguró.

Según Soruco, en la lista de espera de pacientes hay hombres y mujeres de diferentes edades,  además de niños.

Otro de los pacientes, Reynaldo Gonzales, contó que debido a su profesión (ingeniero civil) él trabaja en carreteras y condiciones extremas con polvo y  cambios de clima. Por eso tiene problemas en la córnea.  “Lamentablemente estoy esperando más de un año para una intervención. Esta dificultad visual  me limita en el trabajo”. 

Este medio intentó comunicarse ayer  con el ministro de Salud, Aníbal Cruz, para conocer su posición al respecto, pero no contestó su celular.