Siguen protestas contra centros y autoridades anuncian mano dura

El ministro de Gobierno, Arturo Murillo, advirtió ayer con “caer con todo el peso de la ley” a las personas que restringen el acceso a los albergues y los hospitales.
sábado, 14 de marzo de 2020 · 01:26

Verónica Zapana S.  / La Paz

Vecinos y trabajadores de Salud  mantienen  las protestas y las  amenazas de bloqueos   en los departamentos de  Santa Cruz, Cochabamba y La Paz contra la instalación de albergues de aislamiento   para  las  personas  con  sospecha de coronavirus o Covid-19.    Denunciaron que estos  espacios “no tienen condiciones”. Las autoridades nacionales, departamentales y municipales advirtieron  mano dura para los funcionarios y pobladores  que impidan el acceso de pacientes a esos centros.

“No permitiremos  que  instalen un albergue para pacientes con coronavirus. No hay condiciones. En  la Villa Olímpica no hay agua ni alcantarillado”, dijo uno de los vecinos de la zona Tamborada del Distrito 15 de Cochabamba. Aseguró los pobladores instalarán una vigilia para evitar el ingreso de los pacientes  sospechosos.

 Una escena similar se repite en el municipio de Warnes, donde los vecinos bloquearon  el jueves  la carretera contra la instalación de un albergue en la exescuela antiimperialista.  Alegaron que los vecinos están  en  riesgo de contraer la enfermedad.

Las protestas fueron rechazadas por  las autoridades nacionales, departamentales y municipales  del país. La presidenta Jeanine Añez pidió a través de su  Twitter “solidaridad con los pacientes de coronavirus”. “Les digo a quienes intentan frenar nuestra lucha contra el virus, que no voy a permitir sabotajes en la atención de salud de los bolivianos. Es hora de cuidarnos unos a otros”.

El  ministro de Gobierno, Arturo Murillo,  advirtió con “caer  con todo el peso de la ley si se restringe el acceso a esos centros y  hospitales”. “No permitiremos  el sabotaje de  todo el trabajo y la atención a los pacientes afectados con el coronavirus. No permitiremos que pongan  en riesgo la salud de los bolivianos”, indicó a través de un comunicado.

Aseguró  que “hay demagogos armando bloqueos y caos para evitar que el Gobierno  atienda a  los ciudadanos”. “Eso va  contra la ley”, reiteró. Según la autoridad, las personas que impiden la atención de los enfermos actúan contra la ley y cometen un delito  contra la Salud Pública  que tiene una pena  de privación de libertad de uno a 10 años, de acuerdo con el artículo    216 del Código Penal.

El problema de los bloqueos no sólo se observó en los albergues transitorios, sino también un día antes en las puertas de hospitales,  donde los trabajadores de Salud -principalmente de Santa Cruz y Oruro, donde se reportaron los tres casos positivos- cerraron las puertas hasta con candado para evitar el acceso de los enfermos.

En Santa Cruz, la primera paciente que llegó de Italia al municipio de San Carlos peregrinó por siete hospitales de la capital por el rechazo de vecinos y  funcionarios. Ante esas acciones, el gobernador de Santa Cruz, Rubén Costas, aseguró que se utilizará la fuerza pública (militar o policial) para garantizar el normal funcionamiento de los centros de salud y  para que atiendan a personas afectadas por coronavirus. Solicitó, además,  a la Fiscalía Departamental la agilización de los procesos penales contra quienes atenten contra la salud de la población.

“Me he comunicado con las autoridades nacionales y hace un momento me he reunido con el Comandante Departamental de la Policía y la Octava División (de las Fuerzas Armadas), a quienes he pedido el uso proporcional de la fuerza pública para custodiar los centros sanitarios”,  añadió. Se  dirigió, además, a los trabajadores de Salud y  les recordó su juramento hipocrático.

 En Oruro, la junta de vecinos de la zona que está cerca del Hospital Corea cerró las puertas y  bloqueó el lugar. En la urbe alteña,  varios pobladores advirtieron que no permitirán el ingreso de pacientes con Covid-19  al Hospital del Norte.  

Para evitar similar situación el alcalde de La Paz, Luis Revilla,  advirtió a la población. “Vamos a ser muy rigurosos (…) alguna persona que esté tratando de incitar con el bloqueo a la salud. Esa persona irá  presa, porque nadie puede evitar el derecho a la salud”, dijo. Pero ayer en la inspección del Hospital La Portada, donde se atenderán casos de Covid-19, varios vecinos protestaron contra la medida.

 

 

Más de
41
12