Encarcelan a madre y padrastro que flagelaron a niño de 9 años

La Policía de Santa Cruz descubrió que el hombre usó un cable para golpear al pequeño, quien, junto a su hermano de dos años, tenía prohibido comer si no estaba presente su madre.
lunes, 23 de marzo de 2020 · 19:18

Página Siete Digital

La madre y el padrastro de un niño de nueve años fueron enviados a la cárcel, en Santa Cruz, imputados por violencia familiar y doméstica. El informe policial señala que el pequeño fue flagelado con un cable de motocicleta y la planta de uno de sus pies presentaba heridas y ampollas mal curadas.

La fiscal departamental de Santa Cruz, Mirna Arancibia, informó hoy que el Juzgado Undécimo de Instrucción en lo Penal de la Villa 1ro de Mayo determinó la detención preventiva en el penal de Palmasola para la madre, Elfy Consuelo V. C., y el padrastro, Ariel M. M. L. Los efectivos de la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (Felcv) también rescataron al hermano de la víctima, de dos años.

De acuerdo con la investigación, el 22 de marzo, a las 15:30, la tía del menor de edad interpuso una denuncia en contra de los imputados. El reporte de la Felcv señala que una joven se presentó en casa de la denunciante, dijo ser la niñera y que la pareja no había pagado sus servicios por cuidar a los dos niños y que, además, habían cambiado de domicilio.

El mismo día, la tía verificó que la pareja se había trasladado del Plan 3000 a la zona Palmar. En el primer domicilio, los dueños de casa contaron a la familiar que ambos niños eran víctimas de constantes maltratos. Revelaron que en el último hecho violento, el padrastro había golpeado al mayor de los hermanos con un “chicotillo de moto”, con el que le causó profundas heridas en la espalda, todo esto en presencia de la madre.

La niñera también declaró a la tía que la madre le ordenaba no dar alimentos a los niños hasta que ella no llegue a la casa. La fiscal a cargo del caso, Matilde Vaca, manifestó que este caso consternó a la sociedad cruceña, ya que “no se justifica que un menor de edad tenga que sufrir este tipo de agresiones por pedir comida”, manifestó.

El informe médico presentado por el Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF) determinó siete días de impedimento para la víctima, ya que sufrió varios golpes y quemaduras en todo su cuerpo, además, se encontró heridas antiguas, que no habían cicatrizando.

“En audiencia de medidas cautelares la fiscal del caso, sustentó la imputación y demostró los riesgos procesales de peligro de fuga y obstaculización en la investigación. Este hecho es lamentable porque los imputados dieron un castigo severo al menor por tener hambre, además, ambos solían golpear y castigar con frecuencia al niño”, manifestó Arancibia.