El médico boliviano que atiende casos de coronavirus en España

La situación en España es crítica. Asegura que Bolivia necesita prevenir que la crisis del virus se expanda. “Esta pandemia puede convertirse en una catástrofe abismal”, advierte.
martes, 31 de marzo de 2020 · 10:32

Fernando Chávez Virreira. / La Paz

Carlos Azurduy es un médico boliviano que vive y trabaja hace 10 años en Aranda de Duero, una ciudad de la provincia de Burgos de España, en el hospital Santos Reyes. Se formó en la UMSA y trabajó por mucho tiempo en el Hospital de Clínicas de La Paz. Hoy presta sus servicios como médico de urgencias en aquel país, en un hospital de campaña con 200 camas en el que está ayudando a los pacientes más ancianos afectados con el Covid-19 "a morir en paz".

“La situación es grave, es crítica. Yo he estado siguiendo las noticias de Bolivia y no todos lo están tomando como lo grave que es. Sé de la precariedad del sistema de salud en el país, por lo que esta pandemia puede convertirse en una catástrofe abismal”, cuenta este médico, afectado por la situación mundial a causa del coronavirus.

“Los hospitales en toda España están saturadísimos, las unidades de terapia intensiva están a tope. En Burgos yo estoy a cargo del hospital de campaña, tenemos 200 camas para cuidados paliativos, son ancianos que no responden al tratamiento y lo único que podemos hacer es darles medidas de confort para que tengan un fallecimiento en paz”, relata Azurduy.

Hasta hoy martes, en España han muerto 8.189 personas por el Covid-19 y hay 94.417 casos confirmados. Después de Italia, es el país más afectado, además de China, Irán y EEUU.

Azurduy dice que hay muchos médicos bolivianos en España que están trabajando ahora con los recursos limitados con los que se cuenta.

“Esto es algo realmente grave y es importante que la población lo entienda así: es impresionante el momento en que el contagio pasa a ser comunitario, el número de pacientes que crece exponencialmente día a día y los ingresos que reciben los hospitales. En Aranda comenzamos con un paciente, a las 12 horas pasaron a ser nueve y al día siguiente teníamos 36. Muchos mueren, generalmente son ancianos, gente mayor y con patologías de base”, cuenta.

“Esta enfermedad empeora o muestra su verdadera cara a los 10 días del contagio”, dice y explica que la gente joven es generalmente asintomática, o tiene un pequeño catarro, pero que son estas personas que van contagiando, por lo que “el confinamiento es esencial”.

Este médico cuenta que ha visto casos leves, graves y muy graves. “Los leves se están manejando en domicilios y por vía telefónica se les insta a que estén aislados y el médico encargado le llama cada día para saber cómo está; si el paciente informa que está con más fatiga o disnea o se siente peor, avisa a los hospitales y debe ser internado”, explica.

En los hospitales de España no se divide a los pacientes por países o nacionalidades, sino que los hospitales atienden a todos por igual.

En tiempos de cuarentena y restricciones usted necesita estar bien informado. Por eso, Página Siete pone temporalmente a su disposición de forma gratuita, nuestra edición de papel en versión digital. Para verla haga clic aquí.

Este servicio, con contenidos especiales y enfoques propios de las principales noticias del día, será parte de la App que lanzaremos próximamente. 

37
2