Instructivo que restringe acceso a pruebas para Covid-19 levanta polémica

El Ministerio de Salud estableció nuevos parámetros para calificar a un paciente como sospechoso. Inlasa asegura la medida razonable.
sábado, 18 de abril de 2020 · 20:00

Página Siete Digital / La Paz

El instructivo del Ministerio de Salud que endurece los requisitos para acceder a una prueba para el Covid-19 ha levantado polémica. La periodista Amalia Pando, cuestionó duramente esta decisión y calificó tal medida como “un crimen contra la salud pública”.

“Sólo Bolivia ha prohibido las pruebas masivas. Es un crimen contra la salud pública. De muy poco sirve la cuarentena que estamos cumpliendo. Sin los imprescindibles test masivos se está desaprovechando la única oportunidad de ganar la guerra contra el Coronavirus. A lo mucho, se está postergando lo inevitable, la explosión de casos y muertos. ¡Vayan preparando los campos feriales para recibir cientos de enfermos!”, escribió la periodista en el portal de Cabildeo.

El pasado jueves Página Siete publicó un artículo sobre dicha resolución en la que se destacó que al endurecer los requisitos para acceder a las pruebas se reduce la posibilidad de conocer a ciencia cierta la cantidad de infectados que hay en el país, y que algunos profesionales en salud sospechan que de esta manera varios casos continuarán sin salir a la luz.

El instructivo firmado por el ministro de Salud, Marcelo Navajas, ordena a los Servicios Departamentales de Salud (Sedes) “la toma de muestras a casos sospechosos con sintomatología activa y no así a contactos de un caso confirmado o sospechoso que al momento no presenten sintomatología”.

Además, se añade que quien incumpla esta determinación “será sujeto a sanción de acuerdo a normativa”.

En redes sociales se difundieron opiniones contrarias a tal medida, pues de esta manera no sólo se registrará un nivel de contagiados muy por debajo a la realidad, sino que se corre el riesgo de propagar aún más la enfermedad al no tener certeza de quién tiene el virus. Es precisamente por ello que la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomendó aplicar pruebas a casos sospechosos tanto como sea posible.

El instructivo de Navajas mantiene esa línea, pero pone nuevos parámetros para definir a quién se puede considerar como caso “sospechoso”.

Un caso “sospechoso”, de acuerdo al instructivo, es aquel que tenga una infección respiratoria aguda y que haya estado en un área donde se reportó la transmisión de la enfermedad durante los 14 días anteriores a la aparición de los síntomas. 

“Sospechoso” también es un paciente con una infección respiratoria aguda que haya estado en contacto con un caso confirmado de Covid-19 en los últimos 14 días antes del inicio de los síntomas. O un paciente con respiración aguda grave que requiera hospitalización y cuya situación no pueda explicarse de otra manera que no sea con el coronavirus. 

Contrariamente, se sabe que la aparición de síntomas, en algunos casos, puede darse después de los 14 días de haber contraído la enfermedad. Por otro lado, algunos infectados no tienen certeza de que estuvieron en contacto con un caso confirmado, en parte, debido a la escasez de pruebas para verificar este extremo.

Inlasa: las pruebas no se prohíben, sólo se priorizan

El director del Inlasa, Christian Trigoso, sostuvo que las pruebas no están prohibidas para la población, sino que se atiende con prioridad a los pacientes que son “sospechosos con sintomatología activa”.

“No es que están prohibidas las pruebas a personas que así lo requieran, sino que se está priorizando los casos que son sospechosos con sintomatología activa, porque son ellos quienes requieren el diagnóstico rápido para tomar las acciones clínicas correspondientes”, indicó Trigoso, según una nota de prensa del Ministerio de Salud.

El funcionario añadió que si todas las personas solicitaran hacerse dicha prueba, ocasionarían la saturación y el colapso de laboratorios, situación que no soportaría el actual sistema de salud.

Además –dijo— debido a la pandemia que afecta a todo el mundo, existe una alta demanda de reactivos, solución química necesaria para las pruebas, por lo que es necesario actuar con racionalidad.

“Se respeta la voluntad de las personas que quieran hacerse la prueba, pero debemos actuar con racionalidad por ahora y priorizar que las pruebas sean dirigidas a los casos con sospecha. La falta de reactivos no es un problema en Bolivia, sino, mundial y hoy estamos consiguiendo esas soluciones por gestiones del Gobierno y el apoyo de organismos internacional”, acotó.

En tiempos de cuarentena y restricciones usted necesita estar bien informado. Por eso, Página Siete pone temporalmente a su disposición de forma gratuita, nuestra edición de papel en versión digital. Para verla haga clic aquí.

Este servicio, con contenidos especiales y enfoques propios de las principales noticias del día, será parte de la App que lanzaremos próximamente. 

4
27