Los directores en el aniversario de Página Siete

viernes, 24 de abril de 2020 · 00:04

Siempre críticos con el poder

 Isabel Mercado / Directora Página Siete

Si hemos podido mantenernos de pie ha sido gracias a la lealtad de nuestros lectores, cuyo apoyo reconocemos y agradecemos”.

Página Siete siempre ha mantenido como línea editorial la defensa de los valores de la democracia y como objetivo contribuir a la consolidación de una prensa libre que informe y apoye el desarrollo del país en la dirección que decidan los ciudadanos.

 Hemos ejercido esta defensa buscando la verdad informativa de manera imparcial y sin una agenda partidaria, pero la dinámica de la política nos ha enfrentado a la hostilidad del gobierno del MAS y ahora a la de personas que prefieren que Página Siete apoye a este o aquel candidato. 

Nada de eso ha hecho que cejemos en nuestra posición, a pesar del impacto económico que conllevaba entonces y a pesar de la animosidad de la que hemos sido blanco antes y ahora. Si hemos podido mantenernos de pie ha sido gracias a la lealtad de nuestros lectores, cuyo apoyo reconocemos y agradecemos.

Con el cambio de gobierno, Página Siete no ha dejado de ser crítico del poder. De hecho, desde que asumió la Presidenta Áñez hemos denunciado los atropellos cometidos  contra personas que quizá hayan cometido un delito, pero cuyo derecho al debido proceso debe ser respetado, y hemos denunciado actos de corrupción en los que han incurrido funcionarios de este nuevo gobierno. 

Esto sirve para recordarnos una vez más que la corrupción nace de debilidades humanas y sistémicas que no son exclusivas de ningún partido. Razón demás para que este medio y todos los ciudadanos mantengamos la misma actitud crítica y vigilante ante todos los excesos del poder sin distinción. 

Nos debemos a nuestros lectores y es para ellos el mensaje es  que Página Siete no apoya ni tiene preferencias por programas, partidos o candidatos. Escuchamos las críticas para seguir mejorando, pero continuaremos defendiendo los principios de la libertad y de la democracia por encima de todo.  Afortunadamente contamos con un grupo de columnistas que complementan nuestras opiniones con otros puntos de vista, con los que no siempre comulgamos pero respetamos. 

Nuestro compromiso es y seguirá siendo con el periodismo independiente y con nuestros lectores a quienes buscamos ofrecerles cada día nuestro mayor esfuerzo por mantenerlos bien informados.

 

Una década de firmeza

Raúl Peñaranda U./ Exdirector Página Siete

Página Siete en poco tiempo se volvió el más influyente del país, basado en varios pilares, siendo uno de ellos su férrea independencia”.

Página Siete ha sido el último diario metropolitano en haber sido creado en las Américas en soporte de papel. Hace 10 años, cuando nació, ya se sentía en algunos países la crisis de los periódicos, pero aun así consideramos que había una oportunidad y que la idea de lanzarlo era correcta, sobre todo porque el principal diario paceño de ese entonces estaba en manos de Álvaro García Linera a través del empresario chavista Carlos Gill. Nunca un diario dominado por las autoridades tendrá un buen fin y eso es lo que le sucedió al de Auquisamaña. Creían que comprando La Razón tendrían todo controlado. Pues no fue así.

El experimento de Página Siete funcionó, y cómo. En poco tiempo se volvió el más influyente del país, basado en varios pilares, siendo uno de ellos su férrea independencia. Evo Morales, García Linera y su séquito pensaron que dando algunos gritos y profiriendo amenazas el periódico se callaría, bajaría la cerviz. Pues no ocurrió. Me imagino cuántos desayunos les habrá arruinado el periódico con sus portadas valientes e informativas a esas petulantes y abusivas autoridades. 

 Página Siete tiene ahora otros grandes desafíos, y su equipo actual los está encarando de manera inteligente y, cómo no, valiente. La cuarentena ha hecho que el periódico no pueda ser distribuido temporalmente de manera impresa, y por ello prepara una App, ha fortalecido su versión digital y ha seguido apostando por un periodismo libre, que no le tiene miedo al poder (lo que incluye al actual gobierno, obviamente) y que trata de sintonizar con los intereses de la ciudadanía. 

El periódico, pese a su presupuesto limitado, hace reportajes de investigación, publica libros, inventa revistas de crónica, participa en concursos, da premios a colegas y no suelta la manija de la información de coyuntura, en la que siempre informa con firmeza y sentido de oportunidad. Para no hablar de sus editoriales claros, que siempre dicen algo, y de un equipo de columnistas de primer nivel.

¡Felicidades a su directora, Isabel Mercado, y a todos los que hacen posible que el diario siga haciendo su trabajo día a día!

 

Nunca renunció a su misión

Juan Carlos Salazar/ Exdirector Página Siete

La supervivencia del diario, al que los poderosos no le auguraban seis meses, es un milagro de la perseverancia y convicción democrática de sus periodistas”.


Página Siete cumple 10 años. Se dice pronto, pero fueron 10 años muy difíciles. Parafraseando al gran Gabo, había que haberlos vivido para contarlo. La supervivencia del diario, al que los poderosos no le auguraban más de seis meses de vida, es un milagro de la perseverancia profesional y la convicción democrática de sus periodistas, en defensa de la libertad de expresión.

Hacer un periódico en Bolivia es más difícil que construir un trasatlántico en un garaje, pero los colegas que han pasado por su redacción a lo largo de estos diez años lo han logrado con un periodismo de excelencia. Mérito de los periodistas, pero también de sus directivos, que creyeron en el proyecto y lucharon contra todos los obstáculos que fueron surgiendo en el camino.

Al poder no le gusta que la prensa fiscalice sus actos. Y cuando hablo del poder no me refiero únicamente al político, sino también al económico y a los poderes fácticos. Pero la prensa no puede abdicar de su misión fiscalizadora y Página Siete nunca renunció a esa obligación, pese a las presiones y amenazas que sufrió a lo largo de su existencia y que se tradujeron en un abierto boicot económico y publicitario. Quisieron ahogarla, pero la fortalecieron. 

El crecimiento de su lectoría, no solo de la edición impresa sino y sobre todo de la digital, fue premio y respuesta a esas agresiones. 

Mi paso por la dirección de Página Siete fue una de las experiencias más maravillosas de mi carrera profesional. Me siento orgulloso y agradecido del trabajo realizado a lo largo de esos tres años y tres meses, orgulloso por los resultados y agradecido al equipo que me acompañó, sin cuyo aporte no  hubiese sido posible ningún logro.

Hoy, como ayer, Página Siete es un diario de referencia, por su profesionalismo e independencia. Hoy, también, inicia una nueva etapa, que se presenta cargada de desafíos, los de siempre y los que le auguran los nuevos tiempos, los de ese futuro que ya se hizo presente. Su gran reto, desde que nació, fue hacer el periodismo del día siguiente con la misma frescura del día de hoy. Lo logró. Y seguramente lo seguirá logrando en los muchos días que tiene por vivir.
 

 

En tiempos de cuarentena y restricciones usted necesita estar bien informado. Por eso, Página Siete pone temporalmente a su disposición de forma gratuita, nuestra edición de papel en versión digital. Para verla haga clic aquí.

Este servicio, con contenidos especiales y enfoques propios de las principales noticias del día, será parte de la App que lanzaremos próximamente. 

71
2