Enfermos de miastenia se quedan sin remedios por la cuarentena total

El medicamento mestinon no es importado por las farmacias y sólo llega por diferentes vías. Ahora que las fronteras están cerradas dejó de ingresar al país.
viernes, 3 de abril de 2020 · 00:27

Página Siete Digital

La miastenia es un mal que debilita los músculos y baja las defensas del cuerpo; quienes lo padecen se quedaron sin medicamentos ante el cierre total de las fronteras por la cuarentena que dictó el Gobierno para evitar la propagación del coronavirus. La medicina no llega a las farmacias de forma legalmente establecidas en el país, por lo que los pacientes deben adquirirlos por otras vías.

Esta enfermedad debilita los músculos de los brazos, las piernas y el rostro porque hay una interrupción entre los nervios y músculos. También afecta el habla, la posibilidad de masticar, ocasiona párpados caídos e incluso problemas al respirar. Por esta última razón, varios de los enfermos llegan de emergencia al hospital y les deben hacer una traqueotomía para salvarles la vida.

Comer algo sólido es muy doloroso, por ello tratan de que sus alimentos sean más líquidos. También les impide hablar con normalidad y ante la cantidad de los problemas que les causa los enfermos ya no pueden volver a trabajar. Incluso, esta es una enfermedad autoinmune y las mismas defensas llegan a atacar al organismo.

“Esta enfermedad no tiene cura pero sí un tratamiento de por vida y el medicamento permite la comunicación entre los nervios y los músculos”, declaró Beatriz Toro. La paciente agregó que deben recurrir a medicamentos de contrabando, como el Mestinon, porque en Bolivia no se los vende.

“Ya intentamos que el Gobierno, a través de la Agemed, legalice el medicamento pero no hemos podido hacerlo y con el cierre de fronteras ya no lo podemos conseguir”, sostuvo la persona afectada por la enfermedad.

Además, relató que antes del cierre de las fronteras había mucha especulación con el medicamento. Si en Argentina llega a costar 215 bolivianos; en Bolivia lo comencializaban en 360 bolivianos; si en Brasil cuesta 75 bolivianos, en el país se lo vende por el doble.

“Conversamos con (personal) del ministerio (de Salud) y nos derivaron al Sedes, pero hasta ahora no obtuvimos una respuesta. Esto nos causa un serio problema porque no tomar una dosis nos puede generar una crisis. Esta se presenta cuando nuestro cuerpo comienza a temblar, ataca la boca, los ojos y después es imparable”, declaró Toro.

Una vez que un enfermo de miastenia llega a tener un ataque llega a la sala de emergencias. “Es una situación difícil. Además, el coronavirus nos puede matar porque no tenemos defensas”, aseveró.

En tiempos de cuarentena y restricciones usted necesita estar bien informado. Por eso, Página Siete pone temporalmente a su disposición de forma gratuita, nuestra edición de papel en versión digital. Para verla haga clic aquí.

Este servicio, con contenidos especiales y enfoques propios de las principales noticias del día, será parte de la App que lanzaremos próximamente. 

3
1