La cuarentena golpea a 82 mil trabajadores del sector automotriz

El sector pide integrar la “cadena logística de la vida” porque es el soporte del transporte de alimentos y medicamentos. Pierde $us 2 MM diarios.
viernes, 1 de mayo de 2020 · 00:09

Cándido Tancara Castillo  / La Paz 

Lo que al parecer ocurrió en esta cuarentena es que los cientos de vehículos, livianos y pesados, se movilizaron sin mantenimiento o si lo recibieron, fue clandestino e informal. Lo evidente es que el sector automotriz estuvo parado. 35 empresas, que importan vehículos nuevos, repuestos originales y lubricantes, mantienen cerradas sus tiendas y talleres, y sus 82 mil trabajadores, de los cuales 12 mil son directos y 70 indirectos, estuvieron parados. Las pérdidas calculadas por día superan los dos millones de dólares y se anticipa que habrá quiebra de empresas pequeñas.

“Este tema (la cuarentena) nos preocupa, va ser un golpe muy duro a nivel internacional, es una cadena de los fabricantes, de los importadores, concesionarios, tenemos distribuidores dentro las concesionarias, somos representantes; el golpe es tan fuerte para el sector automotriz que va tener una caída del 35%, directo que va haber; es un daño directo, es un daño muy grande para las fuentes de trabajo y muchas empresas pequeñas van a quebrar, no van a poder subsistir; un equilibro se puede soportar 45 días, con 60 días ya colapsan las empresas, es un perjuicio muy grande”, informó a Página Siete el gerente general de la Cámara Automotor Boliviana (CAB), Luis Encinas.

Explicó que la iliquidez en el sector se presenta por al menos dos situaciones: porque no venden repuestos ni prestan asistencia técnica y porque pagan sueldos a sus trabajadores. “Las empresas no perciben, pero están pagando sueldos; un trabajador promedio del sector automotriz gana alrededor de 800 dólares promedio” entre “las 12 mil fuentes directas de trabajo, y de las 70 mil fuentes de trabajo indirecto que generamos; es un peligro que genera un gran daño a nuestro sector”.

Encinas sostuvo que la Cámara Automotor Boliviana reúne a empresas legamente establecidas que tienen “contratos de representación de marca con el fabricante” a diferencia de importadores unipersonales que si bien tienen un NIT “muchos de ellos son lavadores de dinero”, compran vehículos nuevos y usados, entre 500 y 600 unidades, de países árabes o de Iquique. Dijo que las empresas afiliadas a la CAB importan entre el 55 y 60% de motorizados nuevos y las “otras no siempre”.

Señaló que las 35 empresas importadoras tienen talleres de mantenimiento y tiendas para la venta de repuestos y lubricantes. Explicó que todos los talles de las empresas por norma deben prestar atención técnica durante los primeros tres años de garantía, aquello, dijo, no ocurre hace 40 días, pues muchos vehículos circulan, desde tractores de la agropecuaria, de la cosecha, de carguío, transporte de acopio entre campo ciudad, distribución, comercio e internacional, hasta los vehículos sanitarios, ambulancias, sin acudir a los talleres y el cambio de repuestos.

El vocal de la CAB, Erick Saavedra, informó a Página Siete que el transporte internacional está parado, necesita mantenimiento, sin contar a otros rubros del sector como el transporte de pasajeros, mercaderías, entre otros. “Calculo que perdemos alrededor de dos millones de dólares por día desde la venta de un tornillo hasta vehículos nuevos, de entre 214 marcas”. También dijo que el sector automotriz paralizado tendrá sus consecuencias internamente y también afectará los ingresos del Estado vía impuestos. “Generamos 600 millones de dólares en impuestos para el país, anuales”, dijo al recordar que su sector sigue a la banca con el pago de impuestos.

Ser parte de la cadena logística

Encinas afirmó que el sector automotriz está de acuerdo con la cuarentena, que pretende evitar el avance del coronavirus, pero, continuó, pide desde los primeros días de la medida ser parte de la “cadena logística de la vida” porque los medicamentos, insumos médicos y alimentos son transportados por carretera. “Ojalá Dios los ilumine y habiliten el sector automotriz como parte esencial dentro de la cadena logística de la vida” porque, continuó, esa decisión permitirá garantizar las 12 mil fuentes de empleo y los 70 mil indirectos que ahora están en riesgo.

Encinas y Saavedra dijeron por separado que el sector automotriz tiene desde vehículos nuevos, repuestos y lubricantes en la Aduana, los que no se pueden desaduanizar ni transportar por ahora, pero si como sector ingresaran a la cadena logística, también este tema se tendría que destrabar en la línea de los alimentos y medicamentos, pues de lo contrario tampoco podrían ofrecer asistencia técnica oportuna a los motorizados.

Cuando llega un reclamo a un taller, dijo, “tenemos que dar cobertura de lo que le hace falta, tenemos que tener el repuesto que hace falta, si está dentro de los tres años de garantía, pues si no se responde y los repuestos están en la Aduana, no serviría de nada”. Además, enterado de lo peligroso que es el coronavirus, prosiguió Encinas, la CAB tiene entre sus afiliadas todo el equipo de bioseguridad para los trabajadores. Afirmó que  su sector  está dispuesto a adaptarse a los horarios restrictivos que se fijen para evitar aglomeración y en consecuencia el contagio del virus, porque “la vida está primero”.
 

Avizoran más mantenimiento que compra de carros nuevos

 Se ensayan algunas alternativas para cuando las actividades productivas se reanuden con restricciones poscuarentena. Que mucha gente no comprará vehículos nuevos y que los dueños de motorizados recurran a los talleres autorizados para el mantenimiento correctivo y preventivo de motores antes de volver a operar, sin tomar en cuenta otros ajustes. 

“Esta es la tendencia a corto plazo, es lo que va pasar; talleres, repuestos y servicios serán los mayores ingresos para el sector automotriz”, dijo el vocal de la Cámara Automotor Boliviana (CAB), Erick Saavedra.

Considera que su apreciación es una tendencia mundial, mientras se producirá un nuevo orden, los fabricantes producirán modelos 2021 y 2022, vehículos eléctricos e híbridos. “El mundo está migrando del modelo Euro 5 a Euro 6, más sofisticado y ahí es un tema de producto”, acotó.

También anticipa que los precios de los motorizados se mantendrán, en el país. “La oferta no va a bajar, los precios no van a bajar; las opciones pueden cambiar, la tendencia también, mucho rubros como marcas globales pueden fusionarse y eso es un tema real”, añadió.

 Saavedra previó que para evitar el contagio del coronavirus se abre la tendencia de caminar tramos cortos en las ciudades, uso de bicicletas y motocicletas, pero también que más personas compren sus motorizados personales para mantener la distanciamiento social; también que las empresas adquieran sus propios motorizados para el transporte de sus trabajadores.  Sostuvo que son etapas que se tienen que preparar para la etapa de poscoronavirus, que aún es incierta

 

En tiempos de cuarentena y restricciones usted necesita estar bien informado. Por eso, Página Siete pone temporalmente a su disposición de forma gratuita, nuestra edición de papel en versión digital. Para verla haga clic aquí.

Este servicio, con contenidos especiales y enfoques propios de las principales noticias del día, será parte de la App que lanzaremos próximamente. 

Más de
4
2