Trinidad, azotada por el virus y por la falta de agua por tubería

Habitantes de la ciudad capital de Beni se quejan porque en plena pandemia no cuentan con un servicio completo de agua potable ni de alcantarillado.
domingo, 17 de mayo de 2020 · 00:30

Sergio Mendoza  / La Paz

A la crisis sanitaria que se desató en Trinidad por el coronavirus, se le suma un problema de siempre en la  capital del departamento del Beni. Pero en este momento el problema es mayor. Aquí no existe un servicio de agua potable distribuido a través de cañerías ni un sistema de alcantarillado completo. Se consigue el agua como se puede, a veces en carros cisternas que la sacan de pozos con varios metros de profundidad.

“Si entendemos agua potable como agua tratada que uno puede beber directamente ningún habitante de Trinidad tiene. Lo que existe es un mediocre sistema de distribución de agua que no es potable por cañería hacia los domicilios”, explicó la socióloga e investigadora Zulema Lehm, quien reside en esta ciudad.

 “Ahora, ese sistema de agua que no es potable llega a un pequeñísimo porcentaje de la población. Entonces la gente aquí, aún en el centro de la ciudad, compra agua para su consumo, para su baño, para todo, y se compra agua por cisternas”, añadió la académica boliviana.

Lehm estaba molesta porque recientemente, cerca  a su domicilio, una bomba de agua se arruinó y el agua del alcantarillado salió a la superficie. Esto no se reparó -según ella- por dos meses, con el argumento de que la cuarentena obstaculizaba los trabajos requeridos.

Hasta el pasado viernes en Trinidad sumaban 551 casos de Covid-19 y se registraron 39 muertos por esta enfermedad. Es el segundo departamento más golpeado por la pandemia (después de Santa Cruz) aún cuando fue el último en el que se detectaron los casos.  Los hospitales se llenan de infectados y los médicos deben trabajar el doble en un esfuerzo de abastecer la atención requerida por los pacientes.

Organizaciones internacionales y autoridades nacionales recomendaron, además del aislamiento y distancia social, una higiene constante para evitar el contagio del virus. Esto no es  tan sencillo de cumplir si no existe un óptimo sistema de agua potable y alcantarillado.

 Lehm contó que el alcantarillado depende tanto de la Alcaldía  como de la cooperativa de agua potable y alcantarillado Coatri, pero cuando hay un problema ambas instancias delegan la responsabilidad a la otra.

El periodista de Taxi Noticias, Juan de Dios Peña, explicó la mayoría de las personas deben comprarse agua de cisternas pues aquellas que tienen servicio de tuberías hasta su domicilio no cuentan con el recurso las 24 horas del día, sino por horas. “Hay varias empresas que distribuyen el agua   a través de cisternas que está a Bs 60 por 1.000 litros”.

 

Un distribuidor de agua informó que alrededor del 70 u 80% de la población en Trinidad no tiene agua por cañería, y si la tienen no es de muy buena calidad. Para solucionar sus problemas están estos empresarios que se agruparon en una asociación de entre 30 a 40 integrantes.

 Esta persona, que pidió mantener su nombre en reserva, contó a Página Siete que cada distribuidor  tiene al menos un pozo de alrededor de 90 metros de profundidad para sacar agua cristalina. El agua se obtiene mediante una bomba que funciona con electricidad para trasladarla hasta la superficie. 

 El líquido pasa por filtros para quitarles las impurezas y por un proceso en el que se utiliza cloro para una mejor desinfección. Este empresario llena un tanque de unos 30.000 litros antes de ponerlos en los camiones cisterna para distribuirlos. 

 Cada día reciben la llamada de las familias que requieren sus servicios. Su personal, con insumos de bioseguridad y tras un proceso de desinfección, sale en los camiones para  el reparto. “Somos muchos distribuidores, pero esto no es para llenarse de plata, es un servicio a la población”.

 “Desde que tengo uso de razón siempre hubo proyectos de agua, pero llegan hasta por ahí nomás. Ahora hay uno en el que se está tratando de sacar agua del río Ibare y traerla a la planta de tratamiento en la zona 13 de abril y de ahí repartirla al pueblo (...) Este problema es de antes, es bien paradójico, porque todos los años tenemos inundaciones, pero no tenemos agua en las casas”, relató el distribuidor.

 Resaltó que hay varias personas que no tienen los Bs 60 para comprar agua, ni siquiera tienen suficiente para adquirir comida o medicamentos, entonces recurren a la solidaridad de los vecinos.  “Esto pónganlo en negritas: este pueblo debería declararse en desastre. No tenemos agua buena, luz buena, alcantarillado, medicamentos, ni hospitales. Necesitamos la mayor ayuda posible, porque esto es un descalabro total”.

 

“No tenemos suficiente dinero”

El alcalde de Trinidad, Mario Suárez, explicó que el problema del abastecimiento de agua potable en su municipio viene desde hace muchos años atrás. Aseguró que en su gestión él intentó por todos los medios conseguir recursos para proyectos de solución, ya que la alcaldía no cuenta con el dinero suficiente para emprendimientos de esta magnitud. 

“No tenemos (los recursos). Como le decía, nosotros también tenemos que sacar un crédito. Sólo para darle una información, nosotros en Trinidad no tenemos más que Bs 70 millones para inversión, al año, no tenemos más”, explicó la autoridad edil.

Suárez respondió de esta manera a la pregunta de si el municipio tiene los fondos para cumplir con la contraparte en el último proyecto para abastecer de agua potable a Trinidad que se había elaborado hace unos años. 

El monto total del proyecto era de Bs 270 millones. De este monto el Gobierno central pagaría Bs 179,9 millones, la Gobernación Bs 9,1 millones y la Alcaldía Bs 81 millones, de acuerdo a publicaciones de prensa del año pasado. Esa cifra superaría el monto total de inversión que dispone el municipio según Suárez.

Este proyecto buscaba conducir agua del río Ibare y, después de tratarla, distribuirla a la ciudad. El alcalde indicó que la obra ya fue adjudicada, pero que esta, debido al cambio de Gobierno se paralizó antes de iniciar la cuarentena.

La autoridad acotó que si es difícil cumplir con esta obra, será más difícil aún contar con un alcantarillado adecuado, ya que la inversión sería mayor.
 

 

Mensaje de Raúl Garáfulic, Presidente del directorio de Página Siete

El coronavirus ha causando la peor crisis económica que me ha tocado vivir en casi 40 años de experiencia profesional y algunos expertos anticipan que la recuperación podría tomar un par de años.

La dramática caída de nuestros ingresos ha puesto en riesgo la estabilidad financiera de Página Siete.

Para salir de la crisis necesitamos reinventarnos hacia contenidos digitales y un paso en esa dirección es nuestra nueva aplicación PaginaSietePro, que está disponible en Apple Store y Google Play.

La aplicación contiene información en tiempo real, la versión completa del periódico impreso y próximamente, información y servicios exclusivos que no estarán disponibles en otras plataformas.

Tu suscripción a la aplicación nos permitirá seguir ejerciendo un periodismo de calidad, con la información completa y el análisis y contexto que nos caracteriza.

Medios de comunicación independientes y valientes son imprescindible para la vida en libertad y democracia. Página Siete lo demostró en varios momentos difíciles que nos tocó vivir durante los últimos años.

Muchas gracias por tu apoyo.

Para suscribirte, descarga la aplicación de Apple Store o Google Play haciendo clic en uno de los siguientes botones:

Apple Store

Google Play

Consultas


   

Más de
66
54