La música no para en tiempos en los que la escasez aprieta en Bolivia

domingo, 24 de mayo de 2020 · 11:23

EFE / Santa Cruz

Trompetas, tambores y platillos animan a los transeúntes a cambio de una ayuda para comer, en estos tiempos en los que hasta la música se queda sin clientes en Bolivia.

"La alegría es contagiosa", comenta Isidro Mamani, uno de los músicos que bajo unos árboles espera esa ayuda en Santa Cruz de la Sierra.

Este hombre de mediana edad reconoce que "por más tristes que estemos, nuestra obligación es transmitir alegría" con su música.

La cuarentena por el coronavirus, que se prolonga desde hace dos meses en el país, acabó con la fiesta de la que ellos viven, porque no hay ni actos sociales ni culturales que demanden sus notas, lamenta este músico, que preside una asociación de bandas denominada 22 de Noviembre, con seiscientos asociados.

"Nos hemos visto en la necesidad de salir para de pedir ayuda", relata sobre el recurso de algunos de ellos a tocar en la calle a cambio de "una moneda, un billete, todo es bienvenido".

Mamani reprocha a las instituciones que poco o nada colaboran, los víveres que les llegan son escasos y sólo queda su música a cambio de un apoyo para una olla común bajo los árboles en una avenida en Santa Cruz, una ciudad donde el calor aprieta casi todo el año.

Los instrumentistas temen que su oficio sea de los últimos que se va a recuperar cuando se levante la cuarentena, pero no por eso pierden el ritmo ni la sonrisa.

Familias completas forman parte de las bandas musicales, la olla común a veces está vacía y no pueden parar sus notas en espera de una colaboración de quienes pasan por el lugar, a pie o desde un auto que se para al verlos.

"Nos han alegrado el corazón", agradece, por la ayuda que dejan en una cajita de cartón con la que recaudar fondos comprar comida.

Santa Cruz tiene más de un millón y medio de habitantes y es la capital económica de Bolivia, a la vez que la ciudad más golpeada por la Covid-19 en el país, por lo que tiene declarado riesgo alto de la enfermedad, lo que conlleva una serie de restricciones que merman notablemente la actividad social y económica.

Mensaje de Raúl Garáfulic, Presidente del directorio de Página Siete

El coronavirus ha causado la peor crisis económica que me ha tocado vivir en casi 40 años de experiencia profesional y algunos expertos anticipan que la recuperación podría tomar un par de años.

La dramática caída de nuestros ingresos ha puesto en riesgo la estabilidad financiera de Página Siete.

Para salir de la crisis necesitamos reinventarnos hacia contenidos digitales y un paso en esa dirección es nuestra nueva aplicación PaginaSietePro, que está disponible en Apple Store y Google Play.

La aplicación contiene información en tiempo real, la versión completa del periódico impreso y próximamente, información y servicios exclusivos que no estarán disponibles en otras plataformas.

Tu suscripción a la aplicación nos permitirá seguir ejerciendo un periodismo de calidad, con la información completa y el análisis y contexto que nos caracteriza.

Medios de comunicación independientes y valientes son imprescindible para la vida en libertad y democracia. Página Siete lo demostró en varios momentos difíciles que nos tocó vivir durante los últimos años.

Muchas gracias por tu apoyo.

Para suscribirte, descarga la aplicación de Apple Store o Google Play haciendo clic en uno de los siguientes botones:

Apple Store

Google Play

Consultas


   

60
1