Aisem investigada: Hay retrasos en las compras médicas en plena crisis sanitaria

Legisladores señalan que no hay información de los contratos y piden una intervención por parte de la Contraloría. La compra de 500 mil pruebas para La Paz y El Alto aún espera autorización de Salud.
domingo, 31 de mayo de 2020 · 00:30

Leny Chuquimia  /  La Paz

En la peor crisis sanitaria del país,  las  adquisiciones de insumos hospitalarios se ven retrasadas por las investigación a la Agencia de Infraestructura en Salud y Equipamiento Médico (Aisem). Mientras que el ministerio Salud dice que las oficinas encargadas de esa labor siguen funcionando, las gestiones de las alcaldías de La Paz y El Alto para comprar pruebas de Covid-19 no tienen respuesta. 

Los legisladores desconocen la situación de la Aisem de la que también  depende el equipamiento del hospital de Montero, entregado ayer por el Gobierno. 

“No están paralizados, son procesos que ya estaban en camino por lo tanto estamos esperando que se nos informen la fecha de llegada, de recepción, etc. La investigación que se está  realizando a la Aisem es independiente de todos estos procesos. No puedo responder nada  que esté relacionado con la investigación porque no quiero entorpecer el caso”, manifestó la nueva ministra de Salud, Eidy Roca. 

El pasado 20 de mayo, se allanó las oficinas del la Aisem para el secuestro de documentación y equipos informáticos que pudieran contener información sobre el   sobreprecio en la compra de los 170 ventiladores pulmonares. La jornada terminó con la detención de cuatro personas y el precintado de las oficinas que paralizó las funciones de la agencia descentralizada.

“Aunque las oficinas ya se han desprecintado no hemos tenido respuestas  a las gestiones que La Paz y El Alto hacíamos para comprar  pruebas de coronavirus. Esperamos que haya alguna solución”, afirmó el alcalde de La Paz, Luis Revilla. 


Hasta  el momento hay seis personas detenidas, ente ellas el directos de la Aisem. 
Foto:APG

Por separado, los diputados  Luis Felipe Dorado (UD) y Edgar Montaño (MAS) indicaron que se desconoce la cantidad de contratos que cursan al interior de la Aisem y su situación.

 “Es algo que se debe  investigar, y lo haremos  a partir de la siguiente semana, desde  las comisiones que se han creado en la Asamblea Legislativa”, aseguró Dorado.

Compras y labores de la Aisem

La estatal fue creada el 24 de agosto de 2017, bajo el Decreto Supremo Nº 3293 como una institución descentralizada de derecho público, con personalidad jurídica, autonomía de gestión administrativa, financiera, legal y técnica y patrimonio propio, bajo tuición del Ministerio de Salud. Entre sus atribuciones están las de ejecutar programas y proyectos de Establecimientos de Salud Hospitalarios y de Institutos de Cuarto Nivel, además de fiscalizarlos, monitorearlos y evaluarlos.

Para su financiamiento,  la Aisem puede acceder a recursos del Tesoro General de la Nación, a créditos externos e internos; donaciones y transferencias de entidades territoriales autónomas. También está autorizada a realizar transferencias público-privadas de equipamiento médico a organizaciones sin fines de lucro u organizaciones indígena originario campesinas que presten servicios de salud. 

Ante la emergencia que vive el país, el Gobierno transitorio amplió las competencias de la agencia estatal mediante el Decreto Supremo 4224 del 24 de abril de 2020.  En su artículo único, el DS autoriza a la Aisem “mientras dure la declaratoria de emergencia sanitaria nacional” a gestionar y adquirir reactivos e insumos, medicamentos, dispositivos médicos consumibles, repuestos para el mantenimiento del equipamiento y contratar recursos humanos. Para el cumplimiento de lo señalado se le otorgó el permiso de “efectuar las modificaciones presupuestarias necesarias”.

Con esta disposición las compras de equipos, insumos y otros destinados a la lucha contra el coronavirus se centralizaron en la entidad. Esto se sumó a la autorización  de hacer compras directas sin  necesidad de publicarlas -de forma inmediata- en el Sicoes, lo dificulta el seguimiento público a las adquisiciones e impide saber cuántos procesos están    retrasados como ocurre en el caso de la adquisición de pruebas para La Paz y El Alto.  

El Gobierno entregó los respiradores y luego se desató el escándalo de sobreprecio.
Foto:Archivo

 “La idea era que  La Paz y El Alto, en conjunto, podamos adquirir 500.000 pruebas (para coronavirus).  Lamentablemente esto se ha detenido por los hechos irregulares dentro de la Aisem. Estamos esperando que el ministerio pueda disponer si otra de sus unidades tiene disposición de asumir las autorizaciones que por norma tiene a su cargo la Aisem”, explicó el alcalde Revilla.

Aunque la ministra Roca aseguró que las otras adquisiciones médicas de la Aisem ya están en proceso y que sólo se espera las entregas, en el Sicoes figura un informe que da cuenta de ocho contratos fallidos -para la compra de  equipos e insumos   para instalar 500 camas de terapia intensiva- que debían ser licitados nuevamente. 

No hay documentación pública que confirme si se realizaron  esas adquisiciones  comprometidas por el Gobierno. 
 

Reserva y  denuncias

  • Reserva  El 27 de mayo, el fiscal general del Estado, Juan Lanchipa anunció que el caso de la presunta compra irregular de respiradores para la lucha contra Covid-19 fue declarado en reserva por 10 días.
  •  Transparencia  Lanchipa explicó que el caso se lleva con “la mayor transparencia, buscando que no sea contaminado ni politizado para poder llegar al  esclarecimiento del hecho”. Añadió que se tienen identificadas a varias personas que serán convocadas a declarar en calidad de testigos, pero que ya no se brindarán mayores detalles sobre el tema.
  • Filtraciones  El fiscal departamental Marco Cossío  observó que en días pasados se filtraron las declaraciones  de los imputados y otra serie de documentaciones  en menos de media hora. Indicó que se investiga estos hechos.
  •  Advertencia “Estamos investigando los medios por los cuales se obtiene y filtra información para luego asumir acciones legales en un caso muy delicado para el Estado”, dijo.
  • Denuncias Tras lo ocurrido con el caso respiradores,  surgieron otras denuncias de irregularidades en compras de equipos médicos. El director del Instituto del Tórax de La Paz, Édgar Pozo, reveló  que la Aisem entregó nueve respiradores  distintos a los que el nosocomio había solicitado. Meses después  intentó   entregar otros equipos  que tampoco cumplían con las especificaciones. 
  • Pozo “No fue la única vez, trataron darnos cuatro fibroscopios   descartables y de origen chino, cuando el requerimiento era otro. De manera interna hicimos conocer al Ministerio de Salud esta irregularidad, pero no hubo respuesta”, indicó el director del Tórax.

Bs 193,2 millones en 13 contratos

Desde su creación la Aisem manejó un presupuesto de al menos 4.543 millones de bolivianos.   Por la emergencia sanitaria, solo en 13 contratos relacionados a  Covid-19 administró 193,2 millones de bolivianos de préstamos del BID para diferentes programas.   
Según la página web de la agencia, en 2017 la Aisem disponía de  684, 2 millones de bolivianos como patrimonio. En los años siguientes el Presupuesto General del Estado le otorgó:  1.010 millones de  bolivianos en 2018;   1.463 millones en 2019; y  1.385 millones  en 2020.  Este dinero era para el funcionamiento de la institución e inversión en  proyectos.

Pero el dinero que administraba en contratos era mucho más. Sólo en 13 adjudicaciones publicadas en el Sicoes en la primera quincena de mayo,  invirtió 193.211.200 bolivianos. Estas compras se hicieron  con fondos redireccionados -en el marco de la emergencia- de  préstamos del BID para otros programas. 

“Hice un pedido para que  el Ministerio Público y la contraloría intervengan la Aisem. Es necesario que todos los bolivianos nos enteremos de todos los contratos y las inversiones que se hacen en el marco de la lucha contra el coronavirus. Nos preocupa que se este manejando  estas compras  como gastos reservados y no se quiera que el pueblo se entere e los gastos que se hace”, afirmó el diputado Luis Felipe Dorado (UD).

Los 170  respiradores

El 14 de mayo, la presidenta Jeanine Áñez recibió 170  respiradores, que según su explicación serían un complemento a  500 ventiladores  mecánicos para las UTI.

Utilidad La compra generó polémica primero porque los aparatos no eran aptos para terapia intensiva.  El entonces ministro  Marcelo Navajas afirmó que los equipos eran de emergencia  y salvaban vidas.

Corrupción  Según los contratos estos  equipos fueron comprados en España en 28 mil dólares con un crédito del BID, pero otra empresa   los cotizó en 12 mil. En fábrica el costo era 7.128.

Auditoría La Presidenta anunció una investigación del caso, además de una auditoría a todas las compras hechas por la Aisem desde su creación.

Detenidos El 19 de mayo se detuvo a al responsable jurídico del Ministerio de Salud, al director de la Aisem y al entonces ministro de Salud, Marcelo Navajas.

Contratos Los contratos de la compra de los respiradores y otras no fueron publicados. Una funcionaria  advirtió la mala calidad de los equipos, pese a ello la adquisición fue acelerada.

Justicia El ministro de Justicia Álvaro Coimbra señaló que el 15 de mayo recibió una denuncia anónima sobre el caso. Se pidió la documentación a la Aisem pero esta se negó a entregarla.

En tiempos de cuarentena y restricciones usted necesita estar bien informado. Por eso, Página Siete pone temporalmente a su disposición de forma gratuita, nuestra edición de papel en versión digital. Para verla haga clic aquí.

Este servicio, con contenidos especiales y enfoques propios de las principales noticias del día, será parte de la App que lanzaremos próximamente.
   

89
16