Beni tiene 18 muertos por cada 100 mil habitantes y La Paz uno

El otro departamento con más fallecidos por cada 100 mil es Santa Cruz. Los promedios de Beni son similares a los de los países más golpeados de la región.
lunes, 1 de junio de 2020 · 00:22

Alcides Flores M.  / La Paz

Una investigación científica –que ha tenido una amplia repercusión en la prensa internacional– encontró indicios de que el coronavirus en la altura golpea menos que en poblaciones tropicales. En Bolivia, las cifras parecen corroborar esos hallazgos.

De cada 10 infectados en el país, más de ocho  están en los departamentos orientales de Santa Cruz y Beni, y casi ocho de cada 10 fallecimientos ocurrieron en esas regiones, y los otros dos de cada 10 en las poblaciones del altiplano y del valle. 

Los departamentos del altiplano La Paz y Potosí, y los del valle Tarija y Chuquisaca no han llegado ni a un muerto por cada 100 mil habitantes. Cochabamba llegó a 1,15 fallecidos por cada 100 mil. En este lado del país, Oruro es el único que muestra la cifra más alta: 2,57 fallecidos por cada 100 mil habitantes.

En cambio Santa Cruz registra 4,51 personas fallecidas por cada 100 mil habitantes, y Beni, 18,7 muertes por cada 100 mil. Pando está fuera de estos registros altos porque es la región tropical del país que más periodos de silencio epidemiológico ha tenido desde el inicio de la pandemia.

El promedio de Beni está por encima de los promedios nacionales de los países más golpeados de la región. Brasil está con 13,6 fallecidos por cada 100 mil habitantes; Perú con 13,2, Chile con 5,3; México con 7,7 fallecidos por cada 100 mil. El promedio de Bolivia es de 2,7. Sólo Ecuador supera levemente a Beni en muertos por cada 100 mil. Ese país registra 19,6.

Población infectada

Respecto a la cantidad de la población infectada –según las cifras de casos confirmados–, Beni registra el 0,36% de su población con coronavirus y Santa Cruz el 0,2% de su población infectada.  Estos promedios están rozando los promedios más golpeados de la región: Chile, con 0,50% de sus habitantes infectados (igual que España); Brasil, con el 0,23%, Perú con el 0,47% y Ecuador con el 0,22% de su población infectada. Los otros países están por debajo de esas cifras.

Los de Beni y Santa Cruz son los porcentajes más altos del país. Los otros departamentos están lejos de llegar  al 0,1% de su población con Covid-19. Potosí, Chuquisaca y Tarija están incluso por debajo del 0,01% de su población con coronavirus. Casi nada.

Sin embargo, las cifras respecto a la población infectada son calculadas sobre los casos confirmados, por lo que esos porcentajes son apenas una muestra del impacto de la pandemia en cada región. Lo más probable es que esos porcentajes sean más elevados, considerando que muchas personas enfermas no tienen acceso a las pruebas gratuitas del Estado.

Índice de letalidad

Otro índice que el Gobierno suele repetir es el de letalidad respecto a la cantidad de infectados. Con las cifras hasta el sábado, el índice de letalidad de Bolivia es del 3,23%, exactamente igual que el de Argentina. En cambio, el promedio nacional está por debajo del promedio de Ecuador, cuyo índice de letalidad es del 8,64%, y de Brasil, del 5,7%. Pero hay naciones que registran bajos índices de letalidad, como Perú, con un 2,8%. En Bolivia, como en varios países vecinos, estos porcentajes son relativos, precisamente porque están estrictamente ligados a la cantidad de pruebas  realizadas.

Es por  eso que los departamentos con más muertos por cada 100 mil habitantes no necesariamente tienen los mayores índices de letalidad. Ni Beni ni Santa Cruz –departamentos donde está el 86% de los infectados del país– tienen los porcentajes más altos de letalidad respecto a sus casos confirmados. El índice en Beni es del 5,21%, mientras que el de Santa Cruz es del 2,27%, el índice más bajo, sólo por encima del de Potosí (2,08%). En cambio, en Tarija, que registra 32 infectados, su índice de letalidad es del 9,37%, la cifra más alta del país. Le siguen Chuquisaca, con el 8%, y Oruro con el 7,37%. La Paz también tiene un elevado índice de letalidad respecto a sus casos positivos, con un 5,85%. Todos estos casos están por encima del promedio nacional. Los otros registran porcentajes menores.

El índice de letalidad respecto a los casos reportados es el que con mayor frecuencia manejan los gobiernos, incluido el boliviano, pese a que es el más débil en cuanto a rigor científico, precisamente por la escasez de pruebas. Muchos no tienen acceso a los tests, como el periodista  Rubén Darío Méndez, que nunca pudo acceder a una prueba, a pesar del auxilio que pidió su familia y de todos los síntomas que presentó antes de morir.

La altura

Si bien Beni y Santa Cruz tienen las mayores cifras de muertos por cada 100 mil habitantes, son también los que tienen el mayor porcentaje de contagiados: el 86% del total. Y esta cifra tiene también relación con la cantidad de fallecidos: de los 310, en esos dos departamentos están  238, el 76,7% del total.

¿Y la altura? El dato que parece relacionarse más con la hipótesis de los beneficios de la altura es lo que muestran las cifras de contagiados en el país, que de cada 10, sólo algo más de dos están en el altiplano y valles.

¿Por qué las ciudades de altura están menos golpeadas?

Un hecho llama la atención en torno a la incidencia de la pandemia en poblaciones de la altura respecto a poblaciones de los llanos. ¿Por qué en la ciudad de El Alto hay tan pocos contagiados comparado con  Santa Cruz y Beni, considerando que en la ciudad alteña la gente hizo su vida “casi normal” durante la cuarentena total?

 Antes de la eclosión de los casos en Santa Cruz y Montero, la gente en esas ciudades hizo caso omiso de los llamados a quedarse en casa. En El Alto pasó lo mismo. Las ferias en la 16 de Julio eran casi normales todas las semanas, pero la realidad de El Alto comparada con la de Montero y Santa Cruz en torno a los casos de Covid-19 es distinta.

 ¿Tiene que ver la altura? En abril, médicos de varios países, entre ellos Bolivia, publicaron un ensayo en el que sostienen que las condiciones ambientales de lugares altos y la “aclimatación fisiológica” de sus habitantes disminuyen el predominio y el impacto del virus.

Para respaldar esta hipótesis, los expertos citaron los casos de Tíbet, Bolivia y Ecuador, donde sus ciudades altas registran menos casos positivos que las regiones más cercanas al nivel del mar. 

Los expertos apuntan a condiciones como la sequedad del aire, el drástico cambio de clima durante el día y los altos niveles de radiación ultravioleta como factores que influyen en la capacidad de sobrevivencia del virus y en el grado de su capacidad para producir una enfermedad. 
 

 

En tiempos de cuarentena y restricciones usted necesita estar bien informado. Por eso, Página Siete pone temporalmente a su disposición de forma gratuita, nuestra edición de papel en versión digital. Para verla haga clic aquí.

Este servicio, con contenidos especiales y enfoques propios de las principales noticias del día, será parte de la App que lanzaremos próximamente. 

Más de
77
3